dimarts, 10 de juliol de 2018

Encontramos el sótano del asilo

http://guerraenlauniversidad.blogspot.com/2018/07/encontramos-el-sotano-del-asilo.html


domingo, 8 de julio de 2018


 Aquí debajo hay algo y ellos aun no lo saben.

En superficie se veía el arranque de una pared de ladrillo, medio destrozada por las raíces de los pinos. No parecía nada del otro mundo: apenas una hilera de ladrillos macizos en medio de uno de los senderos del parque que hoy se extiende donde estuvo el Asilo de Santa Cristina. La idea de limpiar este muro era simplemente poder incluirlo en el plano general que estamos levantando del pabellón. El interés particular que tenía es que es una de las dos paredes que dividen el edificio en dos, como se puede ver en la imagen inferior.

La A marca el muro que era todavía visible en superficie.





Una vez que decapamos la superficie alrededor de los ladrillos observamos una capa estéril de arena con algún ladrillo machacado. Se trataba del estrato de relleno con el que se selló toda la zona después de arrasar los edificios hasta los cimientos. Ningún hallazgo, excepto trozos de baldosa hidráulica. Distintas, eso sí, de todas las que hemos encontrado hasta ahora. Parece que tienen un diseño más elaborado, en forma de flor de lis. 

  
Como conviene siempre estar seguros, decidimos realizar un pequeño sondeo junto a la pared, por si acaso además de los cimientos, como en todas partes, hubiera algo más. Y esta vez tuvimos suerte: el muro continúa bajando y bajando. Llevamos ya media docena de hiladas. Todo parece indicar que se trata de un sótano del edificio. Posiblemente el único espacio subterráneo original, porque en el resto del pabellón que hemos sondeado el pavimento descansa directamente sobre el terreno.

 El muro del sótano comienza a aflorar en el sondeo.

Por ahora no podemos decir nada más. Tenemos que vaciar toda la arena con la que se colmató la estructura para ver si este espacio se reutilizó durante la guerra y de qué manera. Y si tenemos mucha suerte, nos encontraremos un pequeño basurero de la Guerra Civil, como el del refugio antibombardeo que estamos excavando en el otro extremo del edificio. En unos días os contamos.