dilluns, 30 de gener de 2017

Entrada 16.400: Cospedal suprimió el Premio Abogados de Atocha; su alcalde sigue sus pasos.


http://www.elplural.com/sociedad/2017/01/29/cospedal-suprimio-el-premio-abogados-de-atocha-su-alcalde-sigue-sus-pasos




Imagen de la placa que "hiere sensibilidades".


A pesar del PP, la localidad de Casasimarro homenajeó a las víctimas. Esta es la placa que “hiere sensibilidades"

271
Dom, 29 Ene 2017 
¿Qué hubiese dicho el PP si un alcalde del PSOE se negara a poner una placa en recuerdo de la memoria de Miguel Ángel Blanco para no abrir  heridas? ¿Qué hubieran escrito Antonio Burgos, Inda, Marhuenda y cía. si el alcalde socialista de Sevilla se hubiera negado a honrar la memoria del concejal del PP Jiménez-Becerril asesinado junto a su mujer por ETA en 1998 para no herir sensibilidades? ¿Qué hubiera dicho la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, si estos ficticios casos hubieran sido hoy realidad? Nos lo imaginamos. Lo que es difícil entender es que Cospedal y los dirigentes del PP de Castilla-La Mancha no hayan llamado al orden al alcalde de la localidad conquense de Casasimarro, un tal Juan Sahuquillo, que se negó a que este fin de semana se pusiera en un parque una placa conmemorativa, “para no herir sensibilidades”, dijo, en recuerdo de la Matanza Atocha, de la que  estos días se cumplen 40 años, en la que fueron asesinados cuatro abogados y un sindicalista de CC OO, uno de ellos vecino del pueblo.
“¿Quién se siente herido en sus ideales?”
Este individuo, que se hace llamar alcalde, pero que tiene poco de representante moral de los vecinos de Casasimarro, considera inaceptable que una placa de madera, con la inscripción: “40 Aniversario Abogados de Atocha. Hasta siempre en la libertad por la que disteis la vida”, se coloque en un parque que lleva el nombre de Ángel Rodríguez Leal, natural de esta localidad y víctima a los 26 años del atentado terrorista de extrema derecha que buscaba la inestabilidad política y cargarse de un plumazo la incipiente democracia española. “¿Quién puede sentirse herido en sus ideales?”, se pregunta un vecino en declaraciones a ELPLURAL.COM: “sólo aquellos que militen en la barbarie, en el odio y en el rencor permanente pueden considerar una afrenta la colocación de esta tabla”, añaden, “qué sensibilidades, ni qué ocho cuartos, aquí lo que ocurre es que todavía hay mucho facha”.
A pesar del PP y del alcalde
Sin embargo, la incompresible reacción del alcalde, impropia de un demócrata que dice respetar la libertad individual y de expresión, no fue impedimento para que este fin de semana un nutrido grupo representando a sindicatos, asociaciones y partidos políticos, menos el PP, claro, participara en Casasimarro en un acto de recuerdo de los asesinados en la Matanza de Atocha. El auditorio de la localidad se llenó al completo y numerosas intervenciones glosaron la figura de las víctimas, destacando las palabras del hermano de Ángel Rodríguez. Mensajes que se sumaron a las críticas contra el regidor y el PP, como la de Cristina Almeida, que recordaba a Sahuquillo “que es alcalde de Casasimarro por los muertos que hubo en Atocha”.
La chulería del alcalde del PP
Pero este individuo no se quedó en la esperpéntica prohibición de la colocación de la placa, también se permitió la chulería de hacer provocativas declaraciones, como: “Yo me quedo en mi casa, que es lo que tenían que haber hecho esos, haberse callado”. “Me negué a poner la placa igual que me podría haber negado a que un coche viejo pase por una calle”, según recoge Ahora Casasimarro, que censura la actitud de Sahuquillo, al mismo tiempo que consideran que la “desvergüenza del PP de Casasimarro no tiene límites”, añaden, “no sólo les molesta que se ponga una placa en recuerdo de los abogados asesinados en Atocha, les molesta su memoria y su reconocimiento, y si no, cómo se explica organizar otro acto (una exhibición de kung-fu, con la participación de 175 de niños) a la misma hora en otro sitio”, dicen, para seguidamente sentenciar: ”La explicación es que les incomoda el hecho de que personas de todo el país con una ideología política distinta a la suya se reúnan para homenajear la memoria democrática”.
El silencio de Cospedal y los suyos
Y mientras que la negativa del alcalde a colocar la citada placa deba la vuelta a España y situaba al PP de la localidad como una formación retrógrada, la presidenta del partido en Castilla-La Mancha y secretaria general, María Dolores de Cospedal, guarda sepulcral silencio y evita censurar la actitud de su alcalde, que ni siquiera ha recibido la reprimenda de sus inmediatos superiores, como del ínclito presidente de la Diputación de Cuenca y del partido, Benjamín Prieto. En este sentido, fuentes socialistas aseguran a este periódico que, “tampoco es de extrañar que Prieto no diga nada, pues él mismo ha salido desfilando en la Semana Santa conquense con símbolos fascistas en su capa”, añaden, “y de Cospedal, qué decir, si nada más llegar al Gobierno castellano-manchego lo primero que hizo fue suprimir el premio Abogados de Atocha, con el que nuestra región reconocía a personas, colectivos e instituciones destacadas en la defensa de los derechos humanos y las libertades públicas”. Totalmente cierto. El premio fue instaurado en 2002, coincidiendo con el vigésimo quinto aniversario del asesinato a mano de pistoleros fascistas de los abogados, para diez años después Cospedal suprimirlo de un plumazo en un  intento de “apagar todas las voces discrepantes que ayer, hoy y mañana vamos a seguir defendiendo la libertad de expresarnos, aunque no sea con el pensamiento único que pretenden instaurar”, dijo en 2012 el secretario general de CC OO en Castilla-La Mancha, José Luis Gil.