dimarts, 3 de novembre de 2015

Hablar justo. Charles Farreny del Bosque y Henri Farreny del Bosque

http://www.cronicapopular.es/2015/10/hablar-justo/


Charles Farreny del Bosque || Profesor honorario de instituto, CIIMER[*] (Fundador en 1999 de la página “Espagne au coeur”, fallecido en agosto de 2015)
Henri Farreny del Bosque || Profesor honorario de universidad, CIIMER1
Hablar con exactitud: un deber pedagógico
Para los investigadores, docentes o estudiantes, importa buscar, enseñar y aprender con máxima apertura y máximo rigor. Asimismo, sorprende el uso sistemático de “Guerra Civil Española” y “nacionales”, como si estas denominaciones fuesen insuperables u obligatorias. Tal uso mecánico desarrolla un papel oscurantista pues acostumbra los ciudadanos a conformarse sin analizar. Nombrar correctamente la guerra de España de 1936-1939 y las fuerzas involucradas, comprender la relevancia de estas denominaciones, por lo tanto estimular el pensamiento crítico constructivo, debe favorecer progresos para examinar otras importantes cuestiones.
A continuación, el texto de la ponencia que sobre estos temas presentaron Charles y Henri Farreny del Bosque el 4 de abril de 2014 en la Universidad Complutense de Madrid como participación en el denominado “Congreso Posguerras: 75 aniversario de la Guerra Civil Española”, que publicamos con el permiso expreso de los autores.
Las actas completas han sido publicadas en junio de 2015 por la Fundación Pablo Iglesias, Madrid, ISBN-9788495886699 (libro + CD)

10_01_Justo
La guerra ha terminado.” ¿Qué guerra?
El uso de las denominaciones “guerra civil española” y “nacionales”: Examen crítico a través de las posguerras española y Europea.
El primero de abril de 1939, Francisco Franco y Bahamonde proclamó: “La guerra ha terminado”. ¿Qué guerra?
Parte de guerra del primero de abril de 1939 (Fuente: recuperado de internet, http://es.wikipedia.org/wiki/Último_parte_de_la_Guerra_Civil_Española)
Parte de guerra del primero de abril de 1939 (Fuente: recuperado de internet, http://es.wikipedia.org/wiki/Último_parte_de_la_Guerra_Civil_Española)
En la España de hoy, esta guerra es a menudo denominada: “la Guerra Civil Española”;los vencedoressiguen comúnmente designados como”los nacionales”o”el bando nacional”[1].
Aquí invitamos a una reflexión sobre el uso excesivo de estas denominaciones[2]. Porque, en Historia como en Física o Economía, someter el vocabulario básico y aserciones comunes a un riguroso examen debe ser un imperativo científico y pedagógico.
Primero destacaremos que privilegiar estas denominaciones no conviene, porque no sintetizan correctamente la realidad. La banalización de estas denominaciones es cuestionable intrínsecamente, es decir: independientemente de su origen..
Después examinaremos, sólo después, las circunstancias de la aparición y propagación de estas denominaciones. Según nuestro análisis:
  • Por un lado, -el uso de estas denominaciones resulta de intenciones partidarias, no objetivas pero poderosamente sostenidas;
  • por otro lado, el uso de estas denominaciones resulta de cierta falta de rigor en la producción, transmisión y apropiación del conocimiento histórico[3].

¿Es pertinente el uso de las denominaciones “Guerra Civil Española” y “nacionales”?
Esta pertinencia debe ser evaluada contestando a las siguientes preguntas: ¿Qué expresan estas denominaciones acerca de los acontecimientos considerados? ¿Dicen lo esencial de manera justa y equilibrada?

¿Una guerra entre “nacionales” y “republicanos”?
La expresión española “los nacionales” es ampliamente utilizada hoy para designar aquellos que se sublevaron violentamente en 1936 contra el gobierno republicano, lo derrocaron y gobernaron España, muy autoritariamente, durante varios decenios. En las publicaciones en francés, varios autores utilizan la traducción literal: “les nationaux”; algunos toman el riesgo de un deslizamiento de significado usando “nationalistes”. En inglés, el uso de “the Nationalists” parece superar “the Nationals”.
Para designar globalmente al otro bando, la expresión española hoy más común es probablemente: “los republicanos” (en las publicaciones en francés: “les républicains”, en inglés: “the Republicans”). Esta expresión conviene, porque lo que opone los protagonistas puede ser objetivamente sintetizado como: pro o contra la Segunda República; “los republicanos” identifica correctamente (con algunas excepciones) quienes se opusieron al golpe de estado.
Expondremos aquí que la expresión “los nacionales” no caracteriza correctamente los partidarios del golpe de estado.
Empezamos recordando las acepciones corrientes de “nacionales” y “nacionalistas”:
  • los “nacionales” son los miembros de una nación (comunidad política basada en una combinación de relaciones con un territorio, una historia, una cultura…), es decir, sus “súbditos”, en contraposición a los individuos considerados “extranjeros”;
  • se describen como “nacionalistas” aquellos que están especialmente vinculados al interés colectivo de una nación, en contraste con los intereses de los grupos que la constituyen (clases, categorías, etnias…) y con los intereses de otras naciones.
Primero, notemos que ambas expresiones son por sí mismo insuficientes para incluir los partidarios del golpe de estado, porque hubo entre ellos muchos extranjeros (alemanes, italianos, portugueses y marroquíes…) que no eran “nacionales” (súbditos de España) ni “nacionalistas” (españoles que reivindican esta cualidad).
Luego, cuando las denominaciones “nacionales” y “nacionalistas” se utilizan para designar los adversarios españoles de la República, son reductoras, en la medida en que eluden la realidad de su acción inmediata: partido único, sindicato único, culto del Caudillo; supresión de libertades fundamentales(de reunión, de asociación, de prensa…),supresión del sufragio universal; subordinación de la sociedad a la Iglesia (en cuanto a educación, estado civil, matrimonio, divorcio…); supresión de las libertades regionales; anulación de la reforma agraria, encarcelamientos y ejecuciones en masa, etc.
Por sí mismos, los epítetos “nacionales” o “nacionalistas”, son compatibles con diferentes programas políticos: republicanos o monárquicos, democráticos o totalitarios. Por sí mismo, las denominaciones “nacionales” y “nacionalistas” son insuficientes para distinguir partidarios y adversarios del golpe de estado. En gran mayoría, los republicanos eran nacionales en el sentido de: súbditos de España. Además, muchos de ellos mantenían fuertes sentimientos patrióticos españoles, quizás nacionalistas, en el marco de la constitución de 1931. Otros se afirmaban nacionalistas en cuanto a Cataluña o al País vasco[4]. Destacaremos más abajo que los sentimientos nacionales (español, catalán, vasco…) movilizaron el bando republicano contra “los invasores” (alemanes, italianos, portugueses, marroquíes).

