dimarts, 18 de novembre de 2014

Historias de lucha y exilio desde Francia (III). Evelyn Mesquida, autora de La Nueve: “Hay que hacer frente común por la Memoria para que los republicanos no queden en el olvido”.


http://memoriarepressiofranquista.blogspot.com.es/2014/10/historias-de-lucha-y-exilio-desde_25.html

http://memoriarepressiofranquista.blogspot.com.es/2014/10/historias-de-lucha-y-exilio-desde.html

http://memoriarepressiofranquista.blogspot.com.es/2014/11/historias-de-lucha-y-exilio-desde.html

______________________________

http://www.cronicapopular.es/2014/10/evelyn-mesquida-autora-de-la-nueve-hay-que-hacer-frente-comun-por-la-memoria-para-que-los-republicanos-no-queden-en-el-olvido/



 Enriqueta de la Cruz

Periodista y Escritora
La prensa decía este verano: “Los republicanos españoles recuperan París en 2014”. Fue grandioso. Las banderas tricolor y roji-negras lucían por todas las calles de la capital francesa en el 70 aniversario de la liberación de Francia. En los actos oficiales de la liberación de París, en que participó este 25 de agosto Francois Hollande, el mismo presidente rindió homenaje a los republicanos españoles de La Nueve. Era la primera vez que un presidente de la República en Francia reconocía públicamente así los hechos históricos sobradamente probados pero poco conocidos aún.
Los españoles lucharon contra el fascismo con Francia en todos sus combates y ayudaron a liberarla
Los españoles lucharon contra el fascismo con Francia en todos sus combates y ayudaron a liberarla
Evelyn Mesquida sonreía, feliz en un puesto de primera, junto a un superviviente, Rafael Gómez, en el recinto de los actos oficiales. En buena, buena parte, ella, esta mujer de ojos claros, de mirada limpia, serena, apacible, pero firme, muy firme, era quien lo había conseguido. Este reconocimiento a los hechos históricos. Sí, porque esta alicantina, periodista experimentada (fue corresponsal de la revista Tiempo en París durante un largo periodo) es la autora de La Nueve. Los españoles que liberaron París, un libro imprescindible y vibrante para conocer la verdad. Gracias a ella, como al esfuerzo de otros muchos combatientes supervivientes, exiliados, descendientes del exilio, escritores, historiadores y asociaciones, se va recuperando esta verdad histórica que durante muchos años Francia (De Gaulle necesitaba glorias propias), quiso ignorar.
La Nueve, que liberó París (la Compañía de la División del general Leclerc), estaba integrada por españoles (muchos de ellos anarquistas). Fue Amado Granell, un español, quien primero entró en el Ayuntamiento de la capital; fue él quien dotó a todos los españoles de una bandera republicana para que la llevaran consigo siempre. Fueron los half track de La Nueve los de la hazaña, los que se llamaban: Guadalajara Guernica, Madrid, Brunete, Teruel o Don Quijote…
El libro de Mesquida es impresionante, hay que leerlo; es completo: cuenta las historias de estos héroes; sus comienzos en África, sus luchas e ilusiones y las penalidades que pasaron, siempre con la bandera republicana a cuestas, todos con ella, cosida en sus ropas, ondeando, como el día de la Liberación. Era la que unía a todos, la de estos tres colores. Evelyn lo cuenta, y cómo es la guerra, y el afán no cumplido de estos hombres de liberar España. Habla de los campos inhumanos de concentración donde estuvieron algunos, de las duras batallas, de cómo entraron en el Nido de Águilas, en el bunker de Hitler, de cómo otros, los americanos, se colocaron algunas medallas que eran en realidad medallas y conquistas españolas.
Ella sigue su propia batalla. Creó la Asociación 24 de agosto (24 août 1944) por ser la fecha en que entraron los españoles a liberar Francia, aunque la fecha oficial conmemorada sea la del 25, y procura que la voz de los republicanos llegue a las autoridades francesas como la alcaldesa, Anne Hidalgo, para seguir el camino de la verdad, justicia y reparación necesarias, para que haya más reconocimientos a los que lucharon por liberar Europa, Francia, del fascismo. Recupera memoria.
