diumenge, 25 d’octubre de 2015

Mensaje de de despedida a los voluntarios de las Brigadas Internacionales de Pasionaria, Alberti y vídeos de despedida de las Brigadas Internacionales. Himno.


http://www.eroj.org/biblio/ibarruri/adios.htm#mensaje

Mensaje de de despedida a los voluntarios de las Brigadas Internacionales


Hasta pronto hermanos

Es muy difícil pronunciar unas palabras de despedida dirigidas a los héroes de las Brigadas Internacionales, por lo que son y por lo que representan.
Un sentimiento de angustia, de dolor infinito, sube a nuestras gargantas atenazándolas... Angustia por los que se van, soldados del más alto ideal de redención humana, desterrados de su patria, perseguidos por la tiranía de todos los pueblos...
Dolor por los que se quedan aquí para siempre, fundiéndose con nuestra tierra y viviendo en lo más hondo de nuestro corazón aureolados por el sentimiento de nuestra eterna gratitud.
De todos los pueblos y todas las razas, vinisteis a nosotros como hermanos nuestros, como hijos de la España inmortal, y en los días más duros de nuestra guerra, cuando la capital de la República española se hallaba amenazada, fuisteis vosotros, bravos camaradas de las Brigadas Internacionales, quienes contribuisteis a salvarla con vuestro entusiasmo combativo y vuestro heroísmo y espíritu de sacrificio.
Y Jarama y Guadalajara, y Brunete y Belchite, y Levante y el Ebro cantan con estrofas inmortales el valor, la abnegación, la bravura, la disciplina de los hombres de las Brigadas Internacionales.
Por primera vez en la historia de las luchas de los pueblos se ha dado el espectáculo, asombroso por su grandeza, de la formación de las Brigadas Internacionales para ayudar a salvar la libertad y la independencia de un país amenazado, de nuestra España.
Comunistas, socialistas, anarquistas, republicanos, hombres de distinto color, de ideología diferente, de religiones antagónicas, pero amando todos ellos profundamente la libertad y la justicia, vinieron a ofrecerse a nosotros incondicionalmente.
Nos lo daban todo; su juventud o su madurez o su experiencia; su sangre y su vida, sus esperanzas y sus anhelos... Y nada nos pedían. Es decir, sí: querían un puesto en la lucha, anhelaban el honor de morir por nosotros.
¡Banderas de España!... ¡Saludad a tantos héroes, inclinaos ante tantos mártires!...
¡Madres!... ¡Mujeres! Cuando los años pasen y las heridas de la guerra se vayan restañando; cuando el recuerdo de los días dolorosos y sangrientos se esfume en un presente de libertad, de paz y de bienestar; cuando los rencores se vayan atenuando y el orgullo de la patria libre sea igualmente sentido por todos los españoles, hablad a vuestros hijos; habladles de estos hombres de las Brigadas Internacionales.
Contadles cómo, atravesando mares y montañas, salvando fronteras erizadas de bayonetas, vigiladas por perros rabiosos deseosos de clavar en ellos sus dientes, llegaron a nuestra patria como cruzados de la libertad, a luchar y a morir por la libertad y la independencia de España, amenazadas por el fascismo alemán e italiano. Lo abandonaron todo: cariños, patria, hogar, fortuna, madre, mujer, hermanos, hijos y vinieron a nosotros a decirnos: «¡Aquí estamos»!, vuestra causa, la causa de España es nuestra misma causa, es la causa de toda la humanidad avanzada y progresiva».
Hoy se van; muchos, millares, se quedan teniendo como sudario la tierra de España, el recuerdo saturado de honda emoción de todos los españoles.
¡Camaradas de las Brigadas Internacionales! Razones políticas, razones de Estado, la salud de esa misma causa por la cual vosotros ofrecisteis vuestra sangre con generosidad sin límites os hacen volver a vuestras patrias a unos, a la forzada emigración a otros. Podéis marcharos orgullosos. Sois la historia, sois la leyenda, sois el ejemplo heroico de la solidaridad y de la universalidad de la democracia, frente al espíritu vil y acomodaticios de los que interpretan los principios democráticos mirando hacia las cajas de caudales o hacia las acciones industriales que quieren salvar de todo riesgo.
No os olvidaremos, y, cuando el olivo de la paz florezca, entrelazado con los laureles de la victoria de la República española, ¡volved!...
Volved a nuestro lado, que aquí encontraréis patria los que no tenéis patria, amigos, los que tenéis que vivir privados de amistad, y todos, todos, el cariño y el agradecimiento de todo el pueblo español, que hoy y mañana gritará con entusiasmo: ¡Vivan los héroes de las Brigadas Internacionales!