¿Una”guerra civil entre españoles”?
Buscando “guerra civil” en el Diccionario de la lengua española[5], encontramos: “La que tienen entre sí los habitantes de un mismo pueblo o nación.”.
Según el diccionario digital definición abc[6], se trata de “un conflicto o enfrentamiento” entre miembros de una “misma sociedad”, “no contra un enemigo externo”. .El Dictionnaire de l’Académie Française[7], en la entrada “guerre civile” indica: “Guerre entre les citoyens d’un même État”[8]. Consultando el sitio digital oxforddictionaries[9]para “civil war”, leemos: “A war between citizens of the same country[10].
Decir que hubo “guerra civil” en España es una verdad patente, pero, no es correcto limitar esta guerra a su faceta “civil”: por sí misma la expresión “Guerra Civil Española” ignora el papel desempeñado por las fuerzas militares extranjeras en el suelo de España.
Sin embargo, tales fuerzas fueron numerosas y activas desde el principio hasta el final de la guerra. De hecho, representaron una parte muy importante del personal comprometido, del material y de los saberes militares. Han contribuido decisivamente al resultado de muchas batallas.
Sin duda alguna, muchos españoles se enfrentaron, pero no puede negarse que esa guerra fue también una guerra internacional.
Según Guy Hermet[11], a finales de julio de 1936 las fuerzas leales cuentan con 160.000 hombres, incluyendo 70.000 milicianos; el bando sublevado cuenta con 150.000 hombres, incluyendo 36.000 milicianos, de los cuales 50.000 están bloqueados en Marruecos porque la flota y la fuerza aérea han quedado del lado de la República.
Pronto los estados alemán e italiano intervienen junto a los rebeldes para transportar unidades coloniales[12]hacia la península ibérica.
Según Hugh Thomas[13], del 20 al 31 de julio de 1936, más de 800 legionarios cruzan el estrecho de Gibraltar en avión; del 29 de julio hasta finales de septiembre, 12.000 hombres son llevados por aire de Marruecos a España. Fue, dice: “el primer gran “puente aéreo” de la historia utilizado para transportar tropas”. Cita a Hitler: “Franco debe levantar un monumento a la gloria de los Junkers 52. Es a este avión que debe estar agradecida la Revolución española por su victoria.”. Indica que, el 5 de agosto: “cinco bombarderos italianos Savoia 81” participan en la protección de un convoy de buques mercantes que traen “unos 3.000 hombres con su equipamiento”.
Este movimiento de tropas, rápido y masivo, juega un papel decisivo para la continuación de la sublevación en Andalucía. Apoyado por las aviaciones alemana e italiana, el ejército de África alcanza los alrededores de Madrid a mediados de octubre[14].
En la película documental Los perdedores[15], dedicada a los marroquíes que combatiero contra la República, Félix Morales, vicepresidente de la Fundación Francisco Franco, destaca: “El Movimiento fracasa en muchos sitios y las tropas que moviliza Franco en su Protectorado son las que tienen una decisiva actitud y que llegan a las puertas de Madrid.”; un responsable del archivo de Tetuán muestra los estantes donde están guardados los dossiers de 90.000 marroquíes enviados a España entre 1936 y 1939.
Al lado de las fuerzas rebeldes españolas[16] y de las unidades marroquíes[17]las aportaciones en hombres y material de los tres estados fascistas europeos (Alemania, Italia y Portugal) han contribuido significativamente en el resultado de los combates. Cabe insistir: desde el comienzo, en el verano de 1936 hasta el final de la guerra, en la primavera de 1939.
La presencia del ejército alemán en España se conoce en el mundo entero gracias a la pintura de Picasso: Guernica, que evoca el bombardeo llevado a cabo por la Legión Cóndor el 26 de abril de 1937. Pero a menudo se ignora que la Legión Condor[18]ya había participado en otros bombardeos y ametrallamientos, en Andalucía[19], Asturias, Cantabria, Castilla-La Mancha[20], País Vasco[21]; más tarde intervino en la región de Valencia y en Cataluña. Guy Hermet subraya[22]: “Al contrario del cuerpo expedicionario italiano, gradualmente integrado en el dispositivo militar español, la legión Cóndor permanecerá constantemente bajo el control alemán […] Dieciséis mil hombres se sucederán en ella hasta 1939.”[23]. Se estima que, a lo largo de la guerra, los alemanes proporcionaron unos 600 aviones y unos 200 tanques[24].
Comúnmente se sostiene que Italia trajo a España unos 75.000 hombres, 700 aviones y 150 tanques[25]; Pietro Nenni, uno de los dirigentes de la Internacional obrera y socialista, miembro de la Comisión Política de las Brigadas Internacionales, estimó quela aportación mussoliniana fue realmente de 120.000 hombres[26].
Son los italianos quienes desalojan a los republicanos de Málaga el 8 de febrero de 1937; Guy Hermet[27], explica: “En diciembre de 1936, el jefe del ejército del Sur[28] no dispone más que de 15.000 a 20.000 hombres. En enero de 1937, los 40.000 italianos le son enviados como refuerzos […] En estas circunstancias, la ofensiva de febrero en Málaga se apoya por primera vez sobre considerables medios terrestres, aéreos y navales del lado nacional.”.
Un punto de inflexión militar de la guerra fue la derrota de los republicanos en el norte. Las tropas italianas, apoyadas por los mercenarios marroquíes y la aviación alemana, aquí otra vez jugaron un papel decisivo. Bartolomé Bennassar[29]relata que fue: “el CTV[30] italiano, bajo las órdenes del general Bastico, quien aceptó el mayor esfuerzo en la batalla de Santander […] Tres divisiones italianas, las Llamas Negras, la XXIII Mayo y la Littorio, que comprendían unidades de infantería, grupos de artillería, grupos de morteros y secciones de ingeniería, estuvieron implicadas en la operación.”.
Son también los italianos quienes ejecutan la mayor parte de los bombardeos en Cataluña desde febrero de 1937 hasta enero de 1939, incluyendo los más importantes: los de Barcelona en marzo de 1938.
A menudo se olvida mencionar la participación de Portugal[31]. El apoyo militar portugués a los insurgentes se materializa desde principios de septiembre de 1936; efectivos militares son enviados a España a partir de noviembre. Citando a Hodgson[32], Guy Hermet[33]afirma que: “veinte mil hombres se suceden [en Portugal]durante la guerra, entre los cuales ocho mil caen junto a las tropas nacionales.”.
La lejana Unión Soviética ha proporcionado 2.000 a 3.000 hombres (esencialmente consejeros e instructores), unos 1.000 aviones y 900 tanques[34].
Los primeros voluntarios que iban a formar las Brigadas Internacionales llegaron a España a principios de octubre de 1936. Se estima que vinieron en total unos 35.000[35], originarios de unos 50 países[36]. Su participación fue importante en varias batallas hasta su retirada en el otoño de 1938. Pierre Vilar afirma[37]: “estos “voluntarios de la Libertad” lucharon con tanta fe que el efecto psicológico fue considerable en una pelea donde los valores simbólicos han jugado mucho.”.Sus pérdidas se estiman en el orden de 9.000 hombres.
La resistencia de Madrid, en el otoño de 1936, fue ayudada considerablemente por la llegada de armas soviéticas y de las primeras unidades de las Brigadas Internacionales. Por el contrario, entre las tropas que entraron en Madrid el 28 de marzo de 1939, había dos divisiones italianas, unidades marroquíes y de la Legión. El mismo día fueron tropas italianas las que ocuparon Alicante[38].
Por lo tanto, claramente, las denominaciones “guerra civil” y “nacionales” eluden una parte muy importante de la realidad:
  • “guerra civil” elude la guerra contra militares extranjeros en el suelo de España;
  • “nacionales” elude los objetivos y actos antirrepublicanos de los rebeldes.

Se debe y se puede hablar con exactitud
Reemplazar las denominaciones incorrectas es un deber para todos aquellos que participan en el desarrollo y a la transmisión de conocimientos.
Esta tarea no es difícil de cumplir. En lugar de “Guerra Civil Española”, basta decir: “Guerra de España de 1936-1939″. En lugar de “nacionales” basta decir: “antirrepublicanos” u “opositores de la República”. Así podemos afirmar:
  • la Guerra de España de 1936-1939 opuso republicanos y antirrepublicanos o
  • la Guerra de España de 1936-1939 opuso partidarios y adversarios de la República.
Estas formulaciones son precisas (sin ambigüedad) relativamente al período y a los protagonistas, justas (imparciales, no partidarias) y relativamente sintéticas (evocan brevemente características esenciales).
¿Por qué decir: “Guerra Civil Española” cuando es más neutro: “Guerra de España de 1936-1939″? ¿Por qué decir: “nacionales” cuando es más exacto: “antirrepublicanos”?

Origen y propagación de las expresiones “Guerra Civil Española” y “nacionales”
Aunque objetivamente insatisfactorias, las expresiones “guerra civil” y “nacionales” han prosperado en la sociedad española hasta hoy, como lo confirma el título del presente congreso[39].Para comprender este fenómeno, conviene tomar en cuenta que los vencedores de la guerra y sus herederos han dominado fuertemente y marcado durablemente la educación y la cultura tanto como la política.

