divendres, 19 d’agost de 2016

GARCÍA LORCA, TAL DÍA COMO HOY: 19 de agosto de 1936: El mito (y 5).


http://www.elperiodico.com/es/noticias/ocio-y-cultura/garcia-lorca-muerte-repercusiones-5331717



0
19 de agosto de 1936: El mito (y 5)
PEPE TORRES

ELENA HEVIA
JUEVES, 18 DE AGOSTO DEL 2016 - 18:08 CEST
Es un poco prematuro decir que Federico García Lorca se convirtió en mito al día siguiente a su asesinato. Si no fue así fue porque las noticias sobre el mismo tardaron unas semanas en abrirse paso. Pero esa piedra lanzada al agua de la ignominia empezó a formar círculos concéntricos y llegar cada vez más lejos en todo el planeta hasta convertirle en el símbolo de la España progresista y, más tarde, vencida.
Sin embargo, la familia supo de su muerte la misma tarde, a través deun acto repugnante en el más perfecto estilo de la picaresca española. Un miembro de la escuadra asesina acompañando por otros miembros del pelotón se presentó en casa de la familia Lorca con una nota firmada de puño y letra por el poeta: "Te ruego papá que a este señor le entregues 1.000 pesetas como donativo para las fuerzas armadas". El padre pagó religiosamente pensando que salvaba la vida de su hijo, pero –como cuenta Gibson- a poco de marcharse los escuadristas, el chofer de la familia, que había estado hablando con los soldados, le informó que el crimen ya se había realizado y como prueba se aportó un paquete de Lucky Strike, la marca que fumaba Federico.
A principios de septiembre los periódicos republicanos dan por cierta la muerte. Madrid, donde tantos amigos tiene, llora al poeta. Barcelona, que disfrutó de sus estrenos teatrales más sonados, también. H. G. Wells, autor de 'La máquina del tiempo' y de 'La guerra de los mundos', amén de socialista convencido se dirige a las autoridades rebeldes de Granada desde su presidencia del PEN Club. Al otro lado del Atlántico, en Argentina, donde en el pasado se había recibido a Lorca como hoy a una estrella de rock, Jorge Luis Borges junto a una treintena de autores argentinos protesta en una carta a Miguel Cabanellas presidente de la Junta de Defensa Nacional en Burgos.  Pero quizá la reacción más visceral sea la de Antonio Machado: "Te cantaré la carne que no tienes, / los ojos que te faltan, / tus cabellos que el viento sacudía, / los rojos labios donde te besaban…".