dilluns, 19 de setembre de 2016

Un panteón acogerá los restos de fusilados exhumados en El Carmen.


http://www.elnortedecastilla.es/valladolid/201609/17/gran-panteon-para-acoger-20160916211533.html?ns_campaign=rrss&ns_mchannel=boton&ns_fee=0&ns_source=fb&ns_linkname=valladolid


La fosa número tres se encuentra ante el monumento de homenaje a las víctimas de la Guerra Civil, que preside el busto de Pablo Iglesias
La fosa número tres se encuentra ante el monumento de homenaje a las víctimas de la Guerra Civil, que preside el busto de Pablo Iglesias / Henar Sastre

  • La Asociación de la Memoria Histórica escaneará el cementerio en busca de nuevos enterramientos y retomará los trabajos en 2017.

Los especialistas de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH)concluyeron ayer la campaña de exhumaciones de las cuatro fosas comunes descubiertas hasta ahora en el cementerio de El Carmen, de las que han rescatado los cuerpos de 185 fusilados al inicio de la Guerra Civil.
Su intención es escanear ahora el camposanto en busca de nuevos enterramiento y retomar los trabajos el año que viene. Pero, ¿qué pasará con los restos de las víctimas? «Tenemos en marcha un proyecto para enterrarlos dentro de un gran panteónque acogería, por un lado, los restos individuales de cada uno en nichos en altura y, por otro, los nombres de los 2.500 vallisoletanos que fueron asesinados en el conjunto de la provincia entre 1936 y 1942», explica el director de los trabajos, Julio del Olmo.
Este proyecto, cuyo coste estimado –entre veinte y treinta mil euros– sería «razonablemente asequible», pretende cerrar así la herida abierta hace ocho decenios, cuando los cuerpos de los represaliados fueron conducidos en camiones y tirados en grandes fosas comunes del camposanto más veterano de la capital. Y allí, bajo dos metros de tierra y cal, han permanecido ocultos a los ojos de sus familiares hasta ahora.
«La idea es visibilizar a las víctimas después de ochenta años abandonadas bajo tierra con enterramientos en superficie en los que puedan leerse los nombres y apellidos de todas ellas», resume el responsable de las exhumaciones y de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica. Los familiares de los represaliados, si los restos de sus allegados llegan a ser identificados –en ello están trabajando en un laboratorio forense de Verín (Orense)–, tendrán la última palabra sobre su destino final.
El panteón, en cualquier caso, deberá construirse sí o sí para cumplir con el objetivo del convenio firmado el 18 de julio entre el Ayuntamiento y la ARMHpara financiar las exhumaciones, que no era otro que «devolver la dignidad a las víctimas», según coincidieron en señalar el alcalde, Óscar Puente, y la concejala de Medio Ambiente, María Sánchez.
El pasado martes, de hecho, se reunió la comisión de seguimiento de los trabajos y allí los asistentes mostraron «su voluntad de sacar adelante esta solución para el enterramiento en un panteón a modo de memorial».
En torno al ‘cuadro 58’
Este monumento funerario se construirá, en principio, en torno al cruce de caminos del ‘cuadro 58’, que se encuentra situado a los pies del actualmonolito en memoria de las víctimas de la Guerra Civil, presidido por un busto de Pablo Iglesias –el fundador del Partido Socialista–, que fue levantado en los años ochenta por el PSOE y UGT.
Allí, a su pies, está la primera fosa común, en torno a la cual han sido localizadas tres más, que los propios familiares de los represaliados han señalado, protegido y adornado con flores desde el final del franquismo.
«Este cruce de caminos tiene un significado especial para las familias, que durante años han honrado la memoria de sus allegados, y creemos que es el mejor lugar posible para construir este homenaje», añade el arqueólogo de la ARMH, quien aclara que «se trata de levantar una edificación sencilla», alejada precisamente de la fastuosidad de los mausoleos de los líderes falangistas Onésimo Redondo y Severiano Martínez Anido, que presiden el corredor en torno al panteón de hombres ilustres de El Carmen a escasos cien metros de las cuatro fosas comunes localizadas.
«Tendremos que buscar vías de financiación con las administraciones –el Ayuntamiento y la Diputación ya han suscrito sendos convenios de colaboración con las exhumaciones– y contar con la autorización del PSOE y UGT para levantar el panteón en este punto, pero la voluntad es buena», concluye Julio del Olmo.