Los intereses de los vencedores han favorecido representaciones incorrectas
Desde el punto de vista de los vencedores, sus sostenes y sus seguidores, la expresión “Guerra Civil Española” presenta la ventaja de dejar en la sombra el importante papel que desempeñaron tropas extranjeras para derrocar el régimen republicano. Es natural que el bando vencedor haya en definitiva optado en favor de esta representación truncada de la realidad.
No pretendemos que esta expresión fue elegida deliberadamente: resulta de confrontaciones ideológicas y coacciones sociales. Nique esta expresión haya dominado inmediatamente: durante años ha prevalecido un vocabulario más extremista (“Cruzada contra el comunismo y la masonería”, “Glorioso Alzamiento Nacional”, etc.).Pero En la década de 1960, cuando la dictadura celebraba “veinticinco [o treinta] años de paz” y la “reconciliación de los españoles”, el uso de “guerra civil ” se acentuó en discursos y relatos: relato del aparato político del estado, relato de los medios de comunicación, relato escolar[40] y académico.
Imagen 2: Primera página de ABC del 18 de julio de 1964(Fuente: recuperado de internet,http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1964/07/18/003.html)
Imagen 2: Primera página de ABC del 18 de julio de 1964(Fuente: recuperado de internet,http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1964/07/18/003.html)
Por ejemplo (Imagen 2), en primera página de ABC del 18 de julio de 1964, bajo el título “Historia viva”, leemos: “Hoy hace veinte y ocho años que los españoles acudieron a las armas para decidir su destino. […] Un pueblo se lanza a una operación tan dolorosa y dramática como una guerra civil tan sólo cuando no hay otro remedio.”.
La Vanguardia del 1 de abril de 1975 (Imagen 3), bajo el título “A los treinta y seis años” y una foto de Franco con el rey Juan Carlos, explica: “hace treinta y seis años, concluía la terrible contienda civil”.
En el extranjero, en Francia en particular, la expresión “Guerra Civil Española” podía convenir a los partidarios de la llamada política de “No Intervención”, para justificarla, para disminuir sus propias responsabilidades en la derrota de la República española, preludio a la desbandada francesa (la Débâcle).
Imagen 3: La Vanguardia del 1 de abril de 1975(Fuente: recuperado de internet,http://hemeroteca.lavanguardia.com/preview/1975/04/01/pagina-3/34226545/pdf.html)
Imagen 3: La Vanguardia del 1 de abril de 1975(Fuente: recuperado de internet,http://hemeroteca.lavanguardia.com/preview/1975/04/01/pagina-3/34226545/pdf.html)
Desde el punto de vista de los vencedores, sus sostenes y sus seguidores, la expresión “nacionales” podía darles una respetabilidad patriótica, a expensas de los republicanos. También podía ocultar sus objetivos realmente dictatoriales.
Esta denominación podía convenir también a los partidarios de la “No Intervención”, para ignorar la política liberticida, de inspiración fascista[41], de los atacantes de la República y establecer relaciones con ellos[42].

Estimular el rigor de producción, transmisión y apropiación de los saberes
En 1975, cuando el rey Juan Carlos sucede a Francisco Franco, el relato de los antirrepublicanos vencedores, que han entonces esquematizado abusivamente la guerra como sólo “civil” y ganada por los “nacionales”, está profundamente arraigado en la sociedad española.
Este relato, muy reductor como hemos constatado más arriba, continuó dominando en España hasta hoy.
Por un lado, la realidad factual sigue siendo esencialmente desconocida:
  • con respecto al componente objetivamente no “civil” de la guerra y
  • con respecto a la identidad objetivamente no democrática de los llamados “nacionales”.
Por otro lado, el relato de los republicanos vencidos sigue siendo en gran parte ignorado:
  • mientras que denuncia constantemente los agresores extranjeros combatiendo en España
  • mientras que explica constantemente que la etiqueta “nacionales” es un engaño.
Cuarenta años de dictadura han frenado mucho el uso y el desarrollo del pensamiento crítico con respecto a la historia nacional. Cuando se produjo la Transición, muchos hábitos mentales sobrevivieron. Para los investigadores, docentes o estudiantes (¡o los tres a la vez!), importa buscar, enseñar o aprender con máxima apertura y máximo rigor.
Previamente hemos abordado la realidad factual de la “Guerra de España de 1936-1939″ que opuso “republicanos y antirrepublicanos”. Hablamos ahora de algunos aspectos del relato de los republicanos vencidos.

Opiniones sobre la guerra, del lado republicano, en 1936-1939
“Paz, piedad, perdón.”, así termina el discurso que pronunció el Presidente de la República española, Manuel Azaña, el 18 de julio de 1938, en Barcelona[43]. Esta conclusión es célebre. Mucho menos conocidos, aunque política e históricamente muy significativos, son los siguientes párrafos:
“El drama español surgió aparentemente con los caracteres de un problema interior de España[…]Pero el ataque a mano armada contra la República descubrió pronto su aspecto de problema internacional […] Se revelaba esa fase porque otros Estados europeos, especialmente Alemania e Italia, acudían decididamente, con hombres y material, en apoyo de los que atacaban violentamente a la República[…]Cuando los síntomas probatorios de esta situación aparecieron, y los divulgamos, y los dimos a conocer al mundo entero, no fuimos creídos […] y yo mismo, allá por julio o agosto del 36 […] lo dije así […] Después los Gobiernos de la República, incesantemente han llevado a todas partes las pruebas de este hecho…”.Sigue: “la guerra en España está única y exclusivamente mantenida por la invasión extranjera […] en el fondo del asunto, nuestra voluntad y la voluntad del Gobierno es de sobra conocida: que se vayan los invasores de España […] ¡que se vayan! […] A los españoles que han favorecido y aprovechado la invasión extranjera se les dice, para consolarlos, que esa invasión, con todas sus incalculables consecuencias […] es la piedra angular en que se ha de fundar el nuevo Imperio español […] Para nosotros la salida de los invasores de España es una cuestión de honra […] Las otras fases por que ha ido pasando el Problema de España, o están vencidas o están agotadas. Me refiero claro está, al pronunciamiento inicial y a la guerra civil de que aquél pronunciamiento fue señal. Es un hecho indiscutible que el pronunciamiento militar fracasó; fracasó a las cuarenta y ocho horas, y estos dos años en que el poderoso concurso en hombres y material – más importante quizá el del material que el de los hombres – de Alemania y de Italia y la numerosa presencia de la morisma, no han bastado para derrocar por la fuerza a la República […]La guerra civil está agotada…”.
Imagen 4: Carteles republicanos(Fuente: composición de carteles publicados mientras la guerra, recuperados de internet,http://pares.mcu.es/cartelesGC)
Imagen 4: Carteles republicanos(Fuente: composición de carteles publicados mientras la guerra, recuperados de internet,http://pares.mcu.es/cartelesGC)
Las palabras del presidente Azaña son inequívocas. Para él, el levantamiento militar fracasó inmediatamente[44]. Destaca el peso de la ayuda alemana e italiana, así como el papel de “la morisma”. Denuncia a “los invasores”. Considera que la “La guerra civil está agotada”.
Más allá del presidente de la República, las autoridades y fuerzas republicanas (gobierno central, gobiernos catalán y vasco, partidos políticos, sindicatos, organizaciones juveniles, etc.) consideraban generalmente la contienda no como una “guerra civil” entre españoles, sino como una guerra contra una coalición internacional fascista. Denunciaban la agresión extranjera. Todos los medios de comunicación (propaganda se decía entonces) fueron utilizados para movilizar en estas bases. Miremos algunos ejemplos.
Los nueve carteles republicanos reunidos[45] en la Imagen 4 usan la esvástica para simbolizar al enemigo.
En la segunda fila, aparece el emblema de los falangistas españoles, el yugo y las flechas, pero detrás de una esvástica mayor. Arriba a la izquierda, se reproduce un famoso cartel publicado en mayo de 1937 por la Generalitat de Cataluña: un pie de mujer rompe una cruz gamada; dice la leyenda (en la parte inferior izquierda del cartel): “Aixafem el feixisme” (aplastemos al fascismo); este cartel muestra lo que significa la guerra para el gobierno catalán: resistir a aquellos que quieren acabar con la República es luchar contra el nazismo (la Alemania de Hitler). Ala izquierda de la fila, tres personajes (un militar, un burgués, un cura) aguantan la capa de La Muerte que lleva esvástica y casco alemán.
Imagen5: Banderola republicana, Madrid contra el fascismo(Fuente: recuperado de internet,http://www.google.fr/imgres?imgurl=http://www.cuadrosguapos.com/)
Imagen5: Banderola republicana, Madrid contra el fascismo(Fuente: recuperado de internet,http://www.google.fr/imgres?imgurl=http://www.cuadrosguapos.com/)
La Imagen 5 reproduce una célebre foto, ampliamente difundida en España y en el extranjero. Se nota que el famoso «¡No pasarán!» aquí va seguido por:“El fascismo quiere conquistar Madrid. Madrid será la tumba del fascismo”.

