dimecres, 28 de desembre de 2016

“FRANCO NO MURIO EN LA CAMA NI EN 1975”, DESVELA UN DOCUMENTO SECRETO.



https://cronicasapiedefosa.wordpress.com/noticias-de-cronicas-a-pie-de-fosa/




Bilbao, 28 de diciembre de 2016.
collage-2016-12-28
Un informe confidencial llegado a la redacción de CRONICAS A PIE DE FOSA por un comunicante anónimo, desvela sorprendentemente que el General Francisco Franco no murió agonizante en la cama del hospital en 1975.
Dicho informe revela que todo fue un montaje de varios servicios de inteligencia como la C.I.A, la K.G.B, el Mossad y el Athetic Club de Bilbao, con el beneplácito de la futura monarquía española, para tratar cuanto antes de llegar al trono.
Según desvela el dossier secreto, ya no quedaban dobles de Franco conocidos para colocar de imagen de Jefe del Estado y ello propició el cambio de dictadura a monarquía.
Sin embargo lo que realmente desvela el informe secreto es que el verdadero Franco murió en 1949 en una de sus innumerables visitas por la geografía española. Sucedió el 28 de julio de 1949 en Ponferrada (León), en uno de los que fue el último atentado contra su persona. El Caudillo había visitado la capital berciana para inaugurar una central térmica en Compostilla y varios hombres armados dispararon hasta tres veces al automóvil que le transportaba a San Sebastián. Dicho atentado lo publicó el diario americano “Lat hrola” el 6 de agosto, solo unos días después del mismo.
Sin embargo la maquinaria del régimen, que ya tenía en nómina a un buen número de dobles del general y que ya eran usados de forma continuada en diversos actos, decidió sustituirlo de forma definitiva a causa de su muerte. Para ello siguieron como si nada hubiese ocurrido y el mismo día del atentado con resultado de muerte de Franco, el diario ABC informa sobre la visita a Ponferrada del general como acontecimiento social y político.
En el mismo informe también se relatan los más de una docena de atentados sufridos, comenzando por el primero en 1936 y de los cuales siempre salía ileso, o por arte de mágia divina no se llevaban a cabo de forma satisfactoria. Según el relato, fue en 1939, una vez acabada la guerra, cuando a sus protectores se les ocurrió el alistar y adiestrar a un número indeterminado de dobles para aparecer en actos públicos. En el mismo informe se detalla lo difícil que les resultaba “hacer de él” sin parecer alelados.
Muchos de esos dobles murieron realmente en algunos atentados, pero al día siguiente aparecía el verdadero Franco vivíto y coleando, un poco cansado por haberse pasado toda la jornada escondido pescando o cazando.
Por último, el documento secreto relata que cuando ya tenían pocos dobles, a un lumbrera de la administración del régimen, se le ocurrió la idea de “clonarlo”, pero que tras más de dos docenas de fallos genéticos y taras en los clones, se dieron cuenta que el producto a clonar estaba defectuoso en origen y desecharon la idea.

Firmado, Los Santos Inocentes.