dijous, 27 d’abril de 2017

80 AÑOS DEL BOMBARDEO · No solo de Steer vive Gernika; los otros corresponsales de guerra.

http://mugalari.info/2017/04/27/no-solo-steer-vive-gernika-los-otros-corresponsales-guerra/



Iban Gorriti
El bombardeo de Gernika-Lumo fue epicentro de corresponsales de guerra que no dudaron en acercarse a la villa en llamas para informar sobre el bombardeo que los aliados a los golpistas españoles perpetraron el 26 de abril de 1937 y que acabó con la vida de más 300 personas catalogadas y un pueblo hecho cenizas.
Hasta la localidad asesinada acudieron el sudafricano George L. Steer, el australiano Noel Monks, el ruso Mikhail Koltsov, el polaco Ksawery Pruszynski, el estadounidense Edgard Knoblaugh, el nacido en Birmania Christopher Colmes, el francés Paul Vaillant Coutourier, el británico Christopher Holme o el belga Mathieu Corman.
La cenestista Cecilia Guilarte entre soldados. · PHOTO · Sabino Arana Fundazioa
De ‘casa’, informaron sobre la tragedia Esteban Urkiaga ‘Lauaxeta’, Cecilia G. Guilarte, Ibone de Unda, Alicia López Salas, Aurora Pérez Ricart o Juana Mir, presa en Larrinaga y posteriormente fusilada, o los redactores del diario Eguna.
DEIA210412 : General : 28 : 28-29 Euskadi
Noel Monks dentro de un círculo. · PHOTO · Sabino Arana Fundazioa
Según testimonio propio de Monks, católico de 29 años entonces nacido el Merlbourne fue “el primer corresponsal en llegar a Gernika. Inmediatamente unos soldados que estaban recogiendo cadáveres carbonizados por las llamas me pusieron a trabajar. Algunos de los soldados lloraban como críos. Había llamas, humo y ceniza. Y sonaba un pum pum cuando las casas se derrumbaban dentro del pozo en llamas en que se había convertido Guernica. En la plaza estaban reunidos un centenar de sobrevivientes. Me hice camino hasta llegar a ellos. Estaban lamentándose, llorando y deambulando de un lado para otro. Algunos tenían sus ropas  quemadas. Otros su pelo, sus manos”, mantenía el enviado del Daily Express según recoge un estudio del Doctor en Historia Luis de Guezala.
El sudafricano George Lowther Steer difundió sus informaciones en periódicos como The Times. Es reconocido por su obra sobre Gernika, pero también por otros episodios históricos vividos en Abisinia –Etiopía– o Finlandia. También es del que más se ha escrito e, incluso, tiene una calle a su persona en Bilbao. El libro ‘El árbol de Gernika’ es referencia sobre el raid y la Bizkaia convulsa de la época.
DEIA180311 : General : 32 : 32-33 Euskadi
Steer en Abisinia. · PHOTO · Sabino Arana Fundazioa
Junto a Steer y Monks, otro informador en lengua inglesa fue Christopher Holme, quien trabajaba para la agencia internacional de noticias Reuters. Los tres amplificaron el horror dantesco al mundo, pero en el momento en el que Alemania negó el bombardeo y Franco difundió que los aviones no habían podía volar el día 26 por supuesta niebla, volvieron a la villa para verificar si eran ciertas las palabras de Queipo de Llano que señalaban que “los rojos”.
Los tres verificaron sus notas. “O estábamos locos, los tres o… Refugiados de Guernica estaban entrando a raudales en Bilbao. Les molestamos una y mil veces para que nos contaran sus historias. La misma historia que treinta personas diferentes me habían contado. Pedimos a Mendiguren que reuniera los informes meteorológicos de todos los frentes. Nadie había visto niebla en una semana”, tecleaba Monks.
DEIA180311 : General : 32 : 32-33 Euskadi
Knoblaugh.
Hechos como este llegaron a hacer que por ejemplo Steer llegara a simpatizar con la causa vasca. En el polo opuesto está considerado como un corresponsal que contribuyó a encubrir lo ocurrido en el municipio foral, con un latente apoyo al ejército de Mola.
DEIA180311 : General : 33 : 32-33 Euskadi
Ksawery Pruszynski. · PHOTO · Sabino Arana Fundazioa
En un prisma intermedio se ubica al polaco Ksawery Pruszynski. Curiosamente, llegó al Estado para trabajar desde el bando de los antidemócratas y lo acabó haciendo en el republicano. Pruszynski relata en su libro que Euskadi era diferente a Barcelona o Valencia. Le asombraba la convivencia de ideologías. Le parecía imposible que, como él presenció, se celebrara una misa en el frente republicano. El polaco solicitó interceder ante el lehendakari José Antonio de Aguirre en liberar a dos carlistas que iban a ser ejecutados en Durango.
Corman, como Monks y Holme, envió sus telegramas desde Bilbao. La investigadora Carmen Martín Ceballos agrega al londinense Keith Scott Watson, que cubrió la noticia para el Star y el Daily Herald, ambos periódicos publicados en la capital británica. “Gracias a estos cuatro reporteros -Steer, Monks, Holme y Scott- el mundo pudo saber lo que verdaderamente sucedió en Gernika, ya que ellos llegaron a la villa solo unas horas después del bombardeo y, no solo tomaron nota de lo que estaban viendo, sino que también preguntaron a muchos testigos de la barbarie y, tal como lo percibieron, lo contaron”.
Gracias a todas estas personas, periódicos como Ce Soir y l’Humanité abrieron sus portadas con la noticia de Gernika. El primero tituló ‘Dan les ruines de Guernica’ y el segundo ‘De Guernica, il ne reste que cinq maisons’. Según algunas fuentes, esos diarios son los que leyó el pintor Picasso en París y pudo conllevar que el cuadro que ya estaba pintando sobre los horrores de la guerra encargado por la República pasara a llamarse ‘Guernica’.