Nos encontramos cerca de la rue Cadet, cerca de la placa que ella ayudó a colocar en la calle donde vivió Ferrer i Guardia, hablamos en un precioso café, me enseñó el barrio mítico y hubo conexión, magia…
Como cuenta el superviviente Rafael Gómez, todos tenían una cosa en la cabeza, Evelyn, todos pensaban en liberar España. ¿Por qué no se pudo?, ¿qué lo impidió? ¿Tú qué conclusiones sacas al respecto después de la impresionante investigación que has realizado?
Cuando De Gaulle llega a París el 25 de agosto, ya los españoles han llegado el 24 y en el mundo entero se sabe
Por el momento, ningún historiador ha dado una respuesta concreta. No se sabe qué negociaciones se llevaron a cabo para que España fuera abandonada a Franco. Lo que sí parece cierto es que todas las fuerzas en combate contra los nazis aceptaron o consintieron la traición a los combatientes republicanos que  estaban convencidos de ir a combatir de nuevo para liberar  España,  con la ayuda  de todos los aliados. No fue así. De Gaulle se entrevistó con Franco poco antes de su muerte. No sabemos exactamente por qué. Un día sabremos qué negociaciones hubo con Franco durante la Segunda Guerra Mundial, qué impidió que los amigos de Hitler y Mussolini fueran dejados en el poder y el pueblo republicano español en el olvido…
Tu libro, que te ha costado 10 años de investigación, aclara la historia. Cuéntanos qué supone este libro para ti, qué cuentas en él, qué nos dice.
El libro es, sí, contar la liberación de París, pero es, supone, tomar conciencia de que aquellos miles y miles y miles, centenares de miles de republicanos españoles que salieron, no es que se instalaran en Francia, como muchos creían, como muchos siguen creyendo hoy en España: que cruzaron la frontera y se cruzaron de brazos; no; sino que siguieron luchando.
Cientos de miles.
Sí, se considera hoy por los mismos franceses que fueron 517.000. En los archivos de Nantes hay una carta del gobierno franquista de finales de abril de 1939 en la que éste pregunta cuántos españoles han entrado y hay otra carta de respuesta en la que aparece esta cifra: 517.000. Es decir, más de 500.000 personas llegaron a Francia, cruzaron la frontera.
Pero se ignoró su destino real.
Yo misma, hasta mediados de los años 90 (y eso que soy de familia republicana y que he estado siempre sensibilizada por todo esto), ignoraba, qué había sido de esta gente.
Y comienzas a investigar…
Sí, comienzo a trabajar y me doy cuenta a través de los hombres de La Nueve, de todo lo que hicieron los republicanos.
¿Cómo diste con esos hombres?
Alguien me habla de ellos cuando estaba preparando un reportaje sobre los campos de concentración donde estuvieron los republicanos españoles, que yo descubro también aquí que no habían sido recibidos así como podríamos pensar, sino que eran campos donde la humillación había sido una constante. Naturalmente, las dificultades de Francia de recibir tantos en pocos meses existirían, pero una cosa son las dificultades y la ayuda que pudieran dar y otra, las humillaciones y el trato que recibieron los españoles, como si fueran ellos los fascistas, cuando eran los que habían luchado ya contra el fascismo y eran recibidos por una República que, en principio, era amiga de la República española.
Y te vas dando cuenta…
Sí, con estas mujeres y hombres que comienzo a ver llega la conciencia de lo que habían hecho: continuar el combate inmediatamente. Ellos cogen las armas en 1936 y las dejan en 1945, defendiendo las mismas ideas por las que cogieron esas armas y esto es tremendo, cuando tomas conciencia del combate de estos hombres, de lo que ha sido, de los miles y miles que han muerto en todos los combates franceses.
Se les debe mucho.
Desde la Asociación 24 août 1944, se ha logrado que esa fecha en que nuestros republicanos ayudaron a liberar París no quede en el olvido; ya ha entrado en la Historia
Desde la Asociación 24 août 1944, se ha logrado que esa fecha en que nuestros republicanos ayudaron a liberar París no quede en el olvido; ya ha entrado en la Historia
Yo diría, lo he dicho y lo sigo diciendo: en todos los combates donde Francia combatió, en todos los países donde lo hizo, comenzando por Noruega, por África, por los de la Resistencia francesa; en Siria, en Libia, en Egipto, en Túnez contra Rommel mismo (el más famoso mariscal alemán), los españoles estuvieron combatiendo contra el fascismo y contra el nazismo. No creo que algún historiador francés pueda decirme: en este combate francés no ha habido españoles. Ésta es la conciencia que yo tomo y también la de que les debemos muchas cosas a esta gente (como creo que saben muchos y lo defienden).
