dimecres, 13 de novembre de 2013

ANA MESSUTI | Abogada, promotora de la Querella Argentina


http://www.lne.es/asturias/2013/11/12/crimenes-franquismo-tienen-que-verse/1498133.html


ANA MESSUTI | Abogada, promotora de la Querella Argentina

"Los crímenes del franquismo tienen que verse en juicio, no sólo en lección de Historia"

"La transición política española fue un comprensible ejercicio de olvido, pero es hora de acabar con la impunidad"

12.11.2013 | 05:20
Ana Messuti
Ana Messuti 
-¿Siempre es necesario conocer la verdad?
-Si esa verdad está en relación con la justicia, entonces es imprescindible. Aunque cause mucho dolor, porque no se puede vivir con esas verdades adentro.
Ana Messuti (Buenos Aires, 1946) lleva tres años en el equipo de ocho abogados que se encargan de la llamada Querella Argentina por los crímenes del franquismo. Licenciada por la Universidad de Buenos Aires, doctorada por Salamanca, fue funcionaria de las Naciones Unidas en Viena y Ginebra. Es especialista en derecho penal internacional. Messuti forma parte de una delegación que hoy visitará la Junta General del Principado.
-La transición española, ¿no fue un ejercicio de olvido?
-Y es comprensible que así fuera, pero han pasado muchos años de democracia, es hora de acabar con la impunidad. Todavía sigue existiendo el temor, nos llegan nietos que dicen: nos gustaría querellarnos, pero nuestra abuela no quiere ni oír hablar de esto. Y hay que respetarlo.
-Investigar los crímenes del franquismo desde ocho mil kilómetros de distancia. ¿No es un poco descabellado?
-Los kilómetros no cuentan, cuenta la situación judicial de la Argentina. Estamos listos para juzgar estos crímenes, hay un marco, un clima jurídico favorable que tenemos que aprovechar. Llevamos años investigando y hasta la fecha hemos podido aglutinar 334 querellantes y 175 querellas de toda España, algunas colectivas como las presentadas por el PCE o por la CNT.
-Cada país tiene sus fantasmas, y los de la Argentina son muy gordos, si me lo permite.
-Tuvimos las manos atadas por nuestras propias leyes. Aquellos indultos del presidente Menem crearon una situación aborrecible desde el punto de vista del derecho internacional. Yo creo que Argentina, mi país, se ha liberado de sus fantasmas, que por cierto son de carne y hueso.
-¿Qué quieren realmente?
-Queremos que muchos crímenes terribles no acaben quedando impunes, porque eso sería gravísimo. Son crímenes de lesa humanidad. Nuestra investigación llega hasta 1977, cuando la del juez Garzón se quedaba en 1951, muchos de los torturadores están vivos, conocemos sus nombres. Y aunque podamos juzgar tan sólo a unos pocos, espero poder decir: "señora, su marido fue víctima de un genocidio, no lo mataron porque era un bandolero". Los crímenes se tienen que estudiar en un juicio, no sólo en una clase de Historia.
-¿Éste es el último tren para buscar verdad?
-No quiero hablar de último tren, al contrario. Éste es el primer tren. Nuestra intención es que se abra el proceso en otros países, casos de México o Francia. No habría ningún obstáculo jurídico para ello, porque los crímenes cometidos en España son tan graves que todos los estados están obligados a juzgarlos. Hay que ver a los ciudadanos españoles como ciudadanos del mundo.
-¿Han pedido extradiciones?
-Las tres primeras. Corresponden a tres miembros de la llamada Brigada Político Social. Estamos reconstruyendo la verdad y a la vez un mapa de las víctimas. Y lo hacemos porque la gente nos lo pide. Quien sienta la necesidad de querellarse, nosotros se lo facilitamos, sin cobrar por ello.
-España está en su derecho a conceder o no las extradiciones pedidas.
-Así es. Puede negarse incumpliendo sus obligaciones internacionales.
-¿Cuántas veces en estos años les han acusado de injerencia en país ajeno?
-Es un argumento que he leído en alguna ocasión, pero no se puede hacer lo que se quiera dentro de unas fronteras. Desde Nuremberg ya no podemos desentendernos. En España hubo un plan sistemático de exterminio.
-¿Cree que hubo un "plan" y que de verdad fue "sistemático"?
-Lo que creo es que no eran hechos aislados ni desconectados. No sé si la palabra correcta es "plan", pero aquí hubo un Gobierno que amparó, que instigó. Ahí estaba el general Mola, animando a matar. El punto de responsabilidad criminal está, a mi juicio, muy claro.

Noticias relacionadas

Cap comentari: