dimecres, 1 de març de 2017

Final de la Columna Villarías: AGOSTO DEL 37.

https://lasmerindadesenlamemoria.wordpress.com/2017/03/01/final-del-frente-en-las-merindades-agosto-del-37/


Columna Villarías 8
Finalizamos con esta entrada el repaso que le hemos querido dar a la Columna Villarías que fue el puntal de la defensa de la Libertad y la democracia en el este de Las Merindades. Nos queda hacer referencia a los ciudadanos que lucharon en el oeste del frente en las Merindades, por la zona de Arija, pero a día de hoy nos falta información. Con vuestra ayuda y la pacienda lo haremos.
Las  dos semanas finales de agosto  se convirtieron en el mayor desastre militar de la República. A raíz de la caída de Vizcaya se sustituye a Francisco Llano de la Encomienda por Mariano Gamir Ulibarri con fecha del 21 de junio dos días después de la caída de Bilbao.
Igualmente en las Merindades, el frente que había durado durante 13 meses, desaparece en cuestión de días.  Santander se convierte en una ratonera donde son miles de presos del ejército repúblicano  al quedar atrapador por tierra y por mar.
Pretendemos recoger las historias de la COLUMNA VILLARIAS, para ello hemos preparado estos apuntes. Vuestros comentarios: merinmemo@gmail.com.  El objetivo de este blog es el recoger la memoria de aquellos y aquellas ciudadanos que sufrieron la represión franquista: ASESINAD@S y REPRESIÓN PUEBLO A PUEBLO
Gamir aprovecha el parón gracias a  la ofensiva de Brunete  para acometer una reorganización del Ejército del Norte: el XIV formado por lo que quedaba del Ejército Vasco, el XV compuesto en su mayoría por tropa cántabra y, en menor medida, los XVI y XVII asturianos. Los 19 reemplazos llamados a filas (desde 1921 a 1939) habían proporcionado una gran masa de inexpertos combatientes, faltos de mandos intermedios.
Con la reestructuración llevada a cabo en el Ejército del Norte el día 6 de agosto de 1937, el XIV Ejército (vasco) lo mandaba el coronel Adolfo Prada Vaquero, compuesto por las divisiones 48, 49,50, 51, la 50 era la que se proyectó como columna de choque vasca con 12 Brigadas formadas por 45 batallones.  Mientras que el coronel José García Vayas  hacía lo propio con el XV (montañés) compuesto por las divisiones 52, 53, 54, y 55, que quiso ser la columna de choque santanderina, reuniendo 16 brigadas con 48 batallones. Unos 44.000 hombres.  Apoyando a estas fuerzas los republicanos contaban con 50 baterías artilleras, 33 cazas y bombarderos y 11 aviones de reconocimiento. De poco le había servido al Ejercito del Norte disponer de dos fábricas de artillería.
La 52 Division del XV cuerpo del ejército era la de Villarías queda así con tres brigadas: Brigada 166 BM (antes n. 1), al mando del Mayor Vicente Gonzalez Martinez. Brigada 167 (n.2). Al mando del Mayor Augusto Fuentes Preciados. Y La  168 BM (3ª) al mando: Mayor Antonio Berna Salido
En agosto se, se suceden las diversas operaciones militares en la zona burgalesa en manos de la República y la región cántabra, con el consiguiente avance de las tropas franquistas.
Finalizada la ofensiva de Brunete, los rebeldes recuperan  para este frente las unidades que había desplazado al centro. A partir del 14 de agosto se inicia la ofensiva franquista sobre Santander. El ataque enemigo se establece por el oeste de las Merindades hacia Reinosa y en la zona del Escudo. Al este  la División 52ª de Villarías no sufrió el ataque, pero al cabo de una semana recibió órdenes de replegarse hacia Cantabria.
santander_04