Y comienzas a escribir sobre La Nueve.
Pensé que había que hacer un trabajo para recoger todo ello, sobre todo cuando te das cuenta de que ellos no existen en ningún sitio, cuando me doy cuenta de que es un hecho histórico, que los primeros que llegan a París son de una Compañía de la Segunda División Blindada que se llama La Nueve, que los franceses llaman así y no solo la llaman así los españoles. Estaba integrada prácticamente por españoles; de 160, 146 eran españoles, con la experiencia de la guerra de España y de todas los otros combates que continúan. Y esta experiencia es la que sirve a los franceses y es la que hace que esta compañía sea una compañía de choque, que sabe combatir como nadie. Los mismos franceses lo dicen: ellos sabían combatir como nosotros no sabíamos.
Dices en tu libro que jamás retrocedían; que se entregaban al combate totalmente porque sabían por qué luchaban y que cuando les razonaban, mucho mejor que cuando pretendían mandarles sin más. Además eran antibelicistas e independientes, como somos muchos españoles, aunque parezca lo contrario. Los nazis los temían.
Sí, y éstos son los que envían y los que llegan y este hecho es histórico, incuestionable, documentado. La primera fotografía que yo me encuentro en unos archivos franceses pone una frase en francés: “Primer vehículo blindado llegado a París” y cuando la miras ves que pone: “Guadalajara”.
El periódico Libération publicó en su día, en portada, la foto del primer soldado “francés”, que entró en París, declarando “Ils sont arrives”. Pero el soldado era español en realidad, era el teniente Amado Granell, “el soldado que liberó París”, como dices bien en tu libro: Cruz de Guerra con palma y cinco menciones, oficial de la Legión de Honor, enterrado en el cementerio de Sueca, debajo de una lápida sufragada por el gobierno francés, según cuentas
Claro, y yo al ver esa primera fotografía de la que te hablo en los archivos digo: “¡Son ellos!” Y me dije: “esto no consta en la historia”. Y eso me lleva a preguntarme: “¿por qué está tan ignorado?
Eso, ¿por qué ha estado tan ignorado?, ¿qué descubres?
Bueno, luego comprendes la historia francesa, vas viendo lo que te han contado: la Resistencia francesa.
Bueno, grupos armados de la resistencia francesa, contribuyeron también desde el interior, claro está. Cuando los españoles llegan al Ayuntamiento, había gente ya de la Resistencia dentro, pero la historia hay que saberla completa. Porque se olvida. Tú publicaste en 2008. Ya Jorge Semprún habló de esto claramente en una película que refiere él precisamente en el prólogo de tu libro, que es la película: Las dos memorias. La historia de La Nueve, él la descubre cuando prepara, en el 72, esta película, pero luego se olvida a estos hombres otra vez. Y tú los has recatado.
En Francia han resistido muchos franceses, pero no solo; no ha resistido Francia y hay otros que no han resistido.
Sí, como dices, durante largos años se ha ocultado este hecho histórico porque otros franceses no resistieron para nada. La versión del general De Gaulle, de una Francia liberada por los franceses, es una “historia oficial” que tenía un objetivo político evidente para la refundación de la república francesa, tras el vergonzoso capítulo de la colaboración y capitulación del Mariscal Pétain.
Tienes que comprender cómo pasó. De Gaulle se marcha a Londres, a combatir…, y es él el que instruye y crea la historia francesa. Cuando la realidad es que cuando él llega a París el 25 de agosto, ya los españoles han llegado el 24 y en el mundo entero se sabe. En Nueva York, y en otros muchos lugares salen cantando a la calle, porque han liberado París y eso significa que acaba la guerra, que Hitler no va a ganar la guerra. Y cuando es verdad que esto ocurre, que tocan las campanas el 24 en París, que se sale a la calle, resulta que ese día se olvida, porque son españoles los que han entrado y al día siguiente entran las tropas de Leclerc, todas, y el general; y el general De Gaulle, en el Ayuntamiento dice aquello de: “París liberado por sí mismo”, liberada por los franceses. Y ya está; la historia se escribe así, había que unir al pueblo francés y yo llego a comprenderlo incluso, esto, en ese momento; pero que 70 años después… Si no hubiéramos hecho esta marcha que hicimos en agosto, hubiera pasado todavía inadvertido; es terrible.