Dolores Ibárruri, Pasionaria
1-XI-1938

bbii copia.jpg (16936 bytes)
RAFAEL ALBERTI
A las brigadas internacionales.       
                            
Venís desde muy lejos...Mas esta lejanía
¿qué es para vuestra sangre que canta sin fronteras?
La necesaria muerte os nombra cada día,
no importa en qué ciudades, campos o carreteras.

De este país, del otro, del grande, del pequeño,
del que apenas si al mapa da un color desvaído,
con las mismas raíces que tiene un mismo sueño,
sencillamente anónimos y hablando habéis venido.

No conocéis siquiera ni el color de los muros
que vuestro infranqueable compromiso amuralla.
La tierra que os entierra la defendéis seguros,
a tiros con la muerte vestida de batalla.

Quedad, que así lo quieren los árboles, los llanos,
las mínimas partículas de la luz que reanima
un solo sentimiento que el mar sacude: ¡Hermanos!
Madrid con vuestro nombre se agranda y se ilumina.


                                      Madrid, diciembre 1936

_________________


Despedida de las Brigadas Internacionales en Barcelona el 28 de octubre de 1938, con el discurso de Dolores Ibárruri, "la Pasionaria".

Farewell to the International Brigades in Barcelona (Oct. 28, 1938). Speech by Dolores Ibárruri, "la Pasionaria".

Despedida de les Brigades Internacionals a Barcelona el 28 d'octubre de 1938. Parlament de Dolores Ibárruri, "la Pasionaria".




Jóvenes, idealistas y románticos. Muchos eran comunistas; algunos apenas sabían dónde estaba España y no hablaban el castellano, pero a todos les unía la convicción de que parar el golpe militar contra la República era una forma de detener el fascismo que avanzaba en toda Europa. Los brigadistas internacionales estuvieron dos años en España y combatieron en los principales frentes. Aquí murieron más de diez mil. Hoy, apenas quedan unas decenas de supervivientes, pero todos guardan la huella imborrable de aquellos años y nunca han perdido el contacto con nuestro país. Informe semanal ha estado con algunos de los brigadistas más relevantes que todavía pueden contarlo. Son testigos vivos de una historia, de la que en la mayoría de los casos conservan una detallada memoria.
www.rtve.es




Despedida de las Brigadas Internacionales en Barcelona, y homenaje en el Carmel Octubre 2.008








Le Brigate Internazionali si costituirono ufficialmente nel 1936
con base logistica e quartiere generale nella città di Albacete.
Composte da volontari provenienti da 54 diverse nazioni
combatterono al fianco delle milizie del fronte popolare 
e dell'esercito spagnolo rimasto fedele al legittimo governo
della Segunda República contro le truppe mercenarie 
del generale Francisco Franco e dei dittatori, suoi alleati 
e complici ispiratori del colpo di stato, Hitler e Mussolini.
Secondo stime attendibili e documentate dai più recenti 
studi storici gli effettivi regolarmente arruolati nei ranghi
ammontavano a circa 59.000 unità, alla fine del conflitto 
avevano perso la vita sul campo di battaglia 13.706 uomini
cui va aggiunto un numero tuttora imprecisato di dispersi, 
feriti e prigionieri sommariamente giustiziati dai falangisti.
L'aridità delle cifre non potrà mai far comprendere appieno 
il valore immenso di tanto sacrificio perché il mondo intero 
deve alla loro eroica lotta per la libertà il merito di averne 
preservato alle generazioni future il seme perenne.
Un cenno alfine al ruolo delle donne che ne condivisero 
pericolo e sorte, giacchè nulla sarebbe valso il coraggio 
degli uomini senza l'amore delle compagne e delle madri.


País lejano - Himno de las Brigadas Internacionales