dimarts, 8 d’abril de 2014

CeAQUA. Querella argentina. 04/04/14. Varios artículos.

CeAQUA

Link to CeAQUA




Posted: 03 Apr 2014 07:28 AM PDT




lasexta.com  3.04.2014
Posted: 03 Apr 2014 07:01 AM PDT
Ayer 2 de Abril en Uvieu realizamos la concentración para pedir la extradición de los torturadores, finalizamos con la lectura del siguiente texto:
Los días 3 y 10 de abril se van a celebrar en Madrid vistas públicas en la Audiencia Nacional para resolver sobre la petición de extradición efectuada por la Justicia de la República Argentina que afecta al excapitán de la Guardia Civil Jesús Muñecas Aguilar y al exinspector de policía Juan Antonio González Pacheco, alias Billy el Niño. Se trata en ambos casos de conocidos torturadores de la época franquista acusados de someter a malos tratos a numerosas personas que estuvieron bajo su custodia en uno u otro momento de la lucha contra la dictadura.
Estos días que se habla tanto de la Transición española, presentada como modelo por algunos, tenemos que señalar que el actual marco político es el resultado de una serie de pactos y acuerdos que tienen como base el olvido y el silencio sobre los padecimientos que sufrieron durante décadas quienes lucharon por el establecimiento de un verdadero sistema de libertades políticas para nuestro país.
Aunque cueste creerlo, la derecha española sigue sin condenar la dictadura franquista. Aún hoy se encuentran en nuestras ciudades y pueblos avenidas y plazas dedicadas a quienes aplastaron las libertades democráticas décadas atrás. Precisamente porque nunca hubo un mínimo intento de juzgar y condenar los desmanes cometidos nos encontramos con que en las cunetas de muchos caminos siguen enterradas las víctimas de la represión de los años de la guerra y la postguerra. La democracia no ha supuesto  justicia ni reparación para las víctimas y sus familias.
Buena parte de quienes se profesionalizaron a base de torturas y represión siguen disfrutando de una cómoda vida sin haber reconocido nunca que sus actividades eran verdaderas violaciones de los Derechos Humanos más elementales. Este es el caso de los dos funcionarios cuyas causas serán vistas en la Audiencia Nacional. Ante la imposibilidad de juzgar a la dictadura y sus crímenes en el Estado Español, se presentó una demanda ante la Justicia argentina que ha sido la que abrió una vía para juzgar al franquismo.
La petición de extradición para estas dos personas ha sido dictada por la jueza María de Servini, quien el pasado septiembre emitió una orden de busca y captura internacional, lo que significa que los dos encausados pueden ser detenidos en cualquier momento si abandonan España. Queda por ver si la Justicia y las autoridades españolas están por facilitar la extradición y, por lo tanto, permitir que el juicio a los torturadores de la dictadura siga hacia adelante o si, por el contrario, se oponen a dicha petición legitimando con ello la impunidad con la que actuó la dictadura durante cuarenta años.
Pero no son estos los únicos acusados de torturas, sino que los abogados de la Querella Argentina pedirán a la jueza la imputación de otros siete policías que aparecen en algunas de las denuncias presentadas. Entre ellos está Pascual Honrado de la Fuente, denunciado por Gerardo Iglesias en su querella por sufrir torturas en comisaría cuando le detuvieron a los 17 años acusado de incitar a la huelga en la mina.
Siete ministros de gobiernos de Franco aparecen también en la Querella como implicados en las ejecuciones firmadas en los últimos años de la dictadura, así como algunos directores de prisiones y jueces militares que participaron en juicios sumarísimos.
Nuestro trabajo en Asturias sigue con la búsqueda de más denunciantes y con la recopilación de delitos cometidos en los años de la Guerra Civil y la dictadura franquista. En este mes de abril vamos a dar a conocer la presentación de nuevas denuncias de casos asturianos.
Ese muro de silencio y de impunidad que nos quieren imponer lo vamos a derribar entre todos. Y, como decía Ana Messuti, una de las abogadas de la querella, tarde o temprano “los criminales terminarán ante el juez”.
2014-04-02 19.04.082014-04-02 19.04.112014-04-02 19.06.522014-04-02 19.06.572014-04-02 19.06.582014-04-02 19.07.312014-04-02 19.07.372014-04-02 19.07.43
Posted: 03 Apr 2014 06:14 AM PDT
Programa Jueves 3 de Abril.
09.30  Concentración y asistencia a la vista pública en la Audiencia Nacional sobre el proceso de extradición de Jesús Muñecas Aguilar.  Lugar: Audiencia Nacional, Calle Prim 12, Madrid.
Jesús Muñecas
Jesús Muñecas saliendo de la Audiencia Nacional esta mañana.