Imagen6: Cartel republicano, Madrid contra el fascismo (Fuente: recuperado de internet,http://pares.mcu.es/cartelesGC)
Imagen6: Cartel republicano, Madrid contra el fascismo
(Fuente: recuperado de internet,http://pares.mcu.es/cartelesGC)
La Imagen 6 reproduce un cartel que proclama: “¡No pasarán!”, en español y alemán, debajo de dos buitres que representan Hitler y Franco sitiando a Madrid.
En España, desde el principio hasta el final de la guerra, el enemigo de los republicanos nunca se limitó a los españoles insurgentes.

El cartel republicano reproducido en la Imagen 7 representa “Los Nacionales”: en un buque armado, procedente de Lisboa (Portugal de Salazar), bautizado “Junta de Burgos”, están representados las llamados “Nacionales”: un militar mussoliniano, mercenarios marroquíes, un banquero hitleriano y un clérigo.
Los líderes republicanos, entre ellos José Giral Pereira, Francisco Largo Caballero y Juan Negrín López, sucesivos presidentes del gobierno, piden constantementea Francia, Gran Bretaña y más ampliamente a la Sociedad de Naciones (SDN), que tengan en cuenta que:
  • la guerra no opone españoles solamente,
  • los rebeldes que se llaman “nacionales” no son patriotas, sino enemigos de la democracia,
  • las tropas alemanas e italianas implicadas a su lado son una amenaza para el futuro de Europa.
Efectivamente, apenas 5 meses después dela caída de la República española, Francia y Gran Bretaña declaran la guerra a Alemania; diez meses más tarde cae la República francesa.
Imagen7: Cartel republicano, contra los pretendidos “Nacionales” (Fuente: recuperado de internet,http://pares.mcu.es/cartelesGC)
Imagen7: Cartel republicano, contra los pretendidos “Nacionales”
(Fuente: recuperado de internet,http://pares.mcu.es/cartelesGC)

Evolución de los socialistas franceses y de la Internacional Socialista en 1936-1939
Al principio de la guerra de España, la dirección del partido socialista francés mayoritariamente apoyó la iniciativa de Léon Blum (jefe socialista del gobierno del Frente Popular francés): la llamada política de “No Intervención”. Dos años más tarde, los acontecimientos conducen a los socialistas franceses a cambiar de análisis.
El 4 de enero de 1939, la Comisión administrativa permanente del partido socialista francés subraya que: “la ofensiva italiana y alemana sigue contra la España republicana con mayor intensidad”; el primero de febrero de 1939, afirma: “Hitler, Mussolini, son siempre los maestros de Franco. Pero Franco no es aún dueño de España […] Los republicanos de España, si reciben libremente armas y alimentos, pueden todavía echar a los extranjeros de su tierra.”[46].
El 16 de enero de 1939, el Comité Ejecutivo de la Internacional obrera socialista, reunido en Bruselas, adopta la resolución siguiente: “La Internacional obrera socialista saluda la prestigiosa y heroica resistencia de la República española contra las ofensivas renovadas del fascismo extranjero.”[47].
El 5 de marzo de 1939, el Consejo Nacional del partido socialista francés, reunido en París, denuncia el peso militar de los estados alemán e italiano en España. Condena “el reconocimiento sin condiciones del general rebelde Franco” ocurrido una semana antes “mientras que la República española queda el régimen legal y manifiesta a través su actividad defensiva su intención de vivir.” y subraya que “nuestro país [está] ahora rodeado por las potencias fascistas cuyas fuerzas militares victoriosas ocupan España”. Considera urgente de “mejor comprender el peligro que corre Francia con la ocupación de España por las fuerzas militares de los Estados totalitarios, y convencer las potencias amigas de la necesidad de obtener la liberación del territorio español.”[48]. El aspecto internacional de la guerra de España está aquí claramente identificado. Seis meses más tarde, arde Europa.

Opiniones entre el exilio republicano, al principio de la posguerra europea
En 1945, tras la Victoria de los Aliados, las diferentes personalidades y corrientes del exilio republicano, juntas o por separado, cualesquiera que sean sus divergencias[49], siguen denunciando el carácter retrograda y dictatorial del régimen de Franco (que no reducen pues a un régimen “nacional”) y el apoyo que ha recibido de estados fascistas para derrocar la República (es decir: por medio de una guerra no reducible a una “guerra civil”).
Rodolfo Llopis Ferrándis, secretario general[50] en el exilio del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), declara delante el 37 congreso de su partido reunido en agosto de 1945: “Después de tres años de guerra pretendidamente civil y tras seis años de exilio, donde no nos han ahorrado nada…”[51].
En un folleto[52] publicado en 1946,poco después del XV Aniversario del advenimiento de la República española, después de un mensaje de Diego Martínez Barrio, presidente de la República en el exilio, son presentados los textos de las alocuciones pronunciadas por varios ministros del gobierno republicano en el exilio. José Giral Pereira (Izquierda Republicana, presidente del gobierno en exilio) ha hablado en París, Álvaro de Albornoz (Izquierda Republicana) en México, Manuel Torres Campaña (Izquierda Republicana) en Burdeos, Manuel Irujo (Partido Nacionalista Vasco) en Londres, Horacio Martínez Prieto (Confederación Nacional del Trabajo) en Toulouse, José E. Leiva (Confederación Nacional del Trabajo) en Lyon, Santiago Carrillo (Partido Comunista de España) en Perpiñán.
En los 7 discursos de este folleto no se habla de “nacionales” (sino de: “rebeldes”, “sublevados”, “traidores a la libertad de su patria”).
En cuanto a la “guerra civil”, José Giral explica:“Cuando en 1936 tuvo lugar esta sublevación militar que después se transformó en lo que se ha llamado, mal llamado, guerra civil (podemos decir nosotros primer acto de una guerra internacional de esta tremenda guerra que acaba de terminarse) […]no puede decirse en realidad que nuestra guerra fuese una guerra civil todos sabéis y conocéis la ingerencia de la Alemania nazi y de la Italia fascista, con elementos militares, aviones, tropas regulares, armamento, etc. Por eso decía yo antes que nuestra guerra en realidad no fue una guerra civil, sino sencillamente una guerra internacional…”[53].

Opinión de la ONU (1946) sobre los orígenes y la naturaleza del régimen de Franco
Inmediatamente después de su creación[54], la Organización de las Naciones Unidas (ONU) estigmatiza el régimen español por dos resoluciones.
La resolución n° 32, adoptada el 9 de febrero de 1946, estipula que el gobierno español “fundado con el apoyo de las potencias del Eje, no posee, debido a sus orígenes, su naturaleza, su historial y su íntima asociación con los estados agresores, los títulos necesarios para justificar su admisión [en la ONU]”.
La resolución n° 39, adoptada el 12 de diciembre de 1946, afirma que: “Por su origen, su naturaleza, su estructura y comportamiento general, el régimen franquista es un régimen fascista calcado en la Alemania nazi de Hitler y la Italia fascista de Mussolini, y establecido en gran parte gracias a su ayuda.”.
Sin embargo, en poco tiempo estas resoluciones son olvidadas: empieza la Guerra Fría. La España de Franco es admitida como miembro de la UNESCO ya en noviembre de 1952 y como miembro de la ONU en diciembre de 1955. Esta media vuelta acompaña cambios terminológicos y discursivos: el relato nacional de los vencedores (ya convergente con él de los “no intervencionistas”) se difunde también, poco a poco, en Francia, Gran Bretaña, etc.
Una parte de la diáspora republicana resiste. Por ejemplo, Julio Álvarez del Vayo, ministro socialista en los gobiernos de Francisco Largo Caballero y Juan Negrín, principal interlocutor[55] de España ante la Sociedad de Naciones(SDN) en 1937-1939, sigue designando[56] “los nacionales” como: “la Rebelión” o “los Rebeldes”.
También resisten, a los cambios de análisis y de vocabulario, aquellos que viviendo fuera de España habían actuado contra la “No Intervención” de 1936.