Y creo que trabajas en otro proyecto precisamente sobre la Resistencia, ¿no?
A medida que fui avanzando en la investigación me preguntaba: ¿dónde están los otros republicanos españoles, los que no han ido al Ejército con los franceses? Y me di cuenta que estaban en la Resistencia ¿Y qué pasó con eso? Pues que ellos fueron los primeros en entrar en la Resistencia y dirigían las organizaciones de resistencia por casi toda Francia. Hay una persona en Bretaña que dirigía, solo él, toda una red. Todos aquellos hombres que ya venían de la Guerra de España, siguieron combatiendo, resistiendo, y ¡en qué condiciones terribles! Cuando comienzas a entrar en ello, a oír sus voces, es impresionante. Yo he entrado en más de 50 casas de hijos de esos republicanos para investigar lo de la Resistencia por toda Francia y digo: ¿cómo es posible que los hayan ignorado así? Y estoy en ello, porque tienen que volver a salir, tiene que saberse. Pero este año nos volcamos en el 70 aniversario de la Liberación de París.
Que fue un éxito.
Fue realmente estupendo, estábamos todos allí: anarquistas, comunistas, todos. Hubo más de 20 asociaciones que llegaron de España. Y estuvieron por primera vez los francmasones, del Gran Oriente de Francia, que acogió a muchos republicanos españoles y, como sabes, Azaña y Companys eran francmasones y ellos ayudaron a Azaña y a otros muchos. Enviaron a la marcha de este agosto a una representación y vino el Gran Maestre de París, como el de Lyon y el de Burdeos, el de Toulouse. También en este ámbito se está recuperando memoria y hay como una renovación. Están al corriente para su posible apoyo y participación en el monumento a los republicanos españoles del que te hablaré. Todo el mundo estaba contento, había una fraternidad rara. Y unos y otros han tomado contacto, se ha dado un paso a otras cosas que pueden ser muy positivas. Y es lo que tiene que seguir pasando para ir adelante, todos juntos. El objetivo común debe ser la Memoria y que estos republicanos no queden en el olvido, que se reconozca a todos y de ahí se parte a muchos sitios. Hay que hacer frente común con coraje y nobleza.
Estoy completamente de acuerdo, Evelyn, y estupendo el apoyo francés, porque lo que esos republicanos pretendían y pusieron en práctica en un corto pero fructífero periodo fue la triple divisa francesa: Libertad, Igualdad, Fraternidad. Lo llevaron a la práctica.
Evidentemente.
Es que es esto desde las primeras y anteriores reformas educativas de Ferrer i Guardia; es decir, parte todo de la Ilustración francesa, aparte de las influencias de la Revolución rusa y otras experiencias internaciones; pero somos herederos de esa Francia.
Pensar que en 1898 Ferrer i Guardia creara la Escuela Moderna con enseñanza mixta, es algo… Por ejemplo a Ferrer es a uno de los que habría que sacar del olvido y mostrar. Y Antonio Machado el 14 de abril de 1931 estaba en Soria, en el pueblecito donde era maestro y ¿qué hizo?: salió de su casa cuando le dijeron que había ganado la República y en la Alcaldía, con el alcalde, suben al primer piso, abren las ventanas y ponen La Marsellesa.
Claro. Volviendo a los actos de aniversario: la Asociación 24 août 1944 que creaste recientemente junto a otras personas fue la que organizó paralelamente a los actos conmemorativos de la Liberación previstos por el gobierno francés, esa marcha de homenaje a esos republicanos españoles a que te referías, ¿no?
El objetivo de la Asociación 24 août 1944, que se ha logrado, es que esta fecha no quedara en el olvido y por eso la marcha. El 24 siempre estará ahí. Siempre habrá algo que se haga el 24. Ahora esa fecha ha entrado en la Historia.
