dimarts, 25 d’abril de 2017

Gernika, 80 años. Vídeos.



Publicado el 15 nov. 2016
La película documental 'Gernika, el bombardeo' realizaa por Alberto Rojo recoge en 56 minutos, el relato "más riguroso" del ataque aéreo a la villa vizcaína, cuando se celebra el 70 aniversario.
El documental realizado por las productoras IDEM y T&G Films, en coproducción con Euskal Telebista y otros diez canales de televisión, recoge los testimonios de seis testigos supervivientes del bombardeo, el análisis de los historiadores Antony Beevor, Manuel Montero y Stefanie Schüler-Sprigorum y el de los expertos militares Jesús Salas Larrazábal, Klaus A. Maier y Ferdinando Pedriali.
El documental contiene imágenes inéditas en color de las ruinas de Gernika en mayo de 1937, recogidas por el periodista norteamericano Rusell Palmer. Para completar la producción, se han incluido reconstrucciones dramatizadas mediante técnicas de imagen digital de algunos pasajes del bombardeo








Publicado el 6 dic. 2012
Material audiovisual para la asignatura de Fundamentos de las Formas Artísticas de la Licenciatura en Historia del Arte, Universidad de Morelia.
Autores: Fernando Saldaña Benítez y Cristian Uriel Galán Villa




Subido el 24 ago. 2011
La historia de un cuadro impregnado con el alma de un pueblo entero, realizado por el Sr Picasso, que intentaba narrar de forma artística la trágica vida de un pueblo oprimido y victima de la dictadura fascista de la época, convertido en un arma política con intereses en ambos bandos enfrentados, hoy en día sigue siendo utilizado como un icono artístico con numerosas controversias, pero la primera es ganar "donaciones" mientras se expone en diferentes lugares por diferentes motivos según los intereses puntuales...





http://www.museodelapaz.org/es/docu_bombardeo.php

Bombardeo de Gernika

El inicio del conflicto: La Guerra Civil Española.

17-20 de julio de 1936. En sólo cuatro días sobrevino el caos. Las primeras horas trajeron inseguridad, miedo e incertidumbre. En algunos lugares hubo violencia en las calles, momentos de locura colectiva en los que cada grupo intentó aniquilar a su adversario... Poco a poco, empezó a ser evidente hasta qué punto había cambiado la realidad. Ya no era posible coger un ferrocarril a cualquier parte, algunos no podían comunicarse con sus seres queridos, otros intentaron pasar inadvertidos y muchos quisieron huir y no pudieron.
España estaba en guerra, dividida en territorios amigos y enemigos. Comer, trabajar, pensar, relacionarse con los demás y con el propio entorno, dejaron de ser cosas corrientes. De repente desapareció la paz y con ella la vida misma.
"La suerte de España se había jugado al cara o cruz de la sublevación y cada lado proclamaba su verdad. Entre aquellas dos verdades, la única coincidencia era su incompatibilidad".
Rafael Abella. La vida cotidiana durante la Guerra Civil.

El bombardeo de Gernika

el guernica de picassoLos guerniqueses vivieron los estragos de la guerra desde el principio, aunque durante los primeros meses la campaña bélica no alteró drásticamente el ambiente vecinal que se respiraba en la villa. En un primer momento la normalidad sólo se vio alterada por algunas detenciones. Luego, los jóvenes guerniqueses empezaron a alistarse en los batallones de gudaris. Siguió la movilización de las primeras quintas, la militarización de empresas locales y el racionamiento.
A medida que el frente se acercaba, se incrementaban los efectos directos de la guerra. Llegaron los primeros refugiados civiles y pasaron batallones de gudaris en retirada. Se instaló un hospital de sangre en el Colegio de las Carmelitas. Las noticias de primera mano sobre el desarrollo de la contienda se mezclaban con rumores alarmantes. El 31 de marzo de 1937 el ejército de Franco bombardeó Durango y el temor empezó a cundir entre la población. Las autoridades locales ordenaron la construcción de diversos refugios antiaéreos. Así llegó el día 26 de abril de 1937. Lunes. Día de mercado.
"Hacia el mediodía empezamos a ponernos nerviosos porque había mucho campaneo por el paso de aviones y, además, después de lo acontecido en Durango teníamos más miedo"
Cava Mesa, Ma Jesús et Alii. Memoria colectiva del bombardeo de Gernika
"Salir del refugio y ver aquello fue horrible. Todo el ferial ardiendo, todo era incendio. Todos temblando. ¡Cómo nos íbamos a imaginar que iba a suceder eso! ¡Todo un pueblo quemándose! ¡Ni hablábamos del susto que teníamos!"
Cava Mesa, Ma Jesús et Alii. Memoria colectiva del bombardeo.

