dijous, 25 de desembre de 2014

Una voluntaria localiza a la familia de Antonio Guillén


https://exhumacionvaldenoceda.wordpress.com/2014/12/23/una-voluntaria-localiza-a-la-familia-de-antonio-guillen/


23 de diciembre de 2014.- 
Una ‘Voluntaria Valdenoceda’ ha localizado a la familia de Antonio Guillén Ezquerra, de Alcolea de Cinca (Huesca). Antonio tenía hermanos. Murió en la prisión de Valdenoceda el 26 de mayo de 1939.
Antonio era hijo de Ramón Guillén y de Antonia Ezquerra. Nació y vivía en Alcolea de Cinca, en la provincia de Huesca. Era soltero y no dejó hijos. Pero tenía hermanos. Sus descendientes viven en el pueblo.
Antonio fue hecho preso y, tras su paso por distintas cárceles, recaló en la prisión de Valdenoceda, dentro de la estrategia del régimen de alejar lo más posible a los presos de sus familias.
La cárcel de Valdenoceda abrió en noviembre de 1938. Antes había sido una fábrica de sedas que utilizaba un canal del río Ebro para mover su pesada maquinaria. Con la cárcel abierta, los sótanos del edificio se utilizaban como celdas de castigo, ya que el canal inundaba esa zona y a los carceleros les pareció una zona ideal para castigar a los presos.
Antonio Guillén murió en la prisión de Valdenoceda el 26 de mayo de 1939.
Los primeros muertos de Valdenoceda fueron enterrados en el cementerio viejo, el que está situado justo detrás de la pequeña iglesia parroquial. Allí se enterraron los restos de Féliz Torres Torres en 1936, tras ser asesinado y morir, según el parte de defunción, “como consecuencia del movimiento nacional”. Con la apertura de la cárcel, los primeros muertos eran enterrados también en el cementerio viejo. Pero sólo pudieron ser enterrados allí los 12 primeros, dado el exiguo tamaño del cementerio. Entre estos muertos está Antonio Guillén Ezquerra.
Los restos de Antonio Guillén no podrán ser exhumados nunca. Desconocemos el lugar exacto del pequeño cementerio parroquial en el que están enterradas esas 13 personas (Félix Torres y los 12 primeros presos muertos en la cárcel). No sabemos si han enterrado a otros vecinos de la localidad encima.
Hemos podido constatar en estos años de búsqueda que muchas familias desconocían que su familiar había muerto en Valdenoceda y había sido enterrado allí. En el caso de las familias localizadas de esos 13 primeros muertos, muchas de ellas nos han manifestado su “tranquilidad” al saber, al menos, que su familiar había sido enterrado dentro de un cementerio. Al menos estas familias ya saben dónde pueden velar a su ser querido.
Los nombres de las 13 personas enterradas en el cementerio viejo son:
Félix Torres Torres, alcalde de Hoz. Muerto como consecuencia del movimiento nacional el 20 de septiembre de 1936;
Domingo Calvente Carrasco, a cuya familia todavía buscamos. Era de Benalauria (Málaga).
Esteban Arrojo García, sin familia encontrada aún. Era de Hervás (Cáceres)
Constantino Gutiérrez Angulo, de Angulo de Mena (Burgos). Familia localizada. Su hija vive.
Juan García Sabaté, de Roquetes (Tarragona). Sin familia todavía.
Crescencio Martínez Rodríguez, de Celadilla-Sotobrín (Burgos). Todavía no está localizada la familia.
Domingo José Espeleta Barrincua, de Lemona (Vizcaya). Familia localizada.
Jesús Muñoz Ruiz, de Albacete. Familia sin localizar.
Isidoro Martín Iglesias, de San Martín de Humada (Burgos), que fue a vivir a Barruelo (Palencia), donde quizás dejó familia. Aún no han sido localizados los familiares.
Narciso Martínez Antolín, de Río Cavado de la Sierra (Burgos). Familia localizada.
Antonio Guillén Ezquerra, de Alcolea de Cinca (Huesca). Familia encontrada hoy.
Josep Scheunbrag, de Munich (Alemania). Familia aún no localizada, aunque una voluntaria nos está ayudando con mucha intensidad.
Jesús Rúa Alpérez, de Valmadrid (Zaragoza) y vecino de Terrassa (Barcelona). Familia sin localizar todavía.