divendres, 19 de setembre de 2014

Cazarabet conversa con... Ángel del Río, coordinador de "Memoria de las cenizas. Andaluces en los campos nazis" (Aconcagua)


http://www.cazarabet.com/conversacon/fichas/fichas1/cenizas.htm


andalucesholocausto0001.jpgEstamos ante un libro que es todo un homenaje, de la A a la Z, a las víctimas del holocausto andaluces. Así lo lleva el subtítulo: Andaluces en los campos nazis. El libro, editado por Aconcagua está coordinado por Ángel del Río, pero escrito por Rosa Torán, María Cabillas y Eduardo Montero( en la realización del DCVD). Es un libro excelente: desde el contenido al continente. Me explico , el contenido tiene y retiene un trabajo de documentación magnífico y la documentación va , desde lo que nos cuentan( aquello que nos explican con palabras) hasta lo que nos aportan de material gráfico y demás(datos de todo tipo y acercamiento a testimonios directos de aquel holocausto). Desde el continente, me refiero a que el libro además de acercarnos, tan sensible como atractivamente a los andaluces en los campos nazis, también lo hace con un DVD ( bajo la realización y la mirada de Eduardo Montero), lo que enriquece, mucho más el texto ( en sí mismo ) y las aportaciones gráficas. Todo vale mucho la pena y es más que emotivo, conmovedor.
El libro se presentó en Granada a finales de Enero del presente año y es muy aconsejable para todos aquellos que “gustan” de acercarse a la memoria de los que fueron “presos” del holocausto que vivieron los republicanos.
El libro, señalar, que si bien ha sido editado por una de las editoriales más consagradas en esto de la recuperación de la Memoria Histórica, Aconcagua, ha sido patrocinado por el Centro de Estudios Andaluces y ha contado con la colaboración de la CGT, la Dirección General de Memoria Democrática, Amical de Mauthausen e Intermedia Producciones.
Lo que nos aporta la mirada de Aconcagua:
A pesar de la abundante literatura existente sobre las víctimas del nazismo, el drama de la deportación de los republicanos y antifascistas andaluces a los campos nazis sigue siendo un tema muy desconocido. Todavía es predominante la idea de que los campos de concentración fueron ideados para el exterminio del pueblo judío en exclusividad. Y genera contrariedad, estupor y sorpresa que en esos siniestros recintos hubiera personas vestidas con raídos trajes a rayas que hablaban con acento andaluz y soñaban con sus pueblos.
La obra ofrece un impactante documental y una serie de textos de carácter divulgativo donde se desgrana, desde distintas disciplinas, la trayectoria de estos republicanos andaluces y españoles y la perversa naturaleza del universo concentracionario nazi. El testimonio desgarrador, tanto de los deportados supervivientes, como de los familiares, especialmente de las mujeres, que quedaron sumidos en la más absoluta incertidumbre y desolación ante la falta de noticias de sus seres queridos, adquiere un valor fundamental como herramienta pedagógica que favorezca el debate y la enseñanza de ese episodio de nuestra historia para la promoción social de los valores éticos y la cultura de paz.

Sobre los autores:
Eduardo Montero: Documentalista, desde su vocación autodidacta, ha venido desarrollando su vocación y su labor profesional en su ciudad natal como realizador y guionista. Desde sus inicios ha desarrollado diferentes trabajos para televisión hasta que en 1999 comenzó una nueva etapa dedicada a la película documental. Ha codirigido, entre otros, Presos del silencio (2003) y Bendito simulacro (2013).

Cazarabet conversa con Ángel del Río:
mqdefault.jpg-Ángel, la primera pregunta es muy obvia: ¿por qué un libro sobre los andaluces en los campos nazis?
Porque es un tema todavía desconocido para la generalidad. Existe una amplia bibliografía y filmografía científica y divulgativa sobre el universo concentracionario nazi y, en cambio, se sabe poco de la presencia de los republicanos españoles en esos siniestros recintos. Como señalan diversos especialistas, España es de los estados europeos con menor cultura del holocausto y lo poco que se sabe viene determinado por la ficción literaria y cinematográfica. Es muy lamentable este desconocimiento, sobretodo, porque los republicanos y antifascistas españoles desempeñaron un papel de gran valía y dignidad en los campos.
-Ángel, ¿cómo ha sido el trabajo de documentación de este libro?
El libro, que contiene también, como producto fundamental, un documental, ha sido fruto de un esfuerzo colectivo de varios años. En el libro participa Rosa Torán, una de las historiadoras más prominentes en la materia con una larga y fructífera trayectoria investigadora sobre la deportación republicana; una psicóloga, María Cabillas, especializada en las narrativas personales vinculadas a la construcción de la memoria del holocausto nazi, y yo como antropólogo que he trabajado principalmente con los testimonios de supervivientes y familiares. Además, están los realizadores de Intermedia Producciones encabezados por Eduardo Montero que han sido los artífices de la confección de un impactante documental que ha tenido su reconocimiento en el mundo del cine en Andalucía con el premio en 2013 al mejor documental andaluz (premio ASECAN-SGAE). En todos los casos, a la rigurosa y contrastada labor profesional se le une una vinculación afectiva y militante de reivindicación de la memoria de la deportación. Esta dimensión es inquebrantable y va unida a la tarea investigadora, esto es, el trabajo debe trascender el ámbito académico y especializado y tiene un fin mayor de reconocimiento y promoción de los valores éticos que entraña el drama de la deportación y el universo de los campos nazis. De otra manera no hubiera sido posible.
-¿Cómo habéis hecho para la metodología de trabajo y para la coordinación del libro-DVD?
Ha primado, sobre otras cuestiones, un imperativo moral: este trabajo se concibe como una deuda social con todas estas personas que se rebelaron contra las injusticias de su tiempo y que sufrieron el fascismo y el nazismo y cayeron en el más injusto de los olvidos. Rescatar sus vidas, reflexionar sobre sus vicisitudes y divulgarlas con un formato sencillo y pedagógico estaba por encima de todos las dificultades económicas y presupuestarias con los que hemos tenido que lidiar durante casi cinco años. El motor ha sido la ilusión.
JMG_7575-nazis.jpg-Ángel se trata ésta de historias de republicanos españoles (concentrándote en los de origen andaluz) que: primero perdieron su guerra y con ello la II República, que luego fueron abocados al exilio, donde Francia, sobretodo, les abocó al desconcierto, a la realidad cruenta de la hipocresía y de la pérdida de los valores republicanos, a la traición y a sus propios campos de concentración. Háblanos, amigo Ángel, de ese paso por el exilio y los campos franceses…
Esta odisea forma parte del ignominioso olvido existente sobre el exilio republicano que llevó a medio millón de personas a cruzar los Pirineos en el invierno de 1939. Apenas se sabe nada de la vida de 275.000 republicanos hacinados en improvisados campos de concentración sin las mínimas condiciones de habitabilidad. Los testimonios de los supervivientes son todos muy similares y en ellos destacan la enorme frustración que suponía que el país que había establecido los nobles conceptos de libertad, igualdad y fraternidad, los acogiera como seres apestados. En cualquier caso, me llamaba mucho la atención en las entrevistas, que pese a esas durísimas circunstancias por las que atravesaban, todavía pensaban que la guerra contra Franco la iban a ganar. Eso dice mucho de este colectivo que todavía mantenía intactos sus ideales. Max Aub los retrata muy bien en “Campo de los Almendros”: “Estos que ves ahora deshechos, maltrechos, furiosos, aplanados, sin afeitar, sin lavar, cochinos, sucios, cansados, mordiéndose, hechos un asco, destrozados, son, sin embargo, no lo olvides, hijo, no lo olvides nunca pase lo que pase, son lo mejor de España, los únicos que, de verdad, se han alzado, sin nada, con sus manos, contra el fascismo, contra los militares, contra los poderosos, por la sola justicia; cada uno a su modo, a su manera, como han podido, sin que les importara su comodidad, su familia, su dinero. Estos que ves, españoles rotos, derrotados, hacinados, heridos, soñolientos, medio muertos, esperanzados todavía en escapar, son, no lo olvides, lo mejor del mundo. No es hermoso. Pero es lo mejor del mundo. No lo olvides nunca, hijo, no lo olvides”
-Luego, llega la invasión de los alemanes, la II Guerra Mundial y la deportación a los campos de concentración / campos de exterminio nazis ¿Cómo fue ese paso para los republicanos (teniendo en cuenta los testimonios que has podido ir recopilando)?