El ataque aéreo. Aspectos militares del bombardeo.

El ataque aéreoEl primer avión apareció hacia las cuatro de la tarde y dejó caer algunas bombas. Al cabo de unos quince minutos tuvo lugar la primera oleada, tres aviones en formación triangular que volaban muy bajo. Así empezó el bombardeo sistemático de Gernika que se prolongó durante más de tres horas.
Los aspectos técnicos del bombardeo de Gernika siguen siendo hoy uno de los temas más apasionantes de la historia contemporánea. La destrucción de Gernika fue obra de la Legión Cóndor alemana y de las fuerzas aéreas italianas, actuando bajo las órdenes del ejército franquista sublevado. La táctica militar que se aplicó fue tan devastadora que Gernika ha pasado a la historia como el primer ensayo de guerra total.
"Los aviones despegaban del aeródromo de Vitoria, rebasaban el litoral y luego, dando media vuelta, seguían el valle del Oca, atacando Guernica de Norte a Sur. Al parecer pertenecían a tres tipos: Heinkel 111, Junker 52 de bombardeo y Heinkel 51 de caza y ametrallamiento. Debieron formar dos masas, que se turnaban y en cuanto al número de cada una existe una general discrepancia. Por fijar ideas, bien podemos suponer que en cada oleada actuaban, entre bombardeos y cazas, alrededor de 15 a 20 aviones. Eran suficientes. Su táctica consistió en arrojar primero bombas rompedoras ordinarias, luego racimos de pequeñas bombas incendiarias y simultáneamente, ametrallar al personal al descubierto, no sólo el que se encontraba en la ciudad, sino también en sus alrededores e incluso en las anteiglesias comarcales."
Martínez Bande. Vizcaya.

La destrucción de la ciudad

Durante el bombardeo se lanzaron sobre Gernika un mínimo de 31 toneladas de bombas. El centro urbano de la villa, de menos de 1 km2, quedó totalmente arrasado. El 85,22% de los edificios -un total de 271- fueron totalmente destruidos y el resto parcialmente afectado. Las bombas incendiarias provocaron un incendio que no pudo ser sofocado en varios días. En línea con el concepto de bombardeo de terror, las fábricas de armamento y el puente de Errenteria, únicos objetivos estratégicos de la villa, no fueron bombardeados.
  • bombardeo de gernika
  • bombardeo de gernika
  • bombardeo de gernika
El Gobierno de Euskadi registró 1.654 víctimas mortales. El alcalde de Gernika, Jose Labauria, expresó que más de mil personas habían perdido la vida en Gernika, entre ellas, 450 en el refugio de la calle Andra Mari. El padre Eusebio Arronategi, que como Labauria estuvo en Gernika durante el bombardeo y los días posteriores colaborando en las labores de rescate e identificación de los cadáveres, expresó que vio "a miles de sus conciudadanos asfixiados, muertos y heridos". 38 testigos presenciales, incluidos todos los reporteros internacionales que acudieron a Gernika, secundaron estas cifras. Pero el número total de víctimas mortales es difícil de conocer porque los más de 60.000 m3 de escombro no serían retirados del centro de la villa hasta finales de 1941. El régimen franquista no consignó ningún deceso en este tiempo y procuró eliminar los registros elaborados por las autoridades vascas, borrando así incluso la memoria de las víctimas. No obstante, continúan las labores de investigación en torno al cómputo e identificación de las víctimas.
"Cuando pasó el bombardeo, la gente salió de sus refugios. Nadie lloraba. Sus rostros mostraban asombro. Ninguno de nosotros podía comprender lo que veía. Al ponerse el sol, aun no podía verse más allá de los 500 metros. Por todas partes causaban estragos las llamas y ascendía un pesado humo negro".
Alberto de Onaindía. Recogido por Hans Christian Kirsch: Der Spanische Bürgerkrieg in Augenzeugenberichte

La ocupación de Gernika.

mujer_entre_malezaLas tropas nacionales entraron en Gernika tres días después del bombardeo. El contingente militar franquista estaba compuesto por italianos, alemanes, moros y requetés. Mucha gente ya había huído por miedo a las represalias, especialmente aquellos que eran reconocidos como republicanos y nacionalistas. Durante los primeros días los soldados repartieron pan y alimentos entre la población, pero poco después se hicieron sentir los efectos de la escasez y del racionamiento.
Las tropas moras fueron acuarteladas en diversos lugares de la villa, entre ellos en la iglesia de Santa María. Después las mujeres guerniquesas fueron obligadas a limpiar estos lugares profanados, siendo ésta una de las humillaciones que más huella dejó en sus memorias.