Opiniones de extranjeros combatientes en España en 1936-1939
André Malraux[57], en el prólogo al volumen 1 de la monumental obra de Georges Soria[58], destacó que: “Desde su origen, la historia de la guerra de España, es importante recordar, fue una lucha contra un fascismo internacional extremadamente poderoso”.
Pietro Nenni[59], en el prólogo al volumen 2 del mismo libro, fue más lejos: “el peso de la intervención mussoliniana e hitleriana, del Tercio y de los marroquíes ha sido decisivo. El conjunto de estas fuerzas llegó a representar casi la mitad del personal comprometido del lado franquista, contra la República española. A esto debe agregarse la fuerza de ataque de la aviación hitleriana y mussoliniana.”.
A Vicenzo Tonelli[60], le gustaba recordar[61]: “Con mis compañeros de la Brigada Garibaldi, en Guadalajara y otros lugares teníamos frente a nosotros los soldados italianos enviados por Mussolini ¡Italianos! ¿Es que estábamos en una guerra civil contra los italianos? ¿En una guerra civil contra los españoles? No, nosotros los garibaldinos y ellos los españoles republicanos luchábamos juntos, ya, contra el fascismo internacional.”.
Artur London[62], tras haber descrito las primeras semanas que siguieron al golpe, resume: “Los españoles deben enfrentarse no sólo a los soldados rebeldes y los fascistas españoles, sino a las fuerzas armadas de dos estados tan poderosos como Alemania e Italia, sin contar Portugal. La intervención extranjera transforma rápidamente la guerra civil en una guerra nacional revolucionaria.”[63].
Lise London[64], entrevistada en 2006 en un canal de la televisión francesa dijo: “¿Pero que aún se habla de guerra civil? ¡No fue una guerra civil, caramba! Fue el comienzo de la Guerra Mundial.”[65].
A menudo por falta de cuidado crítico, a veces intencionalmente, la dimensión fratricida de la guerra de España ha sido privilegiada hasta ocultar la dimensión internacional.

La denominación guerra civil en otras posguerras
Ha habido muchas guerras civiles por el mundo, algunas con componentes de intervención extranjera.
Lo que los estadounidenses llaman a menudo The American Civil War o The War Between the Stateses, más bien llamada La Guerre de Sécession por los francófonos (y por los hispanohablantes La Guerra de Secesión, también La Guerra Civil Estadounidense). En Francia, LaGuerre de Cent Ans (siglos XIV-XV) y las Guerres de religion (siglo XVI) no se denominan nunca integrando el epíteto “civil”. Justo después de la Semana Sangrienta de mayo 1871, Karl Marx publicó The Civil War in France; esta denominación se apoya en el hecho que los prusianos (que rodeaban París) no intervinieron directamente contra Los Comuneros; a pesar de que “Civil War” no es aquí una cualificación impropia, la denominación corriente en Francia queda: La Commune de Paris; seguramente que la faceta civil de la guerra ha parecido menos significante que su fondo político: el régimen comunero. No se denomina tampoco: “La Guerre Civile Française” lo que ocurrió en Francia en 40-44 (bajo el gobierno de Vichy) aunque fue en gran parte una salvaje guerra entre franceses[66]. Tampoco se usa “La Guerre Civile Française” en vez de La Guerre d’Algérie. O “La Guerra Civil Vietnamita” para resumir lo que ocurrió en 1959-1975 en Indochina y/o en Vietnam.
Rememorados estos ejemplos, lo que sorprende en el caso de la guerra de 1936-1939 en España, es el uso sistemático casi exclusivo), de “Guerra Civil Española” como si esta denominación fuese insuperable u obligatoria. Efectivamente: muchas publicaciones se conforman al uso de “guerra civil” y “nacionales”, sin precauciones, sin discusión.

Ejercer el pensamiento crítico
Sin embargo, diferentes autores han cuestionado el significado y alcance de los términos utilizados para referirse a la guerra y a las fuerzas que se enfrentaron.
Herbert RutledgeSouthworth, especialista americano de la guerra de España y sus secuelas[67]afirmó en 1986: “La guerra civil de España fue, desde la primera semana, una guerra internacional[68].
Miguel Ángel Aguilar, secretario general de la sección española de la Asociación de periodistas europeos, escribió en 1999 que: “Repetía Arturo Soria y Espinosa que después de la corrupción del lenguaje venía la corrupción en efectivo[69]. Por eso alzaba su indignación frente a quienes, por ejemplo, llamaban liberación a la entrada de la morisma en Madrid y rechazaba que la etiqueta de nacionales pudiera aplicarse a quienes formaban el bando franquista de la guerra del 36. Pero así ha quedado en el lenguaje común.”[70].
Algunas publicaciones reflejan cierta intención crítica acerca del carácter impropio de las denominaciones tradicionales. Por ejemplo, Gabriel Jackson, titula el capítulo III de su Historia de la guerra civil de España[71]: “Del pronunciamiento a la guerra civil internacional”. Notemos la muy extraña fórmula: “guerra civil internacional”[72]. Frente al título de este capítulo, p. 46, Gabriel Jackson propone una reproducción del cartel Los Nacionales (ver Imagen 7); la leyenda destaca la presencia de “un general italiano y soldados moros” ¿Es posible considerar este “general italiano” y estos “soldados moros”, como “civiles internacionales”? Criterios lingüísticos y didácticos (corrección, coherencia, claridad) conducen a rechazarla expresión “guerra civil internacional”; sin embargo, traduce un encomiable escrúpulo de Gabriel Jackson para no silenciar el aspecto internacional de la Guerra de España.
Marie-Danielle Demélas Bohyse se ha interrogado brevemente sobre la noción de “guerra civil” per se[73], sobre las interpretaciones posibles, pero no sobre los usos inadecuados ni las utilizaciones tendenciosas.
François Godicheau ha dedicado un útil pequeño libro[74]a las “palabras de la guerra de España”. A la entrada Nacionales, indica: “Nombre que los franquistas se atribuían, pretendiendo ser los salvadores de “la España eterna”, frente a “la anti España” y al “complot cosmopolita” de los “enemigos de la civilización cristiana”[75]”.Guerra civil no aparece en la lista de entradas, pero existe una entrada Nombres. Los nombres de la guerra. El autor no discute la inadecuación de la denominación “guerra civil” sabiendo el papel de los militares extranjeros. Después de escribir: “Más allá del término de “cruzada”, los franquistas utilizaban también la expresión de “guerra de liberación nacional””, afirma: “guerra civil, expresión que fue apartada durante muchos años bajo Franco” […] En los últimos años del franquismo, el repudio oficial de una guerra “del hermano contra el hermano” hizo posible la adopción por todos de la expresión “guerra civil””.
Si “En los últimos años del franquismo” la expresión “guerra civil” da lugar a “adopción por todos”, es plausiblemente porque el régimen, cuyo peso ideológico en los programas escolares y medios de comunicación queda entonces prominente, encuentra en ella un interés político: ocultar sus orígenes. Y mantener aún más el temor de una nueva guerra, puesto que la anterior se reduce falsamente a un enfrentamiento sólo interno[76].
Algunos comentaristas utilizan la formulación: “guerra incivil”.
Por ejemplo, José María González Ruiz, teólogo, escribió en 1986No sé por qué, a la contienda fratricida que dividió a España en dos desde 1936 hasta 1939 la llamamos guerra civil, siendo así que fue de lo más incivil que soñarse pueda.”[77].
Antón Saavedra, ex secretario general de la Federación de mineros de UGT, nacido en 1948, usa constantemente en su blog el epíteto “incivil”: Aunque muchos españoles republicanos habían salido desde España a Francia durante la guerra incivil, la mayoría lo hizo cuando terminó.”[78].
Alfonso Guerra, ex vicepresidente socialista del gobierno español (1982-1991), declaró en1995: El pasado no puede volver, aquí hubo una guerra que la derecha provocó, y nosotros tenemos que impedir que nunca más vuelva a ocurrir por muchas provocaciones que hagan éstos de la derecha, no podemos contestar de la misma manera para que no vuelva a producirse un horror como el de laguerra incivil.”[79].
Juan González Bedoya, periodista, senador socialista en 1982-1993, escribió en 2007: La tesis de los obispos – la beatificación no nace del resentimiento sino de la reconciliación – contrasta con su empeño en reprobar al Gobierno socialista la aprobación de la llamada Ley de Memoria Histórica para recordar a todas las víctimas de aquella guerra incivil, que la jerarquía católica bendijo como cruzada.”[80].
En los casos mencionados, calificar la guerra de incivil parece ser una posición moral, pero no aborda el fondo.

Elementos de discusión
Hemos examinado las formulaciones: “Guerra Civil Española” y “nacionales”, y constatado que, independientemente de sus orígenes, distorsionan la realidad histórica. Esta observación justifica, per se, que debemos abandonarlas en beneficio de formulaciones no deformantes. Hemos propuesto: Guerra de España de 1936-1939[81] y antirrepublicanos.
Hemos destacado que las formulaciones: “Guerra Civil Española” y “nacionales” son tendenciosas cuando empleadas para ocultar el papel de los ejércitos alemán, italiano, portugués (militares extranjeros) y marroquíes (tropas coloniales). Guerra de España de 1936-1939 y antirrepublicanos(o adversarios de la República) no tienen este inconveniente.
El uso de aquellas denominaciones desarrolla un papel oscurantista pues son masivamente y constantemente inculcadas, sin debate racional, acostumbrando la gente a conformarse sin reaccionar contra lo que Confucio, Platón y Camus criticaban, respectivamente, como lenguaje inadecuado, un fraude de las palabras, mal nombrar un objeto.
La propaganda ha sido tan intensa durante tres generaciones que se ha vuelto difícil abandonar los términos tradicionales.
En la película Los perdedores, citada anteriormente, testigos marroquíes se quejan de haber servido en España como carne de cañón en contra de la República, y luego de haber sido abandonados por el poder franquista; algunos de ellos salieron de Marruecos en 1936 en aviones o buques alemanes o italianos; sin embargo, usan las denominaciones “guerra civil” y “nacionales” sin la más mínima restricción.
El investigador español Ángel Viñas, del cual apreciamos mucho las obras[82], organizó en 2009, 2010 y 2011, bajo los auspicios de la Universidad Complutense de Madrid, cursos de verano cuyo tema era: “Los mitos del franquismo y de la guerra civil”. En 2011, uno de nosotros dialogó públicamente con él, en el marco del foro internet Lista GCE[83], observando que uno de los mitos, principales y duraderos, heredados del “franquismo”, quizás el más difundido, es… ¡la denominación “guerra civil”!
En el año que siguió a esta discusión pública[84], Ángel Viñas coordinó la realización de En el combate por la Historia, libro[85]que fue ampliamente presentado como un “contradiccionario”[86]en relación al Diccionario Biográfico Español publicado a partir de 2009 por la Real Academia de la Historia[87].Para justificar y acreditar esta réplica, Ángel Viñas declaró:“Creemos que el Diccionario de la Academia presenta una visión deformada del pasado que hay que rectificar” y: “Los que escriben aquí son los mayores expertos en su tema, o como mínimo gente muy avanzada y al tanto de las últimas investigaciones”[88]. Sin embargo, el subtítulo: “La República, la Guerra Civil, el franquismo”, nos parece mostrar un inoportuno apego por el epíteto “civil”. Pues, por supresión de este epíteto (que nos parece ser un resto de una “visión deformada del pasado que hay que rectificar”), el subtítulo no hubiese perdido absolutamente nada en precisión pero habría ganado encuanto a la objetividad y a la utilidad social posterior.
Mediante el mismo sitio de debate Lista GCE, habíamos previamente (2010) iniciado un diálogo[89] con Vicenç Navarro, otro activo universitario español, implicado en el movimiento de “recuperación de la Memoria”. Aunque apreciando la pertinencia de muchos de sus análisis históricos, hemos observado que le ocurría sacrificar al uso de: “Guerra Civil Española”. Sin embargo, en 2012, escribió[90]: “para millones de españoles –que perdieron la mal llamada Guerra Civil (que fue un golpe militar fascista frente a un sistema democrático) y sus sucesores… aquel himno fue el himno de los golpistas, y la bandera borbónica (con cambios mínimos) fue la que los golpistas enarbolaron en su victoria en aquella rebelión antidemocrática (que no hubiera ocurrido sin la ayuda militar de Hitler y Mussolini).”. Esas palabras (“mal llamada Guerra Civil”, insistencia en el papel de“la ayuda militar de Hitler y Mussolini”)confirman el interés de nuevas miradas.

Hablar justo: una necesidad para avanzar
En Historia, al igual que en otras disciplinas, conviene trabajar, individual y colectivamente, para expresar mejor lo que es esencial. En particular, en las escuelas, para la juventud, para mucha gente, la Historia debe ser formulada, presentada y transmitida en pocas palabras… En pocas palabras, pero las más reflexionadas, las más apropiadas en relación al estado corriente del conocimiento social. Nombrar correctamente la guerra de España de 1936-1939 y las fuerzas involucradas, comprender la relevancia de estas denominaciones, por lo tanto estimular el pensamiento crítico constructivo, debe favorecer progresos en importantes tareas históricas. Mencionaremos cuatro:
  • En gran parte, el análisis de lo que fue llamado la política de No Intervención en España queda por completar; es necesario examinar aún más las funciones de los gobiernos y otras fuerzas en presencia y evaluar mejor el impacto sobre la conducta de la guerra de 1936-39;
  • Asimismo, debe ser estudiado lo que podría denominarse la política de No Asistencia reservada por la Tercera República francesa en 1939-40a los republicanos españoles, no sólo las centenas de miles de personas refugiadas[91]sino también las instituciones en el exilio.
  • Merece ser considerado también lo que podría denominarse laSegunda No Intervención en España, esta política internacional que tuvieron que soportar los republicanos españoles[92], a pesar de sus sacrificios por la llamada “liberación de Europa”[93].
  • Por fin cabe responder a la pregunta: ¿cuándo comenzó la Segunda Guerra Mundial? Se admite, gradualmente, que la guerra de 1936-1945 en España no fue sólo un “ejercicio preliminar” o un “entrenamiento” (para ejércitos… extranjeros), sino el primer acto del conflicto “mundial”[94]. Esto ya lo comentó enfáticamente José Giral, presidente del gobierno republicano en el exilio, en abril de 1946: “podemos decir nosotros primer acto de una guerra internacional de esta tremenda guerra que acaba de terminarse […]nosotros decimos, con mucha frecuencia y con una exactitud absoluta, que la guerra mundial comenzó en España…”[95].
Sin duda, conocer mejor el fondo de la realidad pasada ayudará a mejorar las formas de contar la Historia y viceversa, promoviendo debates pluralistas y evaluaciones rigurosas.


Agradecimientos fraternales:
a José González y Ramón San Geroteo por su constante ayuda,
a Jean-Pierre Darmendrail y Carmen Negrín por sus pertinentes observaciones.

Notas
[*] CIIMER: Centre d’Investigation et d’Interprétation de la Mémoire de l’Espagne Républicaine, 290 chemin de la Gare (Borredon), 82270 Montalzat, Francia.Contactos: charles.farreny@wanadoo.fr,farreny.henri@free.fr.
[1] “tropas Nacionales”escribió “EL GENERALÍSIMO” hace 75 años (Imagen 1).
[2]Reflexionesprevias en FARRENY DEL BOSQUE, Charles et Henri: Guerre d’Espagne de 1936-1939: parlons juste, Cahiers Espagne au cœur, n° 7, 2012.
[3] Sin duda en el contexto de una dictadura, cuyos efectos, restrictivos de libertad, han durado mucho.
[4] En el País Vasco, varios partidos republicanos encarnaban diferentes formas de nacionalismo; especialmente: el Partido Nacionalista Vasco. Asimismo en Cataluña.Se han establecido gobiernos regionales autónomos bajo la República en Cataluña, en 1932, y en el País Vasco, en 1936, siendo ya iniciada la guerra.
[5]REAL ACADEMIA ESPAÑOLA: Diccionario de la lengua española, Madrid, Espasa, 22a edición, 2001. Recuperado de internet (http://lema.rae.es/drae/).
[6]DEFINICIÓN ABC: guerra civil,http://www.definicionabc.com/historia/.
[7] ACADÉMIE FRANÇAISE: Dictionnaire de l’Académie Française, Version informatisée, 8e édition, http://atilf.atilf.fr/academie.htm.
[8] Guerra entre los ciudadanos de un mismo estado.
[9]OXFORDDICTIONARIES: civil war,http://www.oxforddictionaries.com/.
[10] Guerra entre ciudadanos del mismo país.
[11]HERMET, Guy: La guerre d’Espagne. Éditions du Seuil, La Flèche, 1989, p. 105. Guy Hermet se apoya en el estudio de un antiguo combatiente franquista: SALAS LARRAZABAL, Ramón: Los datos exactos de la guerra civil, Fundación Luis Vives, Edica, Madrid, 1980.
[12] Esencialmente las Fuerzas Regulares Indígenas El Tercio (conocido luego como La Legión).
[13]THOMAS, Hugh: La guerred’Espagne, Robert Laffont, Paris, 1985, p. 287.
[14]BEEVOR, Antony: La guerred’Espagne (original: ThebattleforSpain, 2006), Calmann-Lévy, Paris, 2006, pp. 306-308.
[15] DEIBACK, Driss: Los perdedores (Theforgotten), Alemania y España, 2006. Presentación sintética de esta película en el sitio:http://www.theforgotten-movie.com
[16] Militares facciosos, milicias falangistas y carlistas, luego reforzados por reclutamiento en los territorios controlados.
[17] Cuya mayor parte no puede ser asimilada a “nacionales” (súbditos) españoles.
[18]Formada oficialmente en Sevilla el 6 de noviembre de 1936.
[19] El bombardeo de civiles que huían por la carretera de Málaga a Almería, el 8 de febrero de 1937, y el bombardeo de la ciudad de Jaén el primer de abril de 1937, causaron grandes bajas.
[20] El bombardeo de Albacete, ampliamente desconocido, ejecutado el 19 de febrero de 1937 por la LégionCondor (más de 80 muertos) ha sido documentado por el director del Instituto de Estudios Albacetenses, SELVA INIESTA, Antonio: La Legión Cóndor bombardeó Albacete (2011),http://albacete-fotos.blogspot.fr/2011/04/la-legion-condor-bombardeo-albacete.html.
[21]En consecuencia, el gobierno vasco inició la evacuación de miles de niños hacia Francia y Gran Bretaña.
[22]HERMET, Guy: La guerre d’Espagne…, pp. 214-215.
[23] Nótese: la Legión Cóndor no era sólo una fuerza aérea, disponía de artillería y tanques.
[24] Ver, por ejemplo, THOMAS,  Hugh: La guerred’Espagne…, p. 751.
[25] Ver, por ejemplo, Ibid. p. 752.
[26]NENNI, Pietro: España (original: Spagna, 1976), Plaza & Janes, Barcelona, 1977, p. 72.
[27]HERMET, Guy: La guerre d’Espagne…, p. 258.
[28]El general Queipo de Llano.
[29]BENNASSAR, Bartolomé: La Guerre d’Espagne – et ses lendemains, Perrin, Paris, 2004, p. 214.
[30]CTV: CorpoTruppeVolontarie (Cuerpo de Tropas Voluntarias).
[31]Bajo la dictadura de Salazar desde 1932.
[32]HODGSON, Robert: Spain resurgent, Hutchinson & Co, London, 1953.
[33]HERMET, Guy: La guerre d’Espagne…, p. 219.
[34] Ver, por ejemplo, THOMAS,  Hugh: La guerred’Espagne…, p. 753. Pietro Nenni subraya que varios barcos soviéticos de abastecimiento fueron hundidos en el Mediterráneo por las flotas italiana o alemana, (NENNI, Pietro: España…, p. 69). Estos hechos confirman el carácter internacional de la guerra.
[35] Número comúnmente aceptado por lo que se refiere a efectivos destinados a llevar armas. Ver DELPERRIE DE BAYAC, Jacques: Les Brigades internationales, Fayard, Paris, 1968, p. 386.
[36]Según Pierre Vilar (VILAR, Pierre: La guerre d’Espagne (1936-1939), Que sais-je, PUF, 1997, Paris, p. 120 – 1e édition: 1986): “setentanacionalidadesfueronrepresentadas”.
[37]VILAR, Pierre: La guerre d’Espagne…, p. 53.
[38]BENNASSAR, Bartolomé: La Guerre d’Espagne…, p. 258.
[39] CONGRESO POSGUERRAS. 75 ANIVERSARIO DE LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA. Agradecemos a los organizadores por facilitar investigaciones en este tema.
[40] Véase: ÁLVAREZ OSÉS, José Antonio, et al: La guerra que aprendieron los españoles – República y guerra civil en los textos de bachillerato (1938-1983), Madrid, Los libros de la catarata, 2000, p. 196-197.
[41]  Acerca de las distintas variedades de fascismos ver: WEBER, Eugène: Varieties of Fascisms, Princeton, 1964; MILZA, Pierre: Les Fascismes, Imprimerienationale, Paris, 1985; PAYNE, Stanley G.: Franco y José Antonio – El extraño caso del fascismo español, Planeta, Barcelona, 1997. Acerca del fascismo español, ver también NAVARRO, Vicenç: “¿Franquismo o fascismo?”, Diario PÚBLICO (7 de julio de 2011),www.vnavarro.org/?p=5912 y NAVARRO, Vicenç: “¿Franquismo o fascismo?”, Diario PÚBLICO (9 de julio de 2013), www.vnavarro.org/?p=9241. En 1946, evocando explícitamente los rasgos fascistas del régimen de Franco, las Naciones Unidas recomendaron no tener relaciones con él.
[42] La Tercera República francesa (gobierno Daladier) llegó a reconocer el “gobierno de Burgos” más de un mes (27 de febrero de 1939) antes de su victoria efectiva.
[43] Fue pronunciado en el ayuntamiento de Barcelona, delante del presidente del gobierno, Juan Negrín, y el presidente de las Cortes, Diego Martínez Barrio. Sónido, AZAÑA, Manuel: Discurso en Valencia el 18 de julio de 1938, Recuperado de internet: http://www.youtube.com/watch?v=5eYT_CTG2bI. Texto, AZAÑA, Manuel: Discurso del Presidente de la República, La Vanguardia, 19 de julio de 1938. Recuperado de internet:http://hemeroteca.lavanguardia.com/preview/1938/07/19/pagina-1/33128221/pdf.html o AZAÑA, Manuel: Discurso del Presidente de la República, El Socialista, 19 de julio de 1936. Recuperado de internet:
La versión publicada por El Socialista termina por: “piedad y perdón” (sin “paz”).
[44]En una precedente cita, el vicepresidente de la Fundación Francisco Franco, Felix Morales, decía igual.
[45] Otros carteles significativos pueden ser consultados mediante: http://pares.mcu.es/cartelesGC/.
[46]Estasdeclaracionesfueronpublicadas en: Rapports du XXXVIe Congrès National du Parti Socialiste(27-30 mai 1939 – Nantes), Paris, Librairie Populaire, 1939, pp. 90-91 (http://gallica.bnf.fr/ark:/12148/bpt6k818393).
[47] Ibidem. Rapports du XXXVIe Congrès…, p. 170.
[48] Ibidem. Rapports du XXXVIe Congrès…, p. 38-39.
[49] Acentuadas con el desarrollo de la “Guerra Fría”.
[50]De 1944 a 1972; presidente en 1947 del gobierno republicano en el exilio.
[51]Compte-rendu du37e Congrès national de la SFIO, 11-15 août 1945, p. 164:
[52] Folleto: 14 abril 1946, 40 páginas, Imprimerie SPI, Paris, 1946.
[53] Folleto ya mencionado: 14 abril 1946… pp. 12-13.
[54] En diciembre de 1945, en San Francisco (Estados Unidos).
[55]Fue en particular Ministro de Asuntos Exteriores.
[56]ÁLVAREZ DEL VAYO, Julio:Les batailles de la liberté, cahiers libres n° 50-51, François Maspero, Paris, 1963.
[57] Famoso por su papel en la formación de la Escuadrilla España (verano 1936). Falleció en 1976.
[58]SORIA, Georges: Guerre et Révolution en Espagne, 1936-1939, 5 vol., Livre Club Diderot, Milan, 1975.
[59] Alistado en las Brigadas Internacionales mientras era líder en el exilio del Partido socialista italiano.