Fue terrible. En un primer momento, los republicanos que fueron apresados en los meses posteriores a la invasión alemana y que pertenecían a las Compañías de Trabajadores Extranjeros que estaban refortificando la Línea Maginot, o que estaban encuadrados en unidades de la Legión Extranjera o de los Batallones de Marcha del ejército francés, son conducidos a los Stalags, que son campos donde se les respeta la condición de prisioneros de guerra según la convención de Ginebra. Pero muy pronto a los españoles se les aparta del resto de prisioneros de otras nacionalidades, se les declara apátridas, “rojos españoles”, y se les deporta al campo de no retorno de Mauthausen. Todo ello con la connivencia del gobierno de Franco que se desentendió de ellos por completo. Los republicanos estaban totalmente ajenos al destino que les habían diseñado. Al largo proceso de desgracias que venían sufriendo desde años atrás se suma una más, para la inmensa mayoría la última: la deportación a un campo de exterminio. Ya lo avisaba el inhumano transporte en tren de varios días, hacinados, sin alimentos ni agua, a un destino incierto. Todos los supervivientes recuerdan con aprensión el viaje y la entrada y los primeros días en el campo. Ya sabían que aquél sería un sitio para morir.
memoria cenizas2.jpg-Bueno, explícanos, pero sobretodo explica a todos nuestros lectores:  ¿cómo ha sido el acercamiento a los testimonios?; ¿A cuántos has podido entrevistar?; ¿qué te ha aportado esa experiencia?
Para nosotros conocer a estos supervivientes ha sido una experiencia excepcional y yo diría también que irrepetible. Ha sido fascinante tratar a estas personas hasta entablar amistad. En el momento de las entrevistas, en su mayoría rondaban los noventa años, pero sorprendía la vitalidad de estos hombres con una experiencia vital verdaderamente apasionante. Todos ellos condensan en sus vidas los grandes dramas del siglo XX: miseria degradante, ilusión republicana, revolución, guerra, exilio, campos de concentración y exterminio, genocidio… a la vez que representan los grandes ideales emancipatorios por la libertad, la igualdad y la justicia social. Llama la atención que todavía sigan siendo, a su modo, activistas contra el fascismo y por la memoria republicana. En el transcurso de la investigación y en las diversas visitas que hemos realizado al campo de Mauthausen para conmemorar la fecha de su liberación el 5 de mayo de 1945, hemos contactado con bastantes de los deportados españoles que quedan con vida, aunque para nuestro trabajo nos hemos centrado en siete andaluces supervivientes –quizás los últimos– por diversas razones: porque estos andaluces, a diferencia de otros deportados con mayor proyección mediática de otros territorios del Estado, apenas eran conocidos, incluso en su propios pueblos de origen. Y también por la ausencia de un estudio de carácter divulgativo en Andalucía, tal como se ha hecho en otras comunidades. En cualquier caso, los deportados nos acogieron con un gran cariño e interés y se implicaron de inmediato de manera generosa en el proyecto. Todas las entrevistas las realizamos en sus domicilios en distintas localidades de Francia, salvo una de un almeriense que vivía en Montevideo (ya fallecido), que la hicimos en Sevilla, aprovechando una visita a la capital andaluza. Fueron momentos de gran emoción compartida inolvidables.
-¿Por qué se desconoce tanto la etapa esclavista, puramente esclavista, de los deportados republicanos españoles en los campos nazis?(pura explotación vs exterminación de la mano de obra)
En España hay un desconocimiento generalizado sobre el universo concentracionario más allá de ciertas imágenes tópicas proporcionadas por la ficción cinematográfica. La explotación de la mano de obra de los deportados era un objetivo esencial y prioritario del Tercer Reich. Hablamos de millones de víctimas sometidas a la esclavitud para beneficio de las SS y de las numerosas empresas privadas alemanas que se beneficiaron del trabajo esclavo. Y estaba clara la consigna, cuando un deportado ya no era productivo debido al debilitamiento, iba a la cámara gas y a los crematorios.
71755_1337292887139_1675625553_676218_8298341_n.jpg-¿Qué campo de concentración albergó a más andaluces?
El complejo concentracionario de Mauthausen, su campo central y, especialmente, el subcampode Gusen, ha sido el destino trágico de la mayoría de los 9000 republicanos españoles, entre ellos 1500 andaluces. De ellos, solo un tercio logró sobrevivir. Pero también hubo deportados en otros campos de la Alemania nazi, algunos tan conocidos como Auschwitz. Los republicanos que fueron apresados por su participación en la Resistencia francesa en los años 1942, 1943 y 1944 fueron deportados mayoritariamente a los campos de BuchenwaldNeuengammeDachau, Bergen BelsenFlossemburgRavensbruck y otros
-A veces cuando se habla del holocausto de los republicanos….parece que “apartemos” ,un poco ,a las mujeres que sufrieron su propio campo nazi en Ravensbruck. ¿Cómo fue su paso por este campo?
Las mujeres republicanas que fueron deportadas a los campos nazis ocupan una posición, en cuanto a número, menor a la de hombres: en torno a 100 y apenas cinco andaluzas. Fueron deportadas por su participación en actividades de resistencia contra los nazis al campo de mujeres de Ravensbruck mayoritariamente, otras acabaron sus días en Auschwitz, y otras recalaron más tarde en Mauthausen. El sistema de degradación, humillación, explotación y exterminio de mujeres y niños en Ravensbruck es exactamente igual al de otros campos. Afortunadamente se cuenta con estudios y memorias como las de la superviviente Neus Catalá de gran interés sobre esta cuestión, efectivamente, aún más desconocida.
