diumenge, 24 de febrer de 2013

Exdirector de La Paz desconoce si se robaron niños aunque ve irregularidades


http://noticias.terra.es/espana/exdirector-de-la-paz-desconoce-si-se-robaron-ninos-aunque-ve-irregularidades,a7f8c35e3ecfc310VgnCLD2000000ec6eb0aRCRD.html


El que era director del Hospital La Paz de Madrid en 1980, Alfonso Cabeza, y el administrador del centro, Jesús R.L., han asegurado hoy que no tuvieron conocimiento de supuestos robos de bebés en la institución, aunque el primero ha reconocido que hubo "irregularidades" en la tramitación de algunos documentos.
Los dos directivos del hospital madrileño han declarado hoy como testigos ante el magistrado del Juzgado de Instrucción número 47 de Madrid, Adolfo Carretero, a raíz de la denuncia presentada por María del Mar Sánchez por la desaparición de un hermano al que dio a luz su madre, Petra Gallardo Solís, el 3 de julio de 1980 en ese centro.
En la puerta de los juzgados de Plaza de Castilla se han concentrado varios miembros de la plataforma SOS Bebés Robados Madrid que han exigido explicaciones al doctor Alfonso Cabeza porque en su opinión "sabe más de lo que cuenta" y tenía que estar al tanto de los supuestos robos de bebés recién nacidos.
Cabeza ha explicado al salir del juzgado que en 1980 "no hubo ninguna denuncia" de pacientes por el delito que se investiga y él no sabía "nada" de este asunto, salvo lo que había visto en prensa, hasta que le llamaron del juzgado el pasado mes de enero para que prestase declaración como testigo.
Ha detallado que fue director general de La Paz entre 1975 y 1981, una época en la que había cuatro directores de área, y se ha mostrado convencido de que el responsable del área de Maternidad, el doctor Usandizaga, "se habría enterado" de esos robos y se lo habría comunicado a él, que hubiera informado oficialmente.
Ha asegurado que no conoce a la ginecóloga Paloma María P.S., imputada en el caso porque fue la que atendió a Petra Gallardo en el parto, ya que en 1980 La Paz había 1.200 médicos y 8.000 trabajadores en total.
"No sé nada, no pienso nada. ¿Que se han robado niños? Pues supuestamente, a lo mejor, porque en este país se roba todo. No me extrañaría, pero no lo sé", ha dicho.
Los miembros de SOS Bebés Robados le han preguntado dónde están los historiales médicos de los bebés que supuestamente murieron y Alfonso Cabeza ha dicho que "el único que guarda es uno que está ahora metido en el lío", sin desvelar quién.
Ha sostenido que ha acudido a más de doscientos juicios por negligencias médicas y "cuando hay algo gordo desaparecen las cosas", a lo que ha añadido: "las cosas desaparecen porque no interesa" que salgan a la luz.
Por su parte, el administrador del hospital La Paz en 1980, Jesús R.L., ha dicho que no sabía "nada" sobre supuestos robos de bebés porque solamente llevaba la parte administrativa, "y no la médica ni la sanitaria".
El abogado de SOS Bebés Robados Madrid, Guillermo Peña, ha explicado que el doctor Cabeza ha aclarado el funcionamiento de La Paz y, al indicarle que supuestamente hay documentos sin firmar y sin número, ha reconocido que se trata de "anormalidades absolutas por parte de la dirección".
La mujer que puso la denuncia que abrió este caso, María del Mar Sánchez, ha criticado que el doctor Cabeza diga por un lado que lo tenía todo controlado cuando era director y por otro que no sabe si hubo robo de bebés.
Ha relatado que, cuando ella tenía siete años, su madre fue a dar a luz a La Paz pero le dijeron que le provocarían el parto al día siguiente, por lo que su padre se fue a su casa.
Poco después a su madre le provocaron el alumbramiento y le dijeron que el bebé había muerto, aunque no se lo mostraron, ya que le dijeron que habían donado el cuerpo a la Universidad, lo que según ha asegurado es falso porque su familia ha constatado que no fue así, y el cuerpo aún no ha aparecido.
En este caso, una mujer llamada María del Carmen B.H. -en cuyo expediente de adopción figura un documento firmado por la religiosa María Gómez Valbuena, sor María- aportó pruebas biológicas privadas justificando ser la hija de Petra Gallardo Solís.
Esta madre, que vive en Madrid, y la joven, que creció en Murcia con su familia de adopción, se sometieron a pruebas de ADN en los bancos genéticos creados por las asociaciones SOS Bebés Robados en sus lugares de residencia, y descubrieron que sus perfiles coinciden en un 99,97 por ciento.
En esta causa ha sido citada y ha prestado declaración como imputada la ginecóloga Paloma María P.S., que atendió a Petra Gallardo Solís en el parto, del que supuestamente nació muerto su hijo.