[60] Joven albañil italiano, deja Toulouse en el otoño de 1936 para alistarse en las Brigadas Internacionales con las cuales lucha durante dos años. Resistente en Francia y luego partigiano en Italia. Fue presidente de la Amicale des Garibaldiens en el suroeste de Francia. Falleció en 2009, en Toulouse donde una plaza lleva su nombre.
[61]VicenzoTonelli, 28 de enero de 1999, declaración recogida por Charles y Henri FARRENY en Saint-Orens (Haute-Garonne) durante un acto público con otros veteranos de España y de la Resistencia: Stéphane Barsony, Enric Farreny, Rafael Gandía, Jesús García, José Ramos.
[62] Alistado en las Brigadas Internacionales mientras era un dirigente del Partido comunista checoslovaco. Resistente en Francia. Falleció en 1986.
[63]LONDON, Artur: Espagne…, Tribord, Bruxelles, 2003, p. 139.
[64] Esposa de Artur London, que conoció en España, en los servicios centrales de las Brigadas Internacionales.Resistente en Francia. Falleció en 2012.
[65]Lise London, 8 de octubre de 2006, entrevista recogida en France 2 (Journaltélévisé, 20 h), acerca del 70 aniversario de la formación de lasBrigadas Internacionales. Recuperado de internet: http://www.dailymotion.com/video/xh8iq_guerre-d-espagne_news.
[66] El gobierno de Vichy persecutó a decenas de miles de resistentes y judíos; el general de Gaulle fue condenado a muerte; la Milicia dePétain contó 30 000 miembros. Henri Amouroux tituló el sexto volumen de una serie dedicada a los franceses bajo la Ocupación: L’impitoyableguerrecivile(AMOUROUX, Henri: La grande histoire des Françaissousl’occupation, 8 volúmenes, Robert Laffont, Paris, 1983).
[67] Famoso en particular por su primer libro, SOUTHWORTH, Herbert Rutledge: El mito de la cruzada de Franco, Ruedo ibérico, Paris, 1963 (publicado en España mucho más tarde: Editorial DeBolsillo, 2008).
[68]SOUTHWORTH, Herbert Rutledge: “Desde el rencor”, El País, primero de julio de 1986.
[69] Hemos presentado apreciaciones similares en FARRENY DEL BOSQUE, Charles et Henri: Guerred’Espagne de 1936-1939… p. 1. Según Confucio: “Si el lenguaje es inadecuado, no se pueden lograr las cosas.”. Según Platón: “La perversión de la ciudad comienza con el fraude de las palabras.”. Según Albert Camus (premio Nobel de Literatura 1957): “¡Mal nombrar un objeto, es añadir a la desgracia de este mundo!”.
[70]AGUILAR, Miguel Ángel: “Los nacionales”, El País, 2 de febrero de 1999.
[71]JACKSON, Gabriel: Histoire de la guerre civile d’Espagne, Ruedoibérico, Paris, 1974, p. 47.
[72] Esta formulación es un oxímoron: combina dos expresiones de sentido opuesto; tales figuras pueden tener un interés literario o poético pero no convienen en una perspectiva didáctica, porque son fuentes de confusión. Historia no es Literatura o Poesía. Como lo demuestran las definiciones de “guerra civil” presentadas anteriormente (notas 5 a 8), académicamente admitidas en español, francés e inglés, la expresión “guerra civil” se opone en absoluto al epíteto “internacional”. Igualmente “guerra civil” se opone a “europea”; por tanto, la expresión “Guerra Civil Europea” empleada por ciertos autores (por ejemplo, PRESTON, Paul: TheRepublicBesieged: Civil War in Spain 1936-1939, Edinburgh UniversityPress, Edinburgh, 1996, p. viii) para cualificar el período 1914-1945, es defectuosa: desestima la expresión “guerra civil” e introduce confusión. ¿Por qué obstinarse a introducir “civil”? ¿No sería suficiente: “Guerra Europea”? ¿No sería suficiente: TheRepublicBesieged: War in Spain 1936-1939?
[73]DEMELAS-BOHY, Marie-Danielle: La notion de guerrecivile en question, CLIO, 5, 1997. Recuperado de internet (http://clio.revues.org). Aunque familiarizada con el universo hispano, la autora no ha considerado el ejemplo de la Guerra de España de 1936-39, salvo en una muy breve mención.
[74]GODICHEAU, François: Les mots de la Guerre d’Espagne, Presses universitaires du Mirail, Toulouse, 2003, p. 87.
[75] Indica también, con relevancia: “Es a menudo incorrectamente traducido o transformado en “nacionalistas”, resultando en una confusión perjudicial con los nacionalistas catalanes y vascos, mientras que la palabra reflejaba principalmente la imagen de propaganda de una nación unánime”.
[76]Este estratagema fue utilizado en los años que siguieron el “golpe de Tejero” (1981) para frenar los cambios, mientras que en 1981 ningún país extranjero hubiese apoyado militarmente los golpistas, a diferencia de 1936.
[77]GONZÁLEZ RUIZ, José María: “Bodas de oro de una guerra incivil”, El País, 7 de mayo de 1986.
[78]SAAVEDRA,Antón: El Blog de Antón Saavedra (25 de julio de 2011), http://antonsaavedra.wordpress.com/2011/07/.
[79]DÍEZ, Anabel: “Guerra dice que Aznar no era demócrata en 1979”, El País, 18 de mayo de 1995.
[80]GONZÁLEZ BEDOYA, Juan: “La memoria de los “otros””, El País, 25 de octubre de 2007.
[81]Guerra de 1936-1939 es suficiente si se utiliza en contexto español.
[82]VIÑAS, Ángel: El escudo de la República. El oro de España, la apuesta soviética y los hechos de Mayo, Crítica, 2007. VIÑAS, Ángel: El honor de la República. Entre el acoso fascista, la hostilidad británica y la política de Stalin, Crítica, 2008. VIÑAS, Ángel y HERNÁNDEZ SÁNCHEZ, Fernando: El desplome de la República, Crítica, 2009.
[83]ListaGCE: Lista Guerra Civil Española.
[84] FARRENY DEL BOSQUE, Charles et Henri: Guerre d’Espagne de 1936-1939… p. 15-19.
[85]VIÑAS, Ángel (ed.): En el combate por la Historia. La República, la Guerra Civil, el franquismo, Ediciones Pasado y presente, Barcelona, 2012.
[86] PRATS, Joaquín: El contradiccionario, Escuela, Núm. 3944 (747), 10 de mayo de 1912. Recuperado de internet:http://www.ub.edu/histodidactica/images/documentos/pdf/contradiccionario.pdf.
[87] Cincuenta volúmenes han sido publicados, REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA: Diccionario Biográfico Español, 50 vol., ISBN de la obra completa: 978-84-96849-56-3, 2009-2013.
[88] MARCOS Jesús Miguel: “Ahora sí: Franco fue un dictador”, Público (23 de febrero de 2012), http://www.publico.es/culturas/423548/ahora-si-franco-fue-un-dictador.
[89] FARRENY DEL BOSQUE, Charles et Henri: Guerre d’Espagne de 1936-1939… p. 12-14.
[90] NAVARRO, Vicenç: “¿Cuáles son la bandera y el himno españoles?”, Público (19 de agosto de 2012),http://www.elplural.com/2012/08/19/%C2%BFcuales-son-la-bandera-y-el-himno-espanoles/.
[91] Ver porejemplo: FARRENY DEL BOSQUE, Charles et Henri: Du traitement arbitraire des réfugiés espagnols par les autorités françaises, Cahiers Espagne au cœur, n° 2, 2011 y FARRENY DEL BOSQUE, Charles et Henri: “Rapatriements collectifs forcés vers l’Espagne franquiste en 1939-1940 – premières observations”, en CAMIADE Martine y FONT Jordi, dir., Déplacements forcés et exils en Europe au XXe siècle, Éditions Talaia, Perpignan, 2012, pp. 95-111. En español, FARRENY DEL BOSQUE, Charles et Henri: “Repatriaciones colectivas forzosas hacia la España franquista en 1939-1940 – Primeras observaciones”, en RODRÍGUEZ Pablo, ed., La represión franquista en Levante, Eneida, Madrid, 2012, pp. 303-326.
[92]En pocos años, los republicanos españoles, sus instituciones y organizaciones en el exilio, fueron abandonados a su suerte por los mismos estados que habían impuesto la “No Intervención” de 1936. En 1950, Francia disolvió asociaciones de republicanos españoles, y deportó parte de sus dirigentes fuera del territorio metropolitano.
[93] De esta liberación “de Europa”, España fue excluida.
[94] Hemos mencionado varias opiniones en este sentido. En un curso impartido a finales de julio de 2000, Paul Preston declaró: “Se podría decir que la II Guerra Mundial empieza el 18 de julio de 1936” (ver GÓMEZ, Juan J.: “La II Guerra Mundial empezó en España”,El País, primero de agosto de 2000). Estas palabras marcancierta evolución; sin embargo este tema no es explícitamente discutido en PRESTON Paul: La Guerra Civil Española, DeBolsillo, 2004 (2ª edición) o 2006 (5ª edición), cuyo título original es: A ConciseHistory of theSpanish Civil War, Fontana, London, 1996.
[95] Folleto ya mencionado: 14 abril 1946… p. 12.