diumenge, 25 de maig de 2014

A sus 91 años, Francisco Marín tuvo ayer la oportunidad de declarar ante la jueza argentina que indaga los crímenes franquistas


http://elcorreoweb.es/2014/05/23/hoy-le-he-dado-mas-dignidad-a-mi-padre/


SEVILLA

“Hoy le he dado más dignidad a mi padre”

A sus 91 años, Francisco Marín tuvo ayer la oportunidad de declarar ante la jueza argentina que indaga los crímenes franquistas

24 mayo 2014 - (0) comentarios
comenta la noticia
Valoración de la noticia
JUEZA ARGENTINA JUZGA CRIMENES DEL FRANQUISMOFrancisco Marín no da crédito a lo que ve cuando llega a los juzgados de Sevilla ayudándose de su inseparable muleta. Cámaras y fotógrafos le aguardan a su llegada a los juzgados del Prado en un día «muy especial» y «emocionante para él. Dentro le espera la jueza argentina María Servini de Cubría junto al resto de la comisión judicial que se ha trasladado desde Buenos Aires para oír su testimonio y el de otras víctimas del franquismo, dentro de la causa abierta para investigar los crímenes cometidos durante la Guerra Civil y la dictadura. «Hoy le he dado más dignidad a mi padre», dice emocionado a la salida.
Paco tiene 91 años «y algo más: el 3 de enero cumpliré los 92», pero una fuerza que le empuja desde dentro. Lleva 78 años esperando el momento que vivió ayer, 78 años aguardando para poder contarle a un juez que cuando tenía 13 años vio cómo se llevaban a su padre para luego fusilarle junto a la tapia del cementerio. «No es el primer testimonio de este tipo», asevera la magistrada cuando fue preguntada qué sensación le ha causado escuchar el relato de este hombre. Una historia que él le ha contado con todo lujo de detalles porque nunca la ha olvidado y la sigue viviendo como si aún fuera aquel 19 de septiembre de 1936. «Está completamente lúcido y recuerda todo perfecto», asegura Servini.
«Tú tranquilo, no te pongas nervioso y cuéntales todo lo que tú has visto y sabe», le indica la vicepresidenta de la Asociación andaluza de memoria histórica, Paqui Maqueda, mientras acompaña a Paco en el ascensor que le lleva hasta el despacho en el que le espera la comisión judicial. «Yo se lo cuento todo, pero me voy a emocionar», le replica él con unos ojos ya brillosos y emocionados, y que intenta esconder tras su infranqueable sentido del humor. «No pasa nada, si tienes que llorarJUEZA ARGENTINA JUZGA CRIMENES DEL FRANQUISMO, llora, pero cuéntales todo que llevas mucho tiempo esperando», le anima Maqueda, que está encargando de coordinar la visita de la magistrada a Andalucía.
Casi hora y media después salía de los juzgados «muy orgulloso, porque le he hablado de mi padre, que me hizo un hombre cuando sólo era un niño». Él tenía 13 años cuando se lo llevaron y puede guardar un recuerdo de él, alguno de sus hermanos ni siquiera eso. Por eso para Paco esta declaración supone «dignificar su memoria». Pero, sobre todo, lo que él espera ahora es que «se haga justicia, que a los que quedamos aquí nos reconozcan como víctimas de un régimen asqueroso y de criminales. Solo busco el reconocimiento», asegura. Un reconocimiento que ya reclamó cuando este año fue premiado por la Junta de Andalucía con una de las Banderas por su labor para que la memoria histórica no caiga en el olvido, ya que desde hace años se dedica a ofrecer charlas a los chavales en los institutos. «A la jueza le he regalado el vídeo del primer instituto al que fui», añade.
Servini tiene ya sobre su mesa «47 cuerpos, para vosotros tomos», que estudiar, por lo que auguró una investigación larga «porque tengo que pedir muchos exhortos a España, que a veces tardan meses en llegar a Argentina». Ella no quiere ofrecer ningún tipo de esperanza a estas personas, como tampoco aventurar si habrá alguna condena. «Yo hago la instrucción, la que condena es otra persona. No puedo hacer futurología», explica.