diumenge, 19 de juliol de 2015

Discurso de Azaña: "Paz, piedad y perdón".


El 18 de julio de 1938, en Barcelona, el Presidente de la República Española Don Manuel Azaña, con voz quebrada y emocionada, pide a los españoles que atiendan la lección de los muertos en la contienda: "Paz, piedad y perdón". Su discurso tiene una "lucidez política inigualable por ningún otro orador".
Leer el discurso: