dijous, 15 d’octubre de 2015

Víctimas del franquismo reconocen su “poca fe” en que la causa salga adelante

http://www.noticiasdealava.com/2015/10/15/politica/victimas-del-franquismo-reconocen-su-poca-fe-en-que-la-causa-salga-adelante


Pedro Estonba y el biznieto de un sacerdote fusilado declaran ante los exhortos de la jueza Servini a la Justicia española
Jueves, 15 de Octubre de 2015 - Actualizado a las 06:14h
  • Mail
  •  
  •  
  •  
Vista:
  • Pedro Estonba y un biznieto de un sacerdote asesinado en 1936.
  • Pedro Estonba
DONOSTIA - Pedro Estonba, un querellante en la causa por los supuestos crímenes contra la humanidad cometidos en el Estado español durante el franquismo, aseguró ayer tener “muy poca fe” en que el asunto llegue a buen puerto porque aún “queda” conocer “de qué manera se puede llevar a la Justicia española”. Así se pronunció antes de declarar en Donostia, junto a la también víctima del franquismo Aitzol Azpiroz, en respuesta a sendos exhortos dirigidos por la jueza argentina María Servini a la Justicia española.
Estonba fue presuntamente torturado en una comisaría en la capital guipuzcoana en 1971, mientras que Azpiroz es descendiente de José Ariztimuño Aitzol, sacerdote fusilado, junto a casi doscientas personas, en el cementerio de Hernani en octubre de 1936. Estonba explicó que en mayo de 1971 fue víctima de unas “torturas” que presuntamente recibió “durante 26 días en la comisaría de Amara” en un “período de excepción”. “Las once primeras jornadas fueron muy duras porque físicamente lo pasé muy mal, hasta que llegó un punto en el que no podía más”, recordó Estonba, quien precisó que el resto de los días fue constantemente interrogado “dando vueltas y vueltas” sobre lo que había declarado “buscando contradicciones”. Luego estuvo un mes más en la cárcel de Martutene, donde permaneció hasta que se dio por terminado el estado de excepción y fue puesto en libertad. Azpiroz recordó que tiene “la obligación de tratar de descubrir dónde está el cuerpo de su allegado” ya que su tumba apareció vacía tiempo después de ser fusilado.
La Plataforma vasca para la Querella contra los crímenes del franquismo y representantes políticos e institucionales se concentraron junto a ellos para reclamar “verdad y justicia” para las víctimas de la dictadura franquista. - Efe