18.00/19.30  Testimonios y coloquio sobre los crímenes de la Dictadura: Bebés Robados. 
19.30/21.00  Encuentro con Marea Negra.
21.00  Actuación del grupo musical Suburbano.
Posted: 03 Apr 2014 05:02 AM PDT
§ Alfonso Guevara rechaza la petición de Muñecas de que no se tomasen imágenes
§ Ruiz-Polanco expresa su discrepancia: ‘No tengo por qué aguantar a fotógrafos a mi lado’
§ Tras la vista, el ex capitán permaneció durante más de una hora en las instalaciones
§ Al abandonar el edificio, salió con un paraguas abierto para ocultar su cara
La Fiscalía de la Audiencia Nacional ha rechazado este jueves la entrega a Argentina del ex capitán de la Guardia Civil Jesús Muñecas, reclamado en aquel país por supuestas torturas durante el franquismo, pero ha defendido en cambio su enjuiciamiento por los tribunales españoles para “satisfacer ese deseo de Justicia” de las víctimas de la dictadura y que sean escuchadas sus denuncias. Concretamente, expuso que el Estado argentino debería presentar una denuncia ante los juzgados de Azpeitia (Guipúzcoa), cabeza del partido judicial que corresponde a Zaráuz, localidad en la que habrían sucedido los hechos.
Paradójicamente, entre los argumentos que ha utilizado el fiscal durante la vista pública sobre su extradición está el de la segura prescripción del supuesto delito que se atribuye al ex capitán Muñecas, tanto conforme al Código Penal argentino como a cualquiera de los españoles que se tenga en cuenta: el de 1973 o el vigente, de 1995. De forma muy llamativa, entre sus razonamientos jurídicos no incluyó ni la más mínima mención a la Ley de Amnistía, que al menos en apariencia sería aplicable al caso y que, de hecho, fue invocada por el Ministerio Público cuando se opuso al arresto de Billy el Niño y Jesús Muñecas y adelantó “la probable concurrencia de una causa de denegación de la extradición”.
El informe del fiscal no entró siquiera a valorar si las posibles torturas de Muñecas pueden calificarse o no como un delito de lesa humanidad, como pretenden los querellantes: en ese hipotético caso, estarían igualmente prescritas. Recuerda, en este sentido, la sentencia del Supremo que absolvió a Baltasar Garzón por su causa contra el franquismo, en la que, no obstante, el Alto Tribunal concluyó que, “aun cuando los tratados internacionales sobre la materia fijaran la imprescriptibilidad de los delitos contra la humanidad, esa exigencia, que ha sido llevada a nuestro ordenamiento jurídico interno, tiene una aplicación de futuro y no es procedente aplicarle una interpretación retroactiva“. Esto es: que la imprescriptibilidad no podría aplicarse a delitos cometidos antes de 2010, año en que España la introdujo en su Código Penal.
La juez argentina María Servini instruye a partir de una querella de víctimas del franquismo un procedimiento por genocidio y crímenes contra la Humanidad cometidos en España desde el golpe de Estado del 18 de julio de 1936 hasta el 15 de junio de 1977, fecha de las primeras elecciones democráticas. La Constitución argentina se atribuye jurisdicción universal sobre esos delitos en los casos en los que las autoridades del país en el que tuvieran lugar no hayan iniciado una investigación efectiva sobre los mismos, que es lo que la juez considera que ocurre en España.
La vista provocó una notable y ruidosa presencia de simpatizantes de los afectados por los crímenes de la dictadura, que dedicaron improperios al denunciado. Ya en la sala, Muñecas apenas tuvo que responder a una pregunta del fiscal Pedro Martínez Torrijos: se limitó a rechazar que tuviese algún tipo de vínculo con Argentina. Después, su defensa rechazó el hecho concreto que se le imputa: una paliza en agosto de 1968 al miembro de ETA Andoni Arrizabalaga, que luego fue condenado a muerte en el proceso de Burgos y, finalmente, amnistiado. En su última palabra, el ex capitán afirmó que ni siquiera conocía a la víctima.
