dilluns, 31 d’octubre de 2016

Cavernícolas y refugios picassianos.

http://guerraenlauniversidad.blogspot.com.es/2016/10/cavernicolas-y-refugios-picassianos.html?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed:+ArqueologaDeLaGuerraCivilEspaola+(Arqueolog%C3%ADa+de+la+Guerra+Civil+Espa%C3%B1ola)


domingo, 30 de octubre de 2016


Abril de 1937. Posiciones defendidas por el batallón Araba. 
La posición que estamos excavando es la Avanzada (AGMAV, M.24,8).

La detallista y anarquista reportera de guerra Cecilia G. de Gilarte nos aporta una viva imagen del aspecto que mostraban las trincheras del frente vasco en el invierno de 1937. La estabilidad de primera línea acabó por generar todo un espacio doméstico característico, una Gudarilandia de refugios excavados en la roca. Así descríbe las posiciones del Batallón Isaac Puente de la CNT en las faldas del monte Gorbeia (en Lezamiz y Urrutia 2015: 171):

Diez y ocho días llevan los compañeros del Isaac Puente en estas posiciones y cada uno de acuerdo con su carácter se ha construido su habitación con el máximo de comodidades posiblesAlgunos han agrupado sus viviendas formando una pequeña comuna. Otros se alejan de los grupos y a medida que avanzamos hacia las posiciones, nos encontramos con algunos compañeros que salen de sus “casas”, hundidas en la tierra. Nos miran con curiosidad hasta reconocernos y nos saludan alegremente. Me parecen pacíficos moradores de la caverna prehistórica y a darles este aspecto contribuye grandemente la barba de dos semanas y, en algunos casos, las pieles de oveja con que combaten el frío.

En su visita al frente cántabro en el puerto de Los Tornos, Cecilia continúa con su querencia etnográfica y hace hincapié en la calidad de los refugios improvisados por el también cenetista Batallón Libertad: (en Lezamiz y Urrutia 2015: 199-200):

Nos asombra la posición, por la fortaleza de su alambrado y la maestría de sus refugios, pequeñas casas de ladrillos que la convierten casi en un alegre pueblecito, del que se divisa una extensión grandísima.

Suelo de ocupación del nido y del tramo de trinchera excavado 
por nosotros a día de hoy en La Avanzadilla.

En el caso del monte de San Pedro no se ven ladrillos en superficie. Sí identificamos en planta cortes que se tienen que corresponder con refugios, como los que se ubican entre la trinchera de la Avanzadilla que estamos excavando y el precipicio que cae hacia tierras de Lezama. En su magistral crónica sobre el Batallón Bakunin en estas tierras que pisamos, Cecilia nos habla de tiendas de campaña que se lleva el viento, y de cabañas construidas incluso con sacos terreros:

Más adelante, comienzan a oírse los tiros y entre las verrugas gigantes del monte, destacan su blancura las tiendas de campaña […] Vamos en busca de Olmos, el comandante del Bakunin, alma y orgullo del batallón, al decir de sus muchachos. Nos sorprende encontrar desierta la hondonada donde él tenía emplazada su tienda de campaña. Más arriba lo encontramos trabajando afanoso en la construcción de su nueva vivienda, hecha de sacos terreros.
-¿Vas a construir un rascacielos?- le decimos.
-No sé si saldrá. Es un nuevo estilo que quizá haga más furor que los cuadros de Picasso.
-¿Qué hiciste de la otra?- le pregunto.
-Se la llevó un buen día el viento. Desde entonces vagabundeo de una a otra tienda, acogiéndome a la hospitalidad de mis compañeros.

Estamos ante un campamento habitado durante escasos meses que deja una impronta efímera en la tierra, pero permanente en la roca. Los gudaris y milicianos son cazadores-recolectores seminómadas (cavernícolas que cambian de ubicación con los relevos) que se mueven por el collado y las lomas del monte San Pedro, que habitan, armados, eso sí, de materiales modernos como piquetas, paravientos, lonas y en el mejor de los casos tiendas de campaña.

Suelo de ocupación del nido con los materiales en superficie.

El viento gélido y la lluvia acaban con estos fondos de cabaña. Como en un poblado neolítico, las viviendas van cambiando de ubicación en el asentamiento. Unas veces porque el viento huracanado se las lleva. Otras porque la tempestad de la guerra acaba con ellas:

AMURRIO. Ligeros fuegos de artillería por ambas partes. A consecuencia de un disparo de mortero que ha caído sobre uno de nuestros refugios [del monte San Pedro] tenemos que lamentar la muerte de un teniente y dos milicianos, y heridos dos tenientes y cinco milicianos (en Euzkadi Roja, 24 de enero de 1937).

Por mucha literatura y propaganda con que se quiera decorar, fortificar y habitar estas posiciones en invierno fue tremendo. Excavando la trinchera de la Avanzadilla a finales de octubre de 2016 podemos sentir la humedad en los suelos, la arcilla rojiza convertida en cieno con la lluvia. La niebla, el frío, las heladas… Aquéllos que aquí combatieron vivían eso, pero con hambre, con piojos, con diarios duelos artilleros, con balas perdidas, con metralla, con amigos y compañeros que saltaban por los aires.




Lezamiz, J. y Urrutia, A. 2015. Escritos de Cecilia G. de Guilarte. Segunda República y Guerra Civil. Uno Editorial.