dimarts, 19 de novembre de 2013

EXHUMADO EL PRIMER CUERPO EN NAVARRA TRAS LA NUEVA LEY FORAL DE REPARACIÓN DE LAS VÍCTIMAS DE 1936


http://www.memoriahistorica.org.es/joomla/index.php/component/content/article/1-ultimasnoticias/847-exhumado-el-primer-cuerpo-en-navarra-tras-la-nueva-ley-foral-de-reparacion-de-las-victimas-de-1936


E-mailImprimirPDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
Txinparta y los técnicos de la Sociedad Aranzadi exhumaron el pasado sábado en el cementerio del monte Ezkaba el cadáver de Diego Cáceres Tena, preso fallecido en el fuerte en 1943.
noticias de Navarra /EP/ 19-11-2013
Voluntarios de la Sociedad Aranzadi, durante una exhumación de restos de la Guerra Civil. (NG)
La asociación Txinparta y los técnicos de la Sociedad Aranzadi exhumaron el pasado sábado en el cementerio del monte Ezkaba el cadáver de Diego Cáceres Tena, preso fallecido en el fuerte de San Cristóbal en 1943, cuando era utilizado como un centro penitenciario por el Franquismo.
PAMPLONA. Esta es la primera exhumación que se realiza en Navarra después de que el pasado jueves 14 de noviembre el pleno del Parlamento foral aprobara la ley de reconocimiento y reparación moral de los ciudadanos navarros asesinados a raíz del golpe militar de 1936.
Según ha explicado la asociación Txinparta, Diego Cáceres Tena, natural de Quintana de la Serena (Badajoz), falleció por colapso cardiaco por tuberculosis pulmonar el día 6 de mayo de 1943, con 44 años.
Nació el 14 de noviembre de 1898, estaba casado y era labrador. Se desconocen por el momento las causas por las que se encontraba en el centro penitenciario de San Cristóbal. Fue enterrado en la fosa número 51 de la tercera fila del cementerio del fuerte y su fallecimiento fue registrado en el Juzgado de Ansoáin el 8 de mayo de 1943.
Los restos exhumados serán trasladados al Laboratorio de la Sociedad de Ciencias Aranzadi para su estudio antropológico, tras el cual serán entregados a los familiares solicitantes de la exhumación, que deberán decidir sobre el destino de los mismos, bien inhumándolos de nuevo con sus familiares o bien realizando la cremación de los mismos.
Según explica Koldo Pla, representante de Txinparta, la asociación recibió la solicitud de exhumación hace aproximadamente un mes por parte de un familiar del fallecido. Dado que el terreno es propiedad del Ejército, la asociación se dirigió a él para solicitar los permisos con el fin de poder intervenir. "Nos contestaron enseguida que sí", apunta.
CEMENTERIO DE LAS BOTELLAS
El sábado fue el día elegido para exhumar el cadáver. El cuerpo apareció con una botella entre sus piernas, al igual que ha sucedido con otros cadáveres exhumados en ese lugar, al que se denomina 'cementerio de las botellas' por esta circunstancia.
Según señala Koldo Pla, en el interior de estas botellas se halla un certificado del centro penitenciario con los datos de cada preso, aunque en este caso la conservación no ha sido buena y no se puede leer correctamente la información relativa a Diego Cáceres. En el citado cementerio ya han sido exhumados 44 cadáveres de los aproximadamente 130 que se encuentran en el lugar.
Koldo Pla ha valorado positivamente la aprobación de la ley foral sobre reparación moral de las víctimas y ha destacado que obliga a las Administraciones a implicarse en las tareas de exhumación de cadáveres. "El sábado todas las personas que estuvieron trabajando en la exhumación en San Cristóbal lo hicieron de forma voluntaria. A partir de ahora la Administración tendría que asumir los gastos", ha apuntado.
Además, entre otros aspectos positivos de la nueva ley, Koldo Pla ha valorado que debería servir para facilitar el acceso a archivos y la consiguiente localización de cadáveres. Ha explicado que este aspecto podría servir para el caso concreto de la fuga del fuerte de San Cristóbal, donde muchos de los presos fallecieron en distintos lugares.