Muñecas, que en 1981 tuvo una participación destacada en la asonada militar del 23-F (fue condenado por ello a cinco años de cárcel) y que recientememte participó en un homenaje al teniente coronel golpista Antonio Tejero, solicitó de manera insistente a través de su letrado que no se tomasen imágenes de la vista “por razones excepcionales de seguridad”, ya que considera que ha estado “demasiado expuesto en los últimos meses”.
El presidente del tribunal, Alfonso Guevara, denegó esa petición con el argumento de se trataba de una audiencia pública, lo que dio lugar a una situación absolutamente inusual. Su compañero magistrado Guillermo Ruiz-Polanco manifestó su discrepancia de viva voz y en tono muy desabrido, de manera que fue audible por toda la sala, y se opuso a la cobertura que de la vista hacían los medios de comunicación en el ejercicio de la libertad de información: “Yo me opongo a la filmación al señor Muñecas. Y no tengo por qué aguantar a fotógrafos y cámaras tomando imágenes a mi lado, así que, si siguen, me levanto y me voy”.
Una vez concluida la vista, el ex capitán permaneció durante más de una hora en las instalaciones de la Audiencia Nacional en compañía de agentes de policía. Cuando finalmente abandonó el edificio, salió portando un paraguas abierto para proteger su imagen. Un coche, que le esperaba en la puerta, le recogió a su salida.
Posted: 03 Apr 2014 04:39 AM PDT
La coordinadora de apoyo a la querella argentina celebraba ayer una conferencia con miembros del movimiento estudiantil cuando miembros de la organización Liga Joven interrumpieron el acto. La asociación de expresos de la dictadura ‘La Comuna’ estudia emprender acciones legales. Tres asaltantes fueron identificados por la Policía.
Un grupo de jóvenes de la organización estudiantil Liga Joven interrumpió este miércoles en la Escuela de Relaciones Laborales de la UCM “lanzando cuadernos, paraguas, sillas, mesas y objetos de una exposición” contra víctimas de la dictadura franquista y miembros del movimiento estudiantil. La irrupción se produjo cuando la Coordinadora Estatal en Apoyo de la Querella celebraba una mesa redonda con diferentes organizaciones, entre ellos el Sindicato de Estudiantes, Contrapoder, La Caverna y diferentes profesores universitarios, que debía servir como homenaje a los estudiantes asesinados durante los últimos años de la dictadura.
“Estaba terminando su intervención el representante de Contrapoder cuando una chica joven pidió a gritos la palabra, se le veía muy nerviosa, y señaló que su grupo siempre era excluido de las manifestaciones de la Universidad Complutense. La mayoría de ellos tenía la cabeza rapada, vestían con chaquetas ‘bomber’ y rápidamente sacaron la bandera de España y comenzaron a gritar consignas, a amenazar y a provocar. Nos levantamos para pedirles que se fueran y fue entonces cuando comenzaron a tirar todo lo que encontraban a su paso, libretas, sillas, mesas….”, explica a este medio Manuela Bergerot, testigo de lo sucedido y miembro de la CeAqua.
Entre los asistentes también se encontraba Fran C., un joven miembro de una asociación estudiantil y activista por la memoria, que prefiere no identificarse porque “con esta gente de extrema derecha nunca se sabe”. Fran fue golpeado violentamente con una silla por uno de los miembros de Liga Joven causándole un hematoma. “Cuando se les pidió que abandonaran el acto se desató la locura. Comenzaron a lanzar todo lo que tenían cerca, sillas, mesas, cuadernos, etc.”, señala este joven, que está meditando si emprender acciones legales contra el grupo por la agresión recibida. De momento, dice, este jueves acudirá al doctor para obtener un parte médico de sus lesiones.
Fran
Los testigos relatan que tras estos incidentes los asaltantes trataron de salir de la Escuela abriéndose paso con golpes y lanzamiento de objetos. “Nos amenazaron de muerte con frases típicas y salieron corriendo atravesando el patio. Los primeros en salir, unos diez, cerraron la puerta sin darse cuenta de que habían dejado a tres de ellos dentro”, explica a este medio Chato Galante, portavoz de la CeAqua.