Por Justicia, el Gobierno español tendría que reconocer el hecho histórico de que los españoles combatieron e hicieron una labor extraordinaria para defender la democracia y la libertad
Durante los actos de agosto, todos los actos que hubo en general, pasaron cosas realmente importantes. Aparte de la marcha, del recorrido del 24 de agosto de 1944, el recorrido de La Nueve desde la Porte d’Italie hasta el Hotel de Ville; la alcaldesa socialista de la capital, Anne Hidalgo, dijo en homenaje a estos españoles: “Fuisteis abandonados durante 70 años…”. Importante. Y hubo un reconocimiento del presidente Hollande. Muy importante. Hubo presencia de asociaciones que reclaman en España y en Francia la recuperación de la Memoria Histórica, procedentes por ejemplo de Madrid, Valencia y Almería, y de ciudades francesas como Toulouse, Burdeos o Nantes.
Sí y hubo más de 1.500 personas en los actos.
Y se vio otra vez El Guadalajara, expuesto para la ocasión en el parisino Quai Henri IV. Bueno, que no se nos olvide recordar, según lo haces tú en tu libro también, (y mira qué importante son las decisiones que cualquiera de nosotros tomamos en un momento determinado) que fue el comandante Joseph Putz -quien había combatido como brigadista en la Guerra de España- el que autorizó que las tanquetas españolas llevaran el nombre de las grandes batallas de la Guerra y el de don Quijote y el del almirante Buiza y el de Guernica y España cañí.
Sí.
LLEGAR HASTA EL FINAL
Es todo importante, pero hay que hacer más, ¿eh?
Lo que hay que hacer es llegar al final del combate de estos hombres, reajustarlos en la Historia. Por primera vez, el secretario de Estado francés de Antiguos Combatientes y de la Memoria, Kader Arif, ha reconocido en nombre de la República francesa (que es lo importante), la presencia española en todos los combates de la II Guerra Mundial. Esto debería entrar ya en los libros de texto, reincorporar la memoria de toda esta gente en la Historia. Ellos todavía siguieron con las armas en la mano tras liberar París: fueron a Alsacia, fueron hasta el Nido de Águilas de Hitler; siguieron el combate por todos sitios; en la Resistencia aquí, también; siguieron liberando Francia por todos sitios. Siguieron hasta el 8 de mayo de 1945.
Y para esas fechas hay que hacer algo también, ¿qué estáis pensando?
Pues en estos meses que quedan hacer entrar esa memoria en los actos, para que sea justamente reconocida. Lo que se ha pedido y lo que tendría que hacerse, es que todas las asociaciones deberían escribir tanto a la Alcaldía de París (porque las competencias sobre París pertenecen a la Alcaldía), como al Ministerio de la Defensa (porque tiene las competencias sobre Memoria), como al presidente de la República (imprescindible contactar con todos ellos), para decirles que esa Memoria y esos hechos históricos tienen que constar en la Historia. Para esto, para que consten en la historia, ya hay una cosa que se ha hecho y es que Anne Hidalgo ha dicho: Vamos a dedicar un espacio público a La Nueve.
¿Y con el resto de republicano que no estuvieron en La Nueve, qué?
Bueno ahora ha sido eso que te comento lo que se ha hecho (con motivo de los actos de Liberación de París), y lo que queda por hacer es el reconocimiento a toda la presencia republicana que ha combatido en Francia, eso es lo que queda por hacer.
¿Quizá el espacio público que ha ofrecido la señora Hidalgo debía ser para todos los republicanos? Dedicarles a todos una calle, por ejemplo.
Todas las cosas que se pidan son bienvenidas, pero una calle de los republicanos españoles creo que sería poco, que sería mínimo, que no es representativo. Lo que debería de pedirse es un monumento para los republicanos españoles. Hay uno, pero en un cementerio, y pagado por los republicanos españoles. Es Francia quien tiene que hacerlo. El lugar ideal sería la Plaza de La República.
¿Se ha pedido ya?
