dimecres, 4 de novembre de 2015

Presas en blanco y negro.


http://www.abc.es/espana/madrid/abci-presas-blanco-y-negro-201511031654_noticia.html


Exposición fotográfica


Las reclusas reciben la visita de sus hijos por la vestividad de de Nuestra Señora de la Merced en 1910 - ARCHIVO ABC
NACHO SERRANO - abc_madrid Madrid - 03/11/2015 a las 16:54:15h. - Act. a las 02:19:43h.Guardado en: Madrid
Ya no queda ni rastro de ella, pero durante casi cuatro décadas retuvo entre sus paredes de la calle Marqués de Mondéjar a miles y miles de prisioneras. La cárcel de Ventas fue construida en 1933 por orden de la ministra republicana Victoria Kent, con el fin de mejorar las condiciones de hacinamiento que hasta entonces sufrían las mujeres que permanecían detenidas en las llamadas «galeras», o «depósitos» de reclusas.
Pero fue, como todas las prisiones, un lugar donde se sufría, y mucho. Durante la dictadura franquista llegó a acoger a más de 4.000 internos (en los primeros años de posguerra también había hombres) cuando había sido diseñada para unos 450. Entre ellos, Ramiro de Maeztu o las famosas 13 Rosas.
Una de las imágenes de la exposición que se exhibe en el Centro Cultural Quinta del
Una de las imágenes de la exposición que se exhibe en el Centro Cultural Quinta del- BELÉN DÍAZ
El edificio fue demolido en 1967 para construir viviendas, pero su recuerdo está muy vivo en cientos de familias y ahora, casi cincuenta años después de que la última presa saliese de su celda, se inaugura la exposición «Ventas: Historia de una prisión de mujeres (1933-1969)», con la que el distrito de Salamanca arranca un proceso de recuperación de la memoria histórica de estas mujeres.

Monjas carceleras

El centro cultural Fuente del Berro (calle de Enrique de Almonte, 1, en horario de lunes a sábado 9-21.30, domingos 10.30-20.30) acoge hasta el 14 de noviembre esta exposición comisariada por Fernando Hernández Holgado, y compuesta por imágenes que muestran la apariencia exterior del centro, los espacios internos e imágenes de las presas, funcionarias y monjas encargadas de la vigilancia.
Las fotografías proceden del taller del fotógrafo Alfonso Sánchez García, de la colección de Martín Santos Yubero, reportero del diario Ya, y del archivo de la Biblioteca de la Dirección General de Instituciones Penitenciarias.