dimecres, 17 d’agost de 2016

GARCÍA LORCA, TAL DÍA COMO HOY 17 de agosto de 1936: La espera.


http://www.elperiodico.com/es/noticias/ocio-y-cultura/garcia-lorca-ultimos-dias-asesinato-5327238




17 de agosto de 1936: La espera
Federico García Lorca. 

ELENA HEVIA
MARTES, 16 DE AGOSTO DEL 2016 - 19:57 CEST
Hay poca distancia entre la casa granadina de la familia Rosales y el Gobierno Civil de Granada, donde llevan a García Lorca. La noche anterior Luis Rosales, figura significativa en la Falange, se personó en el lugar para pedir responsabilidades por la captura de su invitado y la acción, justo es reconocerlo, le pone en la cuerda floja ante sus correligionarios. Hoy nadie duda de su generosidad y valentía. José Rosales, el padre, tuvo más suerte, y llegó a conversar con el poeta apenas un rato, pero su denuncia tampoco tuvo éxito. Se le informó de los cargos: tener una radio clandestina para estar en contacto con los rusos, ser homosexual y ser amigo del dirigente socialista Fernando de los Ríos.
Las teorías sobre la estancia de Lorca en el Gobierno Civil se bifurcan. El investigador Miguel Caballero Pérez en su libro 'Las trece últimas horas en la vida de García Lorca' sostiene que el paso de Lorca por el  Gobierno Civil fue breve y que fue la madrugada del día 17 y no la del 18 (fecha comúnmente admitida) cuando se produjo el asesinato. Su relato verifica el del periodista falangista Eduardo Molina Fajardo que recogió no pocos documentos y entrevistas con el fin de exculpar a su partido. Los interesantes testimonios que Molina Fajardo no llegó a elaborar (fue su viuda quien los editó como libro en 1983) abren una vía de investigación respecto a su paradero final.
Gibson, basándose en las declaraciones de Angelina Cordobilla, tres décadas después de los hechos, sostiene que Lorca estuvo tres días en el Gobierno Civil. La niñera de los Lorca llevó al poeta una tortilla y le vio en una celda en la que no había cama pero sí una mesa de despacho con utensilios de escritura. Mientras tanto el gobernador civil, José Valdés Guzmán, habría contactado con el vociferante Queipo de Llano que dictaminaría su ya célebre:"Dadle café, mucho café". Sea o no cierta la sentencia, está claro que Valdés, benemérito hijo del cuerpo, fue el responsable de la orden. Un documento hecho público el año pasado testimonia que no fue, como sostuvo, un asesinato callejero, sino un crimen político.
En los capítulos anteriores...