Los que vivimos la dictadura sabemos apreciar la democracia y en la democracia hay caminos que se deben seguir
Los que vivimos la dictadura sabemos apreciar la democracia y en la democracia hay caminos que se deben seguir
Habría que reunirse pronto para ver las posibilidades. Como te comentaba antes, hemos logrado que el 24 de agosto ya no se olvide; por eso quise crear la Asociación, y ya ha entrado en la Historia esa fecha, pero el reconocimiento de los republicanos españoles va más lejos que esto. Aquí no es la Asociación el 24 quien debería pedirlo solo, sino todas las asociaciones de Francia tendrían que estar ahí, todos los hijos de republicanos, todas las asociaciones de Inglaterra, de todos sitios, deben tomar conciencia de que a esta gente se le debe hacer un monumento en Francia. Aunque hayan combatido por todos sitios, es Francia la que les debe un monumento como homenaje a todos los republicanos españoles que combatieron con los franceses durante la II Guerra Mundial. Eso hay que hacerlo. Eso es lo que se ha dicho al Ministerio de la Defensa; yo misma lo dije a alguien muy representativo del Ministerio.
Y vais adelante…
Se habló de que después del 24 se pondría en marcha esto. Es el momento de que se dirijan todas las asociaciones a las autoridades diciendo: creemos justo que la conmemoración del final de la Guerra Mundial conmemore también la memoria de todos los republicanos españoles… Porque aquí, para evitar referirse a los españoles, se dice que han combatido muchísimas nacionalidades. Totalmente cierto y meritorio, pero de esas más de 30 nacionalidades que han combatido en Francia, todas juntas, no son ni la mitad de los republicanos españoles. Los que han jugado un papel esencial en el combate francés han sido los republicanos españoles y hay que reivindicar esto. Memoria colectiva, sí, todos son iguales en ese combate, pero la presencia de los republicanos españoles fue importantísima.
¿Y crees que el homenaje en forma de monumento debe hacerse en la plaza de La República entonces?
Como símbolo es un lugar importante; puede hacerse en uno de los lados y ya hay escultores que están dispuestos. Tienen que jugar en ello como te digo: Alcaldía, Ministerio de la Defensa y presidente de la República, los servicios del presidente de La República francesa. Los servicios del presidente de la República están de acuerdo. El Ministerio de la Defensa dijo que participaría en un 25%, es decir, que el hecho está ahí, y la Alcaldía es la que debe decir si acepta en esa Plaza, porque podría ser un símbolo muy justo por parte de ellos y, al mismo tiempo, cada vez que uno tiene que reunirse para conmemorar algo, se puede reunir allí; allí podemos estar centenares de personas. Es un lugar céntrico de París y todo el mundo puede llegar fácilmente allí. Creo que es importante.
LA SITUACIÓN EN ESPAÑA
Sé que Anne Hidalgo es muy consciente de todo esto, muy sensible. Sé que, lógicamente, por el puesto que ocupa, como otras autoridades, ha estado recientemente con el rey nuevo. No sé qué le habrá contado Felipe VI. Pero no lo tiene fácil. El día de su proclamación se reprimió y pegó a los republicanos. Yo no sé si son conscientes las autoridades francesas de hasta qué punto hay fascismo en España con poder tal que impide la memoria e impone la Monarquía. A mí me gustaría que supieran las autoridades francesas que lo que hacen es fundamental para nosotros. Igual que los republicanos experimentados en la lucha ayudaron a Francia, no es una locura seguir pidiendo ayuda a los experimentados países libres, porque todos necesitamos ayuda alguna vez. Muchas personas implicadas en una mejor España, con Memoria y con futuro, se lo valoramos, lo que están haciendo. Y me gustaría que todas las autoridades de todas las naciones libres repudiaran públicamente el fascismo que aún impide la memoria en España, lo rechacen y no lo saluden jamás. Y si no hay fascismo en España, si todos son tan demócratas, pues que con ese paso, las autoridades españolas, todas, lo repudien también, se sumen a la denuncia de las naciones libres… No sé si son conscientes las autoridades francesas de qué cosas nos están pasando aún. Para empezar, Monarquía y democracia son cosas que no casan. Forma de gobierno en que el poder supremo corresponde a un hombre no elegido, y predominio del pueblo en el gobierno político, no me parecen muy compatibles.
De lo que creo que son conscientes es de que hay países europeos muy avanzados donde Monarquía y democracia son compatibles. Mira, lo importante es imponer las cosas por Justicia.