La vivencia del bombardeo.

mujer_entre_malezaEl bombardeo sorprendió a todos los habitantes de Gernika. Incluso los que estaban alertados del peligro, nunca hubieran esperado un ataque de tal intensidad. Cuando cayeron las primeras bombas la gente buscó cobijo en los lugares que consideraron más seguros o sencillamente en los sitios que estaban a su alcance. Además de los refugios municipales, también se podía acudir a las fábricas, a las bodegas y a los sótanos de los edificios. Hubo personas que prefirieron abandonar la villa y se ocultaron en el monte, entre los matorrales, en las huertas y en los caseríos, incluso en las zanjas.
La vivencia del bombardeo fue horrible para todos ellos; miedo, angustia, inseguridad, incertidumbre e indefensión. Muchos guerniqueses pasaron las largas horas del ataque aéreo preocupados por los seres queridos que no estaban a su lado. Los que han podido explicar su vivencia recuerdan la falta de aire en los refugios, el llanto de los niños y las oraciones. Cuando todo terminó lo que sintieron fue algo más parecido a una honda confusión, desconcierto, incredulidad y asombro ante una visión que nunca hubieran creído posible.
"Cuando a las cuatro y media de la tarde, estaba comprobando las sumas de la precitada liquidación en la oficina de los contratistas de la calle San Juan [...] vimos un avión que daba vueltas sobre la villa y se marchaba hacia Amorebieta, después de soltar tres bombas explosivas sobre diferentes puntos de la villa. La gente que como día feriado era numerosa, asustada, se guareció en los refugios o huyó hacia los bosques y caseríos cercanos. Yo me amparé en el refugio que habíamos hecho en los sótanos y allí aguanté, una hora aproximadamente, el bombardeo ininterrumpido [...]
El bombardeo duró hasta las ocho menos cuarto de la tarde. Al salir, comprobé que mi coche [...] estaba ardiendo por efecto de una bomba incendiaria que cayó encima de él y me dirigí hacia la vía del ferrocarril, para ver lo que había pasado a las fábricas de material de guerra... Quedé sorprendido al ver que la aviación las dejó intactas; por lo visto intencionadamente, para poder aprovechar su producción cuando tomaran Guernica. También lo estaban la Casa de Juntas y el Arbol de Guernica, por temor, sin duda, a la protesta de los elementos vascos, sobre todo navarros, que venían con las tropas franquistas"
Castor Uriarte, Bombas y mentiras sobre Guernica

La difusión del bombardeo.

La difusión del bombardeoLa difusión de los hechos acaecidos en Gernika aquel 26 de abril de 1937 fue desde los primeros momentos objeto de una profunda controversia. Algunos testigos del bombardeo junto con las personalidades más representativas del Gobierno de Euzkadi y de la sociedad vasca, denunciaron al mundo la destrucción de la villa foral y la implicación del ejército alemán y franquista. La noticia apareció publicada en los principales medios informativos europeos, gracias a la rápida actuación de algunos periodistas entre los que destaca la figura de George Steer.
El bando nacional nunca reconoció su responsabilidad, al contrario, tergiversó las pruebas y utilizó la prensa franquista para acusar a los republicanos vascos, a quienes denominó rojos-separatistas, de haber provocado el incendio de la villa en su retirada hacia Bilbao. Hasta el día de hoy el ejército español no ha reconocido su implicación en el bombardeo de Gernika.
"Ante Dios y ante la Historia que a todos nos ha de juzgar, afirmo que durante tres horas y media los aviones alemanes bombardearon con saña desconocida la población civil indefensa de la histórica villa de Gernika reduciéndola a cenizas, persiguiendo con el fuego de ametralladora a mujeres y niños, que han perecido en gran número, huyendo los demás alocados por el terror".
José Antonio Aguirre. Presidente del Gobierno de Euzkadi.
"Aguirre miente. Nosotros hemos respetado Gernika, como respetamos todo lo español".
Francisco Franco.
"La declaración publicada por Salamanca según la cual Guernica ha sido destruida por los rojos es absolutamente falsa. Personalmente hablé con más de 20 refugiados de Guernica en los alrededores de la ciudad la noche de la destrucción. Excepción hecha del número de aviones que la bombardearon, todas las declaraciones coinciden en todos sus detalles. [...] La evidencia neta que Guernica ha sido destruida por la aviación se demuestra con lo siguiente: en toda la ciudad y en los techos que no habían sido destruidos por el incendio se veían innumerables huecos de bombas que no estaban a mediodía, cuando yo visité Guernica. árboles arrancados de cuajo o con las ramas peladas por la metralla...Un periodista recogió conmigo tres bombas, las tres alemanas, con fecha de 1936. Todo el mundo sabe que en el pueblo un gran numero de mujeres y niños han sido atacados en un refugio contra las bombas y es evidente que éstos no habrían ido a refugiarse en un lugar que los rojos tenían intención de incendiar... Yo estuve en Guernica hasta la 1,30 de la madrugada y en ninguna parte podía sentirse el olor a petróleo... Una gran parte de Guernica no es un montón de cenizas, sino un montón de escombros." George Steer, The Times, 6 de mayo de 1937