Cultura de la impunidad

Fue entonces cuando intervino el Vicedecano de Estudiantes de la Complutense Ariel Jerez, que se encontraba en ese momento en la mesa redonda. El vicerrector avisó a la seguridad de la Complutense y al rector de la Universidad, José Carrillo, que decidió alertar a la Policía, que, inmediatamente se personó en el lugar y se llevó a comisaría a los tres miembros que habían sido encerrados en la Escuela por sus propios compañeros.
“Es un tipo de intervención muy común dentro de los grupos de extrema derecha para reventar actos. Ellos quieren protagonismo, además de meter miedo a la sociedad y generar tensiones con temas tan sensibles como la recuperación de la memoria y la petición de verdad, justicia y reparación”, explica Ariel Jerez a Público, que añade que este tipo de sucesos es “parte de la cultura de la impunidad” que hay en España.
Así, Ariel Jerez, como Vicedecano de Estudiantes, asegura que el Rectorado de la Universidad está investigando si estos jóvenes son estudiantes de la Universidad Complutense para ver qué medidas y acciones legales interponer. “En el caso de que sean estudiantes de la UCM aplicaremos medidas internas”, asegura Jerez, que señala que tras la huida del grupo más numeroso de los asaltantes varios de los presentes trataron de hablar “de manera pedagógica” con los tres jóvenes que habían quedado dentro. “Había alguno que decía que no tenía ni idea de dónde estaba ni a qué iba. Esto permite ver que son gente dirigida por otros para reventar está dinámica de la sociedad que busca recuperar la memoria y solucionar los traumas del pasado”, asegura.