Justamente. Quiero que prevalezca la justicia, no la fuerza. Eso es lo que reclamamos millones de españoles. Pero la Monarquía española la impuso Franco. Y eso es un hecho histórico. Siguieron las matanzas y la consolidó el 23-F y se siguen forzando las cosas con miedo y represión.
Pero los que hemos vivido el franquismo directamente sabemos que estamos en otra historia también ahora y que esta historia la tenemos que llevar adelante constantemente, tenemos que ser como faros, vigilantes. Una de las cosas que yo aprecio especialmente de la democracia es que hay caminos y que hay que cogerlos.
Caminos que no se respetan.
Hay que cogerlos y llevarlos a cabo con constancia total. Cuando yo comencé con todo esto parecía imposible que llegara, pero estas personas merecían reconocimiento y lo hice.
Claro, pero mira la querella contra los crímenes del franquismo, que yo sepa, es argentina. Hay una situación anómala y peligrosa en España, se mire como se mire. Hay víctimas que consideran que también se podrían unir a esta querella franceses, descendientes, porque siguen siendo víctimas, hay unos traumas y daños que se hacen aún, y el exilio está excluido del la historia de España, no tiene reconocimiento. Y todas las luchas de que estamos hablando.
Por Justicia, el Gobierno español, que es de derechas, tendría que saber y reconocer que es un hecho histórico que los españoles combatieron en Francia y que hicieron una labor extraordinaria para defender la democracia y la libertad. Tendrían que hacer también ellos un monumento, una plaza, hacer entrar esa memoria de historia pura, demostrable.
Ojalá fuera así, debería hacerlo, pero hay gente que se siente contenta siendo herederos del franquismo, contentos con ser los celosos guardianes de la victoria del fascismo. En España me parece a mí que es imposible hoy por hoy una calle de reconocimiento a los republicanos españoles: ganó el fascismo, no fue liberada. Me temo que esa labor por la democracia y la libertad de la que hablas, precisamente es la que interesa ocultarnos.
Tendríais que pedirlo.
Lo piden las organizaciones internacionales que tienen más fuerza y mira lo que ha pasado con el requerimiento de la ONU, que mucha gente opina que se ha contestado con desprecio y burla al derecho internacional por parte del poder en España. Y hay una burla constante porque dan por hecho que la conciliación supone el olvido, supone aceptar la imposición.
Sabemos perfectamente que un olvido nunca se puede imponer; que la memoria sigue siempre y que se imponen siempre en los hechos.
Claro. Pero no es que no reconozcan el papel que jugamos en Francia, es que no reconocen que hay 30.000 niños robados, casi 200.000 desaparecidos en total (se calcula), no se reconocen los españoles exterminados en los campos nazis, de hecho esos deportados tienen aún la consideración de “no españoles”. Es que no está normalizado.
Pues aquí, todo lo que es injusto hace reaccionar a la gente. Pero hay que demostrarlo, que lo es, y que no sea que existan otros intereses de por medio. Pienso que el pueblo francés es admirable.
MEMORIAS EJEMPLARES
Eso me ha parecido a mí, que son sensibles. Todavía para muchos, para mí, Francia es un referente; tras los Pirineos empieza la libertad.
Estamos trabajando por un monumento en París
Sí, pero hay un camino en democracia, como te decía. Por ejemplo, Azaña, Machado, Semprún, son tres memorias a recuperar plenamente; están enterrados aquí. Semprún, cuando muere pide que le entierren desnudo, envuelto en una bandera republicana y así ha sido enterrado, envuelto en una bandera republicana, como símbolo. La memoria republicana siempre estuvo ahí.
Sí, su libro El largo viaje, ese magnífico testimonio, lo dice mucho. El hombre, todas las burlas que tuvo que soportar cuando Felipe González, el del nuevo PSOE, le hizo ministro.
No comprendieron.
Bueno, es que el socialismo nada tiene que ver con el nuevo partido creado en la Transición, que fue creado precisamente para componendas y para manchar la trayectoria centenaria del de Pablo Iglesias (con sus luces y sombras, pero trayectoria…), para manchar la memoria de esos socialistas grandes y generosos. Esto nunca llegó otra vez, se quedó en el exilio y los que llegaron no pudieron ir contra el gigante que la propia USA había diseñado.
Lamentablemente todos hemos pasado por el franquismo y la plaga del franquismo, incluso en las izquierdas, está de una forma increíble, terrorífica. Y de eso hay que salir. Los que son todavía franquistas (y hay una parte todavía importante en España), no lo comprenden, pero las izquierdas tendrían que quitarse de encima muchas cosas.
Estoy investigando sobre la Resistencia, que también lideraron españoles y esto se ignora
Bueno, han estado co-participando tras el pacto de la Transición y ese “quieto todo el mundo” que era una orden para todos lanzada por TVE el 23-F por el siniestro y patético guardia civil, lanzada para años, como ha contado en alguna ocasión estupendamente Emilio Silva, miembro de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH).
Pero Semprún nunca abandonó su línea y respetar esto también me parece importante. Machado es un símbolo también, y Victoria Kent, sobre la que escribí en mi libro con lágrimas en los ojos. Y mi libro está dedicado a otro personaje que admiro profundamente, que es Albert Camus, que es alguien que tendría que ser muy leído en España y es el hombre que hasta el último momento de su vida ha sido uno de los pocos intelectuales franceses que defendió la República española y a todos los republicanos. La única medalla que aceptó fue la de la República española.
Él nos habla en el libro que se titula así de La España libre. Que ni por asomo es aún como la cuenta; esa España no la tenemos, hay que conquistarla.
Hay que leer ese libro, porque tienen la riqueza, no se pasa impunemente de la lectura de ese libro si se lee hasta el final.
Lo he releído este verano, y me hace estar desolada por lo que pasa y al tiempo, con ganas de seguir esta batalla. También recomiendo el de Elías Reclús, su Viaje por España (un tema muy actual el que toca, mucho). Estuvo en mítines por toda España tras La Gloriosa, cosa que ahora habría que hacer pero parece políticamente incorrecto; nadie lo hace, nos quedamos en los reductos y tertulias hablando para los que piensan igual, nadie habla al pueblo y comparte con el pueblo con claridad ideas más allá del circo mediático, en un cara a cara. Pero vamos, que nos implica la Liberación de España y necesitamos ayuda, que hay muchas luchas internas, que hay represión, que hay miedo… Pero estoy esperanzada, soy optimista, para construir.
Camus era pesimista convencido y al tiempo, optimista por voluntad. Hasta el final de su vida buscaba la solución de las cosas de manera positiva y humana,.
Ser como él se describe en El primer hombre… Pero hay que haber vivido desde abajo.
07_1579178_resistance-siorac-21_1200x800Él habla de la importancia de la experienciaY por eso está tan cerca de los republicanos españoles; él ha vivido lo que ha sido África, la miseria de Cabilia, el colonialismo; es el primero que hace un reconocimiento de esa miseria y la denuncia, porque recorre los pueblos y por eso le es tan fácil reconocer la tristeza y la miseria de los republicanos en Francia, que es terrible. Y los defiende hasta el final. Cuando le dan el premio Nobel, (es el primer dinero que le permite comprarse una casa), una parte lo da a los republicanos españoles.
Pues seguiremos la estela, el ánimo y la lucha, y reclamando ayuda. Esto es un lío internacional, Evelyn, que implica a todos. El delito sigue cometiéndose, porque hay desapariciones forzadas y no veo que nadie con poder dé la orden de acabar con esta situación, de dejar de amparar esto. Tú has hecho tu aportación y sigues luchando en este camino hacia la total democracia, en el que estamos muchos; comprendo lo que dices. Cada cual tiene que poner sobre la mesa la verdad que sabe, y no debe dar miedo oír lo que tenemos que decir todos; la democracia tiene caminos, como indicas, por ejemplo, el camino de la libertad de expresión, y el de llevar en las camisetas, en los bolsos, en tu mano, los colores que sientas democráticos y libres porque lo han sido, la bandera republicana no debería molestar a nadie, ni ser reprimida. Pongamos cada uno la verdad por delante, con hechos contrastados, como tú has puesto la verdad por delante con tu libro. Yo te agradezco, como a todas las asociaciones y particulares que hacen posible cada día la recuperación de nuestra historia, que es nuestro presente. Evelyn, un placer haber compartido contigo café y conversación. Muchas gracias, muchas.

Cap comentari: