dimecres, 17 d’agost de 2016

GARCÍA LORCA, TAL DÍA COMO HOY 16 de agosto de 1936: El prendimiento

http://www.elperiodico.com/es/noticias/ocio-y-cultura/garcia-lorca-prendimiento-5325534




16 de agosto de 1936: El prendimiento
EFE
Federico García Lorca en Madrid.

ELENA HEVIA
LUNES, 15 DE AGOSTO DEL 2016 - 14:47 CEST
La mañana del 16 de agosto la tensión era patente en casa de los Rosales. En días anteriores, Federico había intentado ocupar el tiempo componiendo un poema junto a su amigo Luis dedicado a todos los muertos de uno y otro lado en la contienda, que a menos de un mes, ya empezaban a amontonarse. Quedó la cosa solo en el intento (y propició el infundio de que Lorca se sintió obligado a escribir la letra del himno de la Falange). El gran golpe de esa mañana fue la noticia del fusilamiento de su cuñado, Manuel Fernandez-Montesinos, alcalde socialista y marido de su hermana Concha, fusilado en la madrugada. Esa muerte disparó todavía más las alarmas. Los Rosales barajaron las posibilidades de trasladar al poeta bien a casa de su amiga Emilia Llanos o bien, y ese parecía el lugar más seguro, a la quinta de Manuel de Falla, católico y conservador y una figura respetada internacionalmente.
A las cinco de la tarde –“en todos los relojes”- un pelotón de policías y guardias civiles rodean la casa de tres pisos de los Rosales. Cortan el tráfico de la calle Angulo. Incluso –recoge Ian Gibson- se apuestan hombres en los tejados. Excesivo despliegue para cazar a un hombre que es todo un símbolo pero que, claramente, por su talante, no se va a resistir con violencia. Lleva la voz cantante Ramón Ruiz Alonso,un exdiputado de la CEDA, padre de la que luego sería la actriz Emma Penella, que ha demostrado sobradamente su odio por Lorca labrándose una fama de fanático y pendenciero en la provincia –“poeta de la cabeza gorda”, le llamaba-. La familia Rosales se resiste a entregar al amigo, pero la presión es muy fuerte y este decide vestirse para bajar a recibir a sus captores y entregarse. Antes de marchar reza ante una imagen del Corazón de Jesús con las mujeres de la casa. Según Agustín Penon, Lorca está desmoronado, pero la hermana de los Rosales, Esperanza, en declaraciones posteriores le recuerda entero. “No te doy la mano Esperanza porque no quiero que pienses que no nos vamos a ver otra vez”, le dice.