Reincidentes

En el momento en el que comenzaron los incidentes era el turno de palabra de Tohil Delgado, portavoz del Sindicato de Estudiantes. Delgado relata que no es la primera vez que este grupo estudiantil revienta un acto de protesta social y denuncia “la impunidad bestial de la que gozan”. “La Liga Joven ya reventó hace semanas un acto en la Universidad Autónoma de Madrid en la que intervenía Ada Colau como portavoz de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca. Entonces una quincena de de ellos irrumpió en la facultad profiriendo gritos, insultos y amenazas”, sentencia Delgado.
Por su parte, la organización estudiantil ultraderechista Liga Joven ha denunciado, a través de su cuenta de Twitter, que miembros de la asociación fueron “expulsados violentamente de una charla de la Marea verde y asociaciones. de extrema izquierda al tomar palabra y alzar una bandera nacional”.
Posted: 03 Apr 2014 04:06 AM PDT
Víctimas del capitán de la Guardia Civil relatan a ‘Público’ las presuntas torturas que les infligió durante sus detenciones. La Audiencia Nacional celebra esta mañana la vista pública que decidirá si es extraditado a Argentina.
“Un sádico, un torturador nato”. Así define Jon Arrizabalaga, vecino de la pequeña localidad de Zarautz (Guipuzcoa) al capitán de la Guardia Civil Jesús Muñecas, cuyo futuro inmediato se decide este jueves en la Audiencia Nacional. Argentina ha dictado una orden de detención internacional y extradición contra él por un presunto delito de torturas. Muñecas ha negado los hechos que se le imputan y el Fiscal ya señaló hace meses que consideraba que los presuntos delitos ya estarían prescritos por la Ley de Amnistía de 1977. Las presuntas víctimas, por supuesto, tienen otra concepción de la Justicia.
“Fue Muñecas, él personalmente, quien me agarró para hacerme la bañera, el que me interrogó y el que me golpeó. Dirigía el grupo y actuaba”, denuncia Josu Arrizabalaga, de 69 años, que explica que el método de la bañera consiste en envolver el cuerpo del interrogado en una manta, atarlo de manos y meterlo dentro de una bañera con el “agua más negra que te puedas imaginar” hasta que el interrogado esté al borde del desmayo. Aquel día era el domingo de ramos de la Semana Santa de 1976. Josu y su hermano Mikel habían sido detenidos y pasarían tres días en las dependencias de la Guardia Civil para después salir sin cargos.
“Me sacaron de la bañera y me dejaron tirado en el suelo hasta que recobré el sentido. Cuando pude ponerme de pie me ataron a una viga colgado de las esposas. Entonces empezaron a golpearme en el vientre y a interrogarme a base de preguntas de todo género. Me tuvieron colgado de las esposas desnudo durante una hora y media aproximadamente. A consecuencia de eso no sentí las muñecas durante casi un año”, prosigue Josu.
Pero lo más doloroso para este hombre, según reconoce, no fueron los golpes que recibió. En la habitación de al lado estaba su hermano pequeño, Mikel, quien había sido detenido junto a él. “Me dejaron sentado en una silla, esposado. Hasta entonces no tenía noticias de mi hermano. En ese momento es cuando empecé a oír los gritos de dolor y desesperación de Mikel. Aquello fue mucho peor que el sufrimiento de mis propias torturas. Fue verdaderamente desgarrador e insoportable”, relata.
Andoni Txasko, Jon Arrizabalaga y Marijo Zorroza

Tortura a tres hermanos

Esa no era la primera vez que Josu veía a Muñecas. En 1976 este hombre tenía 31 años. Ocho antes, en 1968, fue cuando vio al capitán por primera vez. Josu fue a comisaría junto a su padre a visitar a su hermano Andoni, fallecido en 1984, que en aquel momento se encontraba detenido. Muñecas permitió la visita. “Cuando vimos a mi hermano no parecía un ser humano. Estaba irreconocible. Creo que nos permitió verlo a propósito para que sufriéramos“. Por eso, cuando Muñecas se encontró a Josu detenido años más tarde, le espetó: “Si dices algo te haré lo mismo que a Andoni”.
Es precisamente por lo que, presuntamente, le hizo a Andoni por lo que Muñecas está imputado. El hermano mayor de Josu y Mikel, Jon Arrizabalaga, presentó una querella en Argentina por las torturas recibidas por su hermano Andoni. Mikel y Josu también se han decidido a presentar una querella ante la Justicia argentina. “Sólo quiero que se haga justicia”, dice Josu.
La querella presentada contra Muñecas por las presuntas torturas que infligió a Andoni tras su detención el 18 de agosto de 1968 y permanecer 22 días incomunicado dice: “Según Andoni los momentos y días mas crueles fueron los transcurridos en el cuartel de Zarautz a manos del capitán de la Guardia Civil Jesús Muñecas Aguilar, quien, posteriormente, en abril del año 1976, torturó también a Josu y Mikel, hermanos de Andoni”.

