diumenge, 25 d’octubre de 2015

Relatan, con fotografías y textos, episodios de la guerra civil en Gijón.

http://www.elcomercio.es/gijon/201510/25/historia-guerra-calle-20151025004322-v.html


La historia de la guerra a pie de calle

Un operario traslada uno de los paneles sobre la guerra civil almacenados en las naves municipales de Piti, en Leorio.
Un operario traslada uno de los paneles sobre la guerra civil almacenados en las naves municipales de Piti, en Leorio. / LUIS SEVILLA
  • Relatan, con fotografías y textos, episodios de la guerra civil en Gijón. Llevan cinco años embalados en un almacén municipal

  • IU quiere recuperar el proyecto de Montes Estrada y colocar 30 grandes paneles en la vía pública

bajo una foto de la fachada del cuartel de milicias-Regimiento Maximo Gorki: «En la noche del 20 de julio de 1936, varios disparos de mortero anunciaron la salida de las tropas sublevadas; la primera en salir fue una compañía del cuartel de Simancas que, no sin dificultades, logró llegar al paseo de Begoña...». Ahí, en ese mismo paseo, al costado del actual quiosco de la música y casi 80 años después, está diseñado colocar uno de los treinta paneles que componen el proyecto denominado «Un recorrido por el Xixón de la guerra civil». Esta iniciativa de recrear en una treinta de puntos de la ciudad, con textos y fotos, diferentes episodios de la guerra civil en Gijón, la suscribió hace más de cinco años el que fuera portavoz de Izquierda Unida en el Ayuntamiento local, Jesús Montes Estrada 'Churruca'. Se trataba de llevar a calles, parques y plazas, desde Cimadevilla a El Coto y desde la plaza de toros a la antigua estación del Norte, pinceladas de aquellos episodios y, como ahora rememora el grupo municipal de IU, «difundir aspectos ocultados por cuarenta años de dictadura en la que los vencedores escribieron la historia como les convino».
Todo fue, en su momento, un tanto precipitado. Jesús Montes Estrada suscribió, como concejal responsable de la Memoria Histórica, la decisión de hacer estos paneles cuando el relevo en el Ayuntamiento de Gijón, tras las elecciones del año 2011, ya era un hecho. Se hicieron, con textos de Manuel Antonio Huerta Nuño. Incluso se pagaron: en total, algo más de 20.000 euros. El equipo de gobierno de Foro no tuvo otra opción de cumplir el compromiso adquirido por el gobierno municipal saliente, pero los paneles nunca vieron el sol. Su vida empezó en un almacén del Centro de Cultura Antiguo Instituto, pero ocupaban demasiado espacio. De allí fueron trasladados a los almacenes municipales de las naves de Piti, en Leorio, donde se guarda una parte importante del patrimonio municipal. Allí continúan, embalados y en perfecto estado de revista, a la espera de un futuro destino público, si es que lo tienen.
Durante la pasada legislatura municipal se eliminó el presupuesto destinado a memoria histórica y desde el grupo municipal de IU, que lideró Jorge Espina hasta su renuncia, tampoco hubo una decidida defensa de lo postulado por su anterior portavoz. Ahora, Aurelio Martín, al calor de una iniciativa de la Asociación Lázaro Cárdenas, a la que está muy vinculado Jesús Montes Estrada, retomó este asunto. El resto de la izquierda municipal parece estar en la misma línea. Para unos es indispensable. Para los grupos de centro-derecha, innecesario.
Pero, ¿qué se cuenta y se relata en los carteles? El trabajo de Toño Huerta relata, con fotos y textos, diferentes episodios de la guerra civil en Gijón, con ubicaciones concretas, y la pretensión sería colocar esas estructuras metálicas, de unos dos metros de alto por unos cuarenta centímetros de ancho, en los mismos lugares donde se produjeron los hechos. Así, el 'panel 7' habla del «Urbanismo revolucionario» y muestra la iglesia de San Pedro en ruinas, en 1936, o la iglesia de San José derrumbándose, del 29 al 31 de agosto de ese mismo año. El panel se pretende colocarlo en el Campo Valdés, frente a la iglesia de San Pedro. También al lado de la iglesia de San José, en la esquina con la calle de Pedro Duro, se ubicaría otro panel rememorando las primeras semanas de la guerra en las que el templo fue utilizado como «cárcel provisional», como se menciona en el texto explicativo.
Pero el 'sembrado' de paneles por toda la ciudad sería mucho más amplio: desde la calle Corrida, al lado de la plaza de El Carmen, para recordar la 'Delegación de Movilización', hasta la calle de los Moros, delante del antiguo Banco Gijón, una de las sedes del Comité de Guerra, pasando por la 'cárcel de la Iglesiona', el 'túnel de Begoña', o la plaza de San Miguel, otro de los puntos neurálgicos de los movimientos de tropas. Cada panel tiene, en los textos de Toño Huerta, su propia historia.
A expensas de futuras decisiones políticas, la hipotética colocación de estos treinta paneles en las calles y plazas de Gijón contaría, según pudo saber EL COMERCIO, con dos inconvenientes iniciales. El primero, que no hay asignación presupuestaria alguna a esos efectos (la colocación costaría en torno a los 12.000 euros). Además, algunos de los lugares son privados, tienen protección de algún tipo o se precisa permiso. Nada de todo ello está tramitado. De momento, los paneles llevan 'a la sombra' cinco años. Ahora, el grupo municipal de IU pretende recuperar el espíritu de la memoria histórica, los paneles y el presupuesto de antaño. La izquierda, con matices, parece estar de acuerdo.