Gernika después de la guerra: El Franquismo y la Represión.

Durante los primeros años del franquismo se llevó a cabo la reconstrucción de Gernika. En ella participaron los presos políticos, instalados en el colegio de los Padres Agustinos y personas libres asalariadas. Los trabajos duraron cinco largos años y, paradójicamente, el responsable último de la destrucción de Gernika, Francisco Franco, fue nombrado hijo adoptivo de la ciudad.
La reconstrucción de los edificios y el diseño de nuevas calles y jardines no llegó a reparar todo lo que se había destruido. El ambiente vecinal que se respiraba en Gernika antes de la guerra quedó enrarecido durante mucho tiempo. El franquismo instauró una dura represión ideológica y cultural. Se impusieron nuevas normas y nuevas conductas; las denuncias y los registros estaban a la orden del día y nada escapaba al escrupuloso examen de la Guardia Civil. Los guerniqueses tuvieron que afrontar el miedo, la desconfianza y los recelos mutuos. Nadie les devolvió la Gernika abierta y entrañable que ellos habían conocido.
Pese a todo, durante los años de la dictadura Gernika no dejó de ser el símbolo de las libertades vascas y en 1964 la celebración del Aberri Eguna reunió a dos mil personas en la villa.
"Había mucha desconfianza. Esto era cosa de después, porque antes éramos todos iguales. Luego policía, confidentes (...)I? Hubo mucha gente que fue a la cárcel. Hubo miedo hasta morir Franco"
CAVA MESA, Ma Jesús et Alii. Memoria colectiva del bombardeo de Gernika

Hacia la Reconciliación.

La reconciliación es hoy en día una herramienta básica en la resolución de conflictos y, como tal, su significado es rico y a la vez complejo. Aún así, todos entendemos que reconciliar quiere decir convertir en amigos a los que antes habían sido enemigos. Para ello es necesario que el agresor reconozca su culpa y acepte la responsabilidad de los actos del pasado.
Gernika es hoy en día un ejemplo de reconciliación avanzado; el proceso no ha llegado a su fin pero su andadura es larga. En sus orígenes tuvo que hacer frente a serios déficits, ya que Alemania tardó en dar los primeros pasos para reparar el daño causado.
El reconocimiento de la implicación alemana en el bombardeo de Gernika no llegó hasta 1997, cuando el presidente Herzog envió una carta a los supervivientes en la que admitía la implicación de Alemania en el ataque aéreo de 1937. Este acto simbólico fue el fruto del trabajo de muchas personas e instituciones; el resultado de innumerables gestiones, esperanzas y desazones. Hoy en día los guerniqueses, hermanados con la ciudad alemana de Pforzheim, desarrollan nuevas vías de entendimiento y de apoyo mutuo con el pueblo que un día fue su agresor. No se ha hecho justicia, pero se ha abierto el camino hacia la reconciliación, manteniendo vivo el recuerdo de Gernika.
"Y nos lanzaron una lluvia de fuego, metralla y muerte. Y destruyeron nuestro pueblo. Y aquella noche ya no pudimos volver a cenar en nuestra casa, ni a dormir en nuestra cama. Ya no teníamos hogar. No teníamos casa. Pero aquel acto incomprensible para nosotros, no nos dejó un sentimiento de odio o de venganza, sino un deseo enorme, inmenso, de paz. El deseo de que aquello no debía suceder nunca más. Y que de las ruinas de lo que fue nuestro pueblo, debía surgir una bandera de paz para todos los pueblos del mundo".
Declaración de los testigos supervivientes tras la lectura del reconocimiento del Presidente de la República Federal de Alemania.