El primer objetivo de la ofensiva franquista fue Reinosa, cuya importancia radicaba en la factoría de armas, “Constructora Naval” y en el control del núcleo ferroviario de Mataporquera. El Ejército del Norte formaba en el frente sur de Reinosa, a unos 28 kilómetros de esta población, una gran bolsa guarnecida por 20 batallones de “Infantería”, y fortificaciones naturales por la montaña, con cotas de hasta 2.000 metros de altura. Se consiguió la estrangulación de la bolsa de Reinosa, por medio de un doble ataque en sus extremos Nordeste y Noroeste. Desde El Pozazal y El Escudo, paralelamente a su ataque por Reinosa, había iniciado otro ataque también en cuña por el Escudo, hacia Solares. El Escudo fue el punto de mayor resistencia. En la preparación del ataque al puerto del Escudo consumió la Artillería 45.000 proyectiles. En los dos siguientes días de avance consumió, 11.000.
Una vez tomada Reinosa, el siguiente objetivo era Torrelavega, punto estratégico de las comunicaciones con Asturias. Quedaron  encerrados en la bolsa de Reinosa  unos mil quinientos combatientes. La toma de Torrelavega cerró  la salida de las tropas republicanas hacia Asturias. Santander fue un dislate esos días, llenos de cruces entre batallones que proseguían la lucha dirigiéndose a Santander y Asturias, y los nacionalistas yendo hacia el este a rendirse.
santander_03
El 20 de agosto desplazamiento de la resistencia republicana a Puente Viesgo-Torrelavega. Se teme que las tropas de la División 52ª de Villarías en Mena queden copadas por el avance franquista hacia los Tornos. Así que se decide  el  rapidísimo repliegue y el abandono del valle. Lo que se llevó a cabo el 21. Se hizo un repliegue ordenado. La mayor parte cruzó a pie por los montes de Ordunte, por el portillo de las Brenas.  Para caer el barrio Lanzas Agudas de Carranza y subir al tren en Gibaja o Carranza. El batallón 111 abandonó por El Cabrio, pero después  se dirigió a Las Machorras por el portillao de la Sía y a descener al Valle de Soba hasta Ramles y Gibaja. Una semana después de empezada la ofensiva, el 21 de agosto los rebeldes habían desbordado los pasos occidentales.
Al 52 se le ordenó  el domingo 22 que aciduera a defender Torrelavega.
El 25 de agosto el general Gámir dio la orden de retirada a Asturias, que sólo se pudo efectuar por mar o por aire, al estar tomada Torrelavega.  Una parte del 130 llegó a pelear  en Asturias, pero desconocemos dónde, y cómo.
El caos final en el que se sumio el Ejercito de Norte en Santander fue tan grande que es dificil hacer un relato del final. Un final poco claro lleno de claroscuros: La desmoralización por las continúas derrotas, la desmoralización que habla Villarias en una carta a  Zugazagoitia pro que no les tenían en cuenta, la urgencia de salir del embolsamiento, que algunos pocos lo lograron, la rendición del PNV en Santoña que anticipó el final.
Gregorio  Villarías logró escapar al desastre, pasó primero a Francia y posteriormente a México, donde se estableció definitivamente.

BIBLIOGRAFIA
  • República, Guerra Civil y Posguerra en Espinosa de los Monteros, y las Merindades de Montija, Sotoscueva y Valdeporres (1931-1950)” de Fernando Obregón Goyarrola
  • La República sitiada: Trece meses de Guerra Civil en Cantabria Miguel Ángel Solla Gutiérrez
  • Guerra civil en Cantabria y pueblos de Castilla de Jesús Gutiérrez Flores
  • Cuatro derroteros militares de la Guerra Civil en Cantabria de Jesús Gutiérrez Flores
  • Capital de la cruzada. Burgos durante la guerra civil de Luis Castro

 1.-Columna Villarías y División 52

2.- Batallón 124
3.-Batallón 130
  • Introducción
  • Milicianos
4.-Otros