dijous, 25 de desembre de 2014

Los desaparecidos norteamericanos y el caso español


http://www.publicoscopia.com/cultura/memoria-historica/item/2854-los-desaparecidos-norteamericanos-y-el-caso-espa%C3%B1ol.html

La Ofensiva del Tet resultó muy dañina para las fuerzas del EVN y el FNL por las pérdidas sufridas, como en la imagen tomada en mayo de 1968, pero lo fue mucho más para la moral de Estados Unidos.La Ofensiva del Tet resultó muy dañina para las fuerzas del EVN y el FNL por las pérdidas sufridas, como en la imagen tomada en mayo de 1968, pero lo fue mucho más para la moral de Estados Unidos.
Si en un anterior artículo nos hacíamos eco del interés de los británicos por localizar, identificar y exhumar los restos de sus ciudadanos y ciudadanas en todo el mundo, así como de honrarlos, ahora nos acercamos al caso de otro país que hace algo similar, pero aún a mayor escala y presupuesto.
Los norteamericanos cuentan con una Oficina de Prisioneros de Guerra y Personas Desaparecidas dependiente del Departamento de Defensa. Este organismo público contaría con unos seiscientas miembros, especializados en diversos campos científicos y administrativos, encargados, entre otras funciones, de localizar, identificar y exhumar los restos de los soldados norteamericanos en todo el mundo, especialmente donde Estados Unidos ha participado en guerras y operaciones militares.
Creemos que es importante difundir lo que se hace en otros países con sus ciudadanos desaparecidos en un intento de que la derecha y parte de la opinión pública española comiencen a entender que la localización, identificación y exhumación de restos humanos de ciudadanos y ciudadanas de un país no es un invento de la izquierda, ni del expresidente Zapatero, ni tan siquiera de las asociaciones de memoria histórica, sino un deber que asumen los Estados estableciendo organismos públicos, asignando fondos económicos y funcionarios. De ese mismo modo, creemos que el Estado y/o las Comunidades Autónomas deberían asumir estas tareas en nuestro país, asignando recursos humanos y económicos, habida cuenta de la magnitud de la cuestión, y que solamente vislumbramos con los mapas de fosas, una punta del iceberg de lo que, a buen seguro, esconde nuestra geografía. Y no sólo debe la Administración asumir esta responsabilidad por su magnitud en términos cuantitativos, sino por el deber moral que un Estado tiene hacia sus ciudadanos y ciudadanas, víctimas de la violencia, en el presente pero, también en el pasado.
Los interesados en conocer la labor de la oficina norteamericana pueden consultar su página web:http://www.dtic.mil/dpmo/
(La imagen es una foto de Wikimedia Commons en el dominio público).
Eduardo Montagut

LAS ALAS DE MERCURIO
Doctor en Historia y Premio Extraordinario de Carrera (UAM). Profesor de Educación Secundaria. Secretario de Educación y Cultura en la Agrupación Socialista de Chamartín (Madrid).
Twitter: twitter.com/Montagut5