dissabte, 17 de desembre de 2016

La polémica obliga a suspender el traslado de la cruz fascista en Callosa de Segura.

http://www.elmundo.es/comunidad-valenciana/alicante/2016/12/16/5853e4ed46163f42058b4587.html


Más de un centenar de vecinos que llevan 48 horas concentrados contra el cambio de emplazamiento
Se ubica en la plaza de España y junto a la iglesia arciprestal de San Martín, y lleva inscritos 81 nombres de vecinos que fallecieron durante la Guerra Civil


El ayuntamiento de Callosa de Segura (Alicante) ha decidido suspender provisionalmente el traslado de 'La Cruz de los Caídos' por la falta de acuerdo con el más de un centenar de vecinos que llevan 48 horas concentrados contra el cambio de emplazamiento.
Este símbolo franquista se ubica en la plaza de España y junto a la iglesia arciprestal de San Martín, y lleva inscritos 81 nombres de vecinos que fallecieron durante la Guerra Civil del bando que ganó el conflicto.
El alcalde, el socialista Fran Maciá, que dirige el ayuntamiento en un tripartito con IU y Somos Callosa, se ha reunido hoy durante dos horas con tres representantes de los vecinos y no ha conseguido consensuar el traslado, aprobado en cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica.

Los concentrados son en su mayor parte mayores de 60 años que tienen algún vínculo familiar con alguno de los 81 nombres inscritos, y rechazan el traslado de la cruz al cementerio (propiedad de la parroquia), con una explicación histórica, o a un centro de interpretación adecuado.
Están agrupados dentro de la Plataforma en Defensa de La Cruz de los Caídos y han impedido el traslado desde que aparecieron los operarios el pasado miércoles. Ese día por la noche hicieron un acto de vigilia y posteriormente han permanecido por turnos junto al monumento de forma ininterrumpida.
Desde el primer momento, el alcalde ha informado de que debido a que se trataba de personas mayores no quería ordenar a las fuerzas de seguridad el desalojo.
Tras el periodo vacacional navideño volverá a reunirse con los delegados de la plataforma para tratar de alcanzar un acuerdo y cumplir la Ley de Memoria Histórica.
La decisión ha sido recibida por los concentrados con aplausos y algunas de las personas, incluso, no han podido evita emocionarse.