dimarts, 26 de febrer de 2013

Eran tres mil y apenas sobreviven unos setenta. Son los “niños de la guerra”, que fueron enviados a Rusia en 1937 con toda su vida en el exilio. En abril, si nadie lo remedia, serán desalojados del Centro Español en Moscú que fundaron como sede.


https://www.facebook.com/photo.php?fbid=10200155052113374&set=o.194251219133&type=1&theater

Eran tres mil y apenas sobreviven unos setenta y tienen más de 80 años. Son los “niños de la guerra”, víctimas inocentes de la conflagración civil española que fueron enviadas a Rusia en 1937 y han desvivido toda su vida en el exilio. En abril, si nadie lo remedia, serán desalojados del Centro Español en Moscú que fundaron como sede cultural y punto de encuentro hace 57 años en el 18/7 de la calle Kuznetski. Con sus exiguas pensiones ya no pueden pagar el alquiler y los gastos del también titulado Centro de Estudio de la Cultura Española, entidad que recibió del Gobierno español la medalla de honor de la emigración en su categoría de oro.

La voz de alerta sobre el desahucio inminente la ha dado Dolores Cabra desde la asociación Archivo Guerra y Exilio (AGE). Ya que no parece posible que la plataforma contra los desahucios pueda saltar las fronteras para evitarlo, “sólo nos queda apelar a la prensa como último recurso”, dice esta veterana activista de la lucha por la recuperación de la Memoria Histórica, un poco cansada de los portazos institucionales y la corriente crisis.