-Supongo que los andaluces, hombres y mujeres, que fueron presos en los campos nazis se diferencian poco, sociológicamente hablando,  del resto de españoles presos en los campos nazis….¿Qué características sociológicas tenían todos?
A las lógicas diferencias culturales de pertenencia a un territorio u otro del Estado español, hay otras determinadas por las respectivas estructuras sociales de procedencia. La mayoría de los andaluces, a diferencia de deportados de otras comunidades, provienen del medio rural y eran jornaleros sin tierras. Aunque, efectivamente, hay características comunes en todos ellos en cuanto a edad, primando los jóvenes, y adscripciones políticas que se reparten por todo el espectro de la izquierda partidista y sindical. En cualquier caso, hay un nexo común que une a todos y es su condición de antifascistas.
1606903_212008049005012_1275283434_n.jpg-Supongo que hubo diferencias entre el estar preso en un campo o en otro. ¿nos puedes acercar a las más incisivas y trascendentes?
Las diferencias no hay que buscarlas tanto en los campos como en los destinos dentro del mismo campo. El sistemaconcentracionario era similar en todos y tenía como fin último la degradación de la condición humana con una vertiente represiva y económica que afectaba, en última instancia, a todos los deportados. Lógicamente no era lo mismo trabajar en una cantera que en la cocina, en la barbería, o en la carpintería. La supervivencia dependía de muchos factores, el destino era uno de ellos. Resultan igual de estremecedores los testimonios sobre el trabajo extenuante en una cantera acarreando pesadas piedras de granito, o haciendo una carretera en un valle nevado a quince grados bajo cero, que otros donde el deportado te cuenta como humillan o asesinan a un compañero de la manera más cruel. Todo estaba diseñado para la humillación. En buena medida, los republicanos, por sus convicciones ideológicas y bagaje político de lucha y resistencia, trataron de no degradarse y mantenerse dignos. Algo verdaderamente épico.
-A menudo obviamos un poco a los familiares de los presos que son las víctimas indirectas, las colaterales….Háblanos un poco de ellas porque en el proceso del libro te habrás acercado y habrás conocido a no pocos familiares….
Efectivamente, son las otras víctimas del nazismo, que quedaron sumidas en el dolor y la incertidumbre por la desaparición del ser querido, sin noticias y estigmatizadas durante la dictadura de Franco. En el transcurso de la investigación, en algunos casos, hemos sido nosotros los que hemos comunicado a una persona que se padre, tío o abuelo al que han dado desde los años de la guerra civil por desaparecido, tenía fecha de defunción en un campo nazi. Se quedaban helados. El trato con multitud de familiares, especialmente con mujeres, hijas de deportados, ha sido muy emotivo y aleccionador en el sentido que descubres unas historias espeluznantes de todo lo que tuvieron que padecer estas familias “rojas” en la oscura España de Franco. En los extras del dvd que acompaña el libro se han seleccionado una serie de familiares con un testimonio muy indicativo de la situación padecida durante tantas décadas, incluidas las de democracia. También, es digno de destacar el entusiasmo que han tenido estas familias por rescatar del olvido a sus seres queridos y trascenderlos socialmente.
-La pregunta es un poco reincidente, pero necesaria. Ángel, ¿por qué es tan necesario este ejerció de “recordar” y de “ hacer memoria”?
Por responsabilidad. Los que sobrevivieron al horror de Mauthausen firmaron un documento días después de su liberación llamado “Juramento de los supervivientes” en el que se apela al deber ético de recordar. Los supervivientes jamás han olvidado a tantísimos compañeros torturados, asesinados; eso está incrustado en su propia identidad y ha modelado una personalidad diferente, única. Los deportados han dedicado buena parte de sus vidas a mantener viva la llama del recuerdo. Recordar es, como decía José Saramago, vivir y mantener vivos los sueños. En sus sueños están las convicciones que les llevaron a luchar por otro mundo posible y el alto precio que tuvieron que pagar por ello. Hay tanto que aprender de ellos… y hoy día, con más urgencia que ayer, es necesario tener presente todas las lecciones que nos legaron del ¡Nunca más! en un momento de más que inquietante ascenso de la extrema derecha en Europa con proclamas abiertamente racistas, xenófobas, homófonas y machistas, y políticas públicas discriminatorias que atentan contra los derechos humanos. El fascismo adopta nuevos rostros y hay que estar alerta para combatir cualquier tipo de discriminación. En este sentido hay que destacar la labor de la asociaciones memorialistas y gentes e instituciones que han tomado conciencia sobre el asunto y entre ellas a la Amical de Mautahuseny otros campos y de todas las víctimas del nazismo de España que desde 1962, en plena clandestinidad, hasta nuestros días, ha trabajado incansablemente para que todo esto no caiga en el olvido y sirva de lección ejemplar en el empeño de la promoción de los valores éticos y la cultura de paz.




andalucesholocausto0001.jpg15669Memoria de las cenizas. Andaluces en los campos nazis. Ángel Del Río, (coord.), Rosa Torán, María Cabanillas y Eduardo Montero
224 + DVD      23 x 17 cms.
18,00 euros
Aconcagua



Incluye DVD con el mismo título (Eduardo Montero).

Patrocina: Centro de Estudios Andaluces. Colaboran: Dirección General de Memoria Democrática, CGT, Amical de Mauthausen y Otros, Intermedia Producciones.

A partir de la abundante literatura existente sobre las víctimas del nazismo, el drama de la deportación de los republicanos y antifascistas andaluces a los campos nazis sigue siendo un tema muy desconocido. Todavía es predominante la idea de que los campos de concentración fueron ideados para el exterminio del pueblo judío en exclusividad. Y genera contrariedad, estupor y sorpresa que en esos siniestros recintos hubiera personas vestidas con raídos trajes a rayas que hablaban con acento andaluz y soñaban con sus pueblos.

La obra ofrece un impactante documental y una serie de textos de carácter divulgativo donde se desgrana, desde distintas disciplinas, la trayectoria de estos republicanos andaluces y españoles y la perversa naturaleza del universoconcentracionario nazi. El testimonio desgarrador, tanto de los deportados supervivientes, como de los familiares, especialmente de las mujeres, que quedaron sumidos en la más absoluta incertidumbre y desolación ante la falta de noticias de sus seres queridos, adquiere un valor fundamental como herramienta pedagógica que favorezca el debate y la enseñanza de ese episodio de nuestra historia para la promoción social de los valores éticos y la cultura de paz.
_____________________________________________________________________
LA LIBRERÍA DE CAZARABET - CASA SORO (Turismo cultural)
c/ Santa Lucía, 53
44564 - Mas de las Matas (Teruel)
Tlfs. 978849970 - 686110069