diumenge, 17 de novembre de 2013

Testamento político de Franco


Transcribimos a continuación el testamento político del dictador. No creemos que el que le nombró caudillo de España tuviera sitio para acogerle a pesar de sus súplicas. Este miserable que pide perdón a los que se declararon sus enemigos, terminó sus días sin comprender que el único enemigo del pueblo español fue él, que ejecutó un golpe militar contra el legítimo gobierno republicano, que inició una guerra vestida de cruzada, que exterminó a parte de su población sin más motivo que el odio. Para crear su España, unida, grande y nada libre, esa España de buenos y malos, no dudó en mancharse las manos de sangre hasta el último minuto de su vida, firmando sentencias de muerte sin que le temblara el pulso. 
Jamás podrá descansar en paz. Los republicanos que yacen junto a su verdugo, los que aún habitan cunetas y fosas comunes, la gloriosa guerrilla antifranquista, los que sufrieron cárcel y exilio, miseria y hambre, los familiares de todos ellos exigen, exigimos, de una vez: Verdad, Justicia y reparación.
María Torres
Nieta de un republicano español

Leer más: