dimarts, 13 d’octubre de 2015

Los primeros "chatos".




"Las fuerzas republicanas atravesaban momentos muy difíciles (...) La situación estaba tomando por momentos un aspecto cada vez más trágico. Nuestro viejo material, debido al excesivo trabajo a que lo sometíamos y a la superidad numérica del enemigo, estaba disminuyendo alarmantemente. Con el personal sucedía lo mismo. Habíamos sufrido muchas bajas y el agotamiento de los que quedábamos era considerable. Llegó un día de triste recuerdo, en el que tuve que dar en singular la orden de salir al aire: "Que salga el caza". Aquel día sólo nos restaba un aparato. Desde el frente nos pedían caza y caza, con palabras muy poco académicas, pero lógicas en aquellos instantes. Nos preguntaban por qué no acudíamos. Nos repetían constantemente que los estaban bombardeando sin parar, que los ametrallaban impunemente. Y yo, sin poderles decir la verdad, sin poderles explicar que nos habíamos quedado sin aviones"

Leer más:
http://buscameenelciclodelavida.blogspot.com.es/2012/12/los-primeros-chatos-la-defensa-de-madrid.html