El caso de la sindicalista Amparo Arangoa

Uno de los casos más conocidos de presuntas torturas de Jesús Muñecas fue el caso de Amparo Arangoa, fallecida años atrás por una enfermedad. Las fotografías de las consecuencias de su tortura recorrieron entonces medio mundo. Era el año 1976 y Muñecas ya era capitán en Tolosa, su superior era entonces el jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de San Sebastián, Antonio Tejero, con quien tiempo después volvió a coincidir para dar el golpe de Estado del 23-F.
La Guardia Civil detuvo a Amparo en abril de 1976 en su lugar de trabajo. Era vicepresidenta del sindicato del Papel y Artes Gráficas y vocal del Consejo de Trabajadores de Navarra. En apenas ocho horas en la comisaria, la familia vio a Amparo con la cara destrozada, mechones de pelo colgando y amoratada completamente de cintura para abajo. Los agentes, contó entonces Amparo, la habían golpeado, dado patadas y tirado contra la pared y el suelo.
El parte médico de Amparo Arangoa indicaba que presentaba “hematomas por todo el cuerpo, de gran profundidad en la región glútea, con posible bloqueo intestinal y renal y choque traumático”. Su pareja en aquel momento, Txomin Olaetxea, cuenta a Público cómo vivió este suceso. “El día que detuvieron a Amparo también vinieron a por mí a mi casa, pero yo pude escapar por la ventana. Cuando estaba fuera, escapado, me contaron lo que había pasado. Todo el mundo sabía que había torturas, pero no nos podíamos imaginar que llegarían a tal nivel”, asegura.
Tras este suceso, Muñecas fue trasladado de Euskadi. Txomin Olaetxea ha esperado desde entonces que se hiciera justicia con su pareja. Una posibilidad que ha permanecido cerrada hasta la apertura de la causa en Argentina. “Es muy triste y desolador que sea Argentina pero parece la única vía. A las víctimas nos da moral y esperanza. Estas personas tienen que ser juzgadas por haber hecho lo que hicieron. No sólo en el caso de Amparo. Infligió torturas a mucha gente”, sentencia Txomin.

Una menor de edad

Elisabete Nosellas y su pareja Jokin Sarasola también sufrieron las presuntas torturas de Muñecas. Era el año 1976 y Elisabete tenía 16 años; Jokin, 19. Era el 6 de octubre y Elisabete regresaba a casa tras una tarde en el cine con el hombre con el que entonces estaba comenzando una relación y que después sería su marido. En la puerta de casa le esperaba la Guardia Civil. Ella era la responsable de formar las juventudes de la Organización Revolución de Trabajadores.
“Nos detuvieron ocho días con sus ocho noches. Me torturaron física y psicológicamente. Y, ojo, hoy se sigue torturando en las comisarías. Me hicieron la bañera. Pensaba que no iba a salir de allí. Muñecas era el que estaba al mando de aquello y nos hicieron verdaderas barbaridades sabiendo que éramos inocentes. ¡Yo sólo tenía 16 años!”, denuncia esta mujer, que en la actualidad tiene 44 y se dedica “al mundo de la cultura”.
“La tortura psicológica era casi más dura que la física. Nos llevaban al monte y nos ponían la pistola en la cabeza y nos decían: ‘Te puedo matar ahora y nadie se daría cuenta’. Y era verdad. También recuerdo que a mi novio lo sacaron a la calle desnudo en la noche y mientras le pegaban me hacían mirarlo y que él viera como yo miraba”, continua esta mujer, que también denuncia que fue “drogada” en comisaria para que “largara”.
“Me acuerdo de pensar acerca del odio que se veía en sus ojos hacia nosotros. No lo podía entender. Finalmente, terminé reconociendo todo lo que me decían para poder salir de allí”, afirma. Elisabete reconoce que desde entonces ha tratado de mantener enterrado lo que ocurrió, aunque ahora, tras ser contactada por una asociación memorialista, ha decidido desenterrar el pasado. “Sé que en el juicio de mañana [por hoy] no pasará nada. No lo extraditarán, pero la memoria tiene que existir y España tiene que conocer lo que ha pasado aquí. En Euskalherria se ha torturado y se tortura. Todos tenemos amigos y familiares que han sido torturados sin motivo alguno”, sentencia esta mujer.

Cap comentari: