dimecres, 23 de novembre de 2016

Cazarabet conversa con... Carmen Martínez Brugera, autor “Robledo de Chavela, 1931-1945. Desaparecidos, asesinados, detenidos y depurados” (El Garaje)

http://www.cazarabet.com/conversacon/fichas/fichas1/robledodechavela.htm


La Librería de El Sueño Igualitario

71YvyGjpsrL.jpg





Un libro, un estudio,  de ensayo, investigación y memoria histórica sobre los desaparecidos, asesinados, detenidos y depurados que escribe Carmen Martínez Brugera para ediciones El Garaje.
Aquello que nos dice la editorial sobre el libro:
Robledo de Chavela 1931-1945  Desaparecidos, asesinados, detenidos y deportados, un trabajo con el que la escritora madrileña afincada en Robledo de Chavela desde hace varios años Carmen Marínez Bruguera, pretende dar a conocer a todos sus lectores lo terrible que fue la Guerra Civil Española y la Posguerra en el municipio robledano, además de conocer testimonios y cicatrices que aún se pueden sentir en la localidad.

Carmen Martínez Brugera:
Carmen Martínez Bruguera es licenciada en Historia y experta en Gestión de Documentación, Bibliotecas y Archivos, así como en las Fuentes Archivísticas de la Guerra Civil de Robledo de Chavela, ya que este fue el tema que eligió para realizar su trabajo final de Master.



Cazarabet conversa con Carmen Martínez Brugera:
222371_389828701100426_1085.jpg-Carmen, ¿por qué te has fijado en Robledo de Chavela para realizar este libro? ¿Es por qué desde hace bastantes años que resides en ese municipio madrileño?
-Cuando me jubilé decidí volver a la Universidad y hacer el doctorado. Me matriculé en la facultad de Ciencias de la Documentación, Bibliotecas y Archivos. Necesitaba formarme en unos conocimientos técnicos: funcionamiento de los archivos, tipos, legislación de acceso, etc.
Para terminar el máster era imprescindible hacer un trabajo de investigación de mi especialidad, la archivística. La vida se me complicó con la enfermedad de mi madre y me vine con ella a vivir a Robledo. Decidí cambiar el tema del trabajo, para poder acabar el máster y se me ocurrió hacerlo sobre el archivo histórico municipal del pueblo. Allí me encontré con  que la única serie documental completa eran las actas municipales, toda la demás documentación: libro de Quintas, contabilidad, correspondencia, beneficencia, etc. habían desaparecido, no me quedó más remedio que hacer el trabajo sobre las actas municipales.
-¿Qué fue aquello que te llamó más la atención?
-Lo primero que pensé fue: pero bueno ¿en este pueblo no pasó nada? ¿en 1931 no votaron? ¿dónde está el resultado electoral? ¿ por qué los concejales resultantes del 14 de abril son las mismas personas que ya estaban? ¿es normal que todos los acuerdos de los plenos se tomen por unanimidad?.
Al final comprendí que el poder político del ayuntamiento seguía estando en manos de la derecha y que sólo durante el gobierno del Frente Popular, Robledo había tenido un ayuntamiento de izquierdas. Cuando el pueblo fue tomado por el ejército sublevado lo primero que hizo el Gobernador civil, un militar, por supuesto, fue formar una gestora compuesta por los mismos apellidos de toda la vida, eran los hijos o los hermanos de los que siempre habían estado gobernando Robledo, como si se tratara de un patrimonio familiar, una herencia que por derecho les correspondía. Y así se siguió hasta mediados de  los años ochenta.
-Cuéntanos,¿ cómo ha sido el trabajo de documentación para llevar a cabo este estudio e investigación?
-Terminado el máster decidí seguir investigando pero ya sin las prisas de cumplir los plazos académicos, aparqué la idea de hacer el doctorado y seguí por mi cuenta. En las actas había encontrado nombres por los que podía empezar. Trabajé en el registro civil de S. Lorenzo de El Escorial, cabeza de partido de la zona, también en el de Ávila porque hasta que no acabó la guerra, Robledo pasó a depender administrativamente de esta provincia; en el archivo de la guerra civil de Salamanca, en el Judicial militar, en el AGA, en la cárcel, en las hemerotecas,  etc. Un nombre te lleva a otro y ese a otro y poco a poco pude responder a las preguntas que me llamaron tanto la atención.
-¿Te ha costado mucho, me refiero tanto a dar con pistas, seguirlas y a atar cabos, acercarte a las víctimas de la represión, directas e indirectas?
-Acercarme a las víctimas ha sido prácticamente imposible, los familiares o no saben la historia o les da miedo hablar de “eso”, es como si el espanto y la sinrazón de la represión que vivieron los abuelos se haya transmitido de  generación en  generación. En las casas no se hablaba y muchos de los familiares han conocido que sus antepasados estuvieron en la cárcel o fueron asesinados al leer mi libro.
maxresdefault.jpg-¿Y en el plano psicológico y emocional, cómo te ha ido porque estos trabajos de investigación llevan a cabo mucho desgaste emocional?
-Yo leo bastantes trabajos de historia y libros de testimonios o biografías de personas que pasaron por la cárcel o por los campos de concentración, por ellos he conocido los múltiples castigos que padecieron  las víctimas pero el impacto emocional que te produce el ver una ficha carcelaria o un consejo de guerra ha sido nuevo para mí. Especialmente me conmovieron los que venían cruzados en la portada por la palabra ejecutados porque antes de leer el expediente ya sabes el final. Los expedientes judiciales son todos tan injustos, tan parecidos entre sí que  nunca sabes por qué con las mismas acusaciones a unos les condenan a muerte,  a otros a treinta años y a otros a veinte lo que demuestra  la falta de criterios judiciales y la  indefensión en la que se encuentra el encausado.
-¿Qué particularidades o hechos diferenciales tuvo la Guerra Civil, la posguerra y la represión en Robledo de Chavela que en otros lugares?
-No sabría decirte, aquí prácticamente no hubo guerra, la autoridades municipales se mantuvieron fieles al Gobierno, no apoyaron el golpe. Durante tres meses mantuvieron el orden, el abastecimiento de la población y protegieron a las personas de derechas. Pero esto no fue una excepción, ocurrió en el noventa por ciento de los pueblos porque las autoridades republicanas y los líderes de los partidos así lo reclamaban una y otra vez, a diferencia de los militares sublevados que incitaban a la violencia y a la violación de las mujeres.
-Con este libro parece que queda constatado que, con independencia de violencia por parte de los defensores de la república, siempre hubo represión por parte de los que defendieron el golpe y la dictadura, ¿no?
-Aquí no hubo ningún tipo de violencia hasta que no entró en el pueblo el autodenominado Ejército de Ocupación, el ejército fascista a las órdenes del coronel Santa Pau, el jefe militar de la zona, entonces se desató el terror. El primer día se fusiló entre 8 o 10 prisioneros que están enterrados en una fosa enfrente de la parroquia. Luego la represión siguió.
Image-1.JPG-En concreto, ¿cómo actuaron en Robledo de Chavela?
-Dos días después de tomar por la fuerza el pueblo llegó la Guardia Civil, diez números al mando del  comandante del puesto, Valentín García Solera, desertor del Ejército republicano que se había pasado a las líneas fascistas desde el frente de Guadarrama. Éste buscó la colaboración de los vecinos ya que desconocía los nombres de los izquierdistas, lo encontró en la persona del alguacil que “me delató a todos”. Detuvieron y llevaron a la cárcel de Ávila y Cebreros a vecinos acusados de ser “peligrosísimos por la apatía ante nuestros triunfos”, o “por no contribuir suficientemente  al mantenimiento de nuestro ejército” pero además dos vecinos, Modesto Álvarez e Ignacio León, ni siquiera llegaron a Ávila, a cinco kilómetros de Robledo fueron bajados de la camioneta y asesinados, los enterraron allí mismo. Al finalizar la guerra las personas que habían huido al Escorial, que fue zona republicana hasta el final de la guerra,  fueron procesadas en consejos de guerra sumarísimos de urgencia,  normalmente colectivos, cuya duración era de nueve minutos para cada uno de los encausados.
-Y lo más triste es que todavía se respira el sabor de que la injusticia porque no se ha pedido perdón, ni se han reparado los crímenes cometidos por el franquismo…
-En Robledo hemos iniciado un proceso, como consecuencia de la aparición de los nuevos partidos del cambio, que tiende a restablecer la memoria de los que lucharon por la democracia, en concreto el año pasado el Pleno municipal nombró hijo predilecto a un superviviente del campo de concentración de Mauthausen, Santiago Ventosinos Conde,  y este año otro vecino del pueblo, Gregorio Sánchez Agudo, miembro del comité, un líder natural del pueblo, también ha sido nombrado hijo predilecto y se le pondrá una calle a su nombre. Y lo importante es que esto se ha hecho desde la institución municipal, no ha sido una asociación particular. Son pequeños pasos pero importantes que vienen a recuperar el espacio público para los demócratas y acabar con la memoria franquista en las calles.
La dictadura franquista debe estudiarse en las escuelas y en los centros de interpretación de la memoria histórica, tal como se ha hecho en otros países europeos, pero sin el homenaje que representa tener calles o monumentos en su honor.
-Carme, cuando se escribe sobre estos temas queda claro que no a todos no va a gustar ver reflejadas muchas cosas de las que allí se escriben, describen, ¿ qué has experimentado desde que ha salido a la luz esta investigación en Robledo de Chavela?
-No tengo ninguna queja de nada, todo lo contrario, los vecinos que han leído el libro me han dicho que gracias a él han podido conocer la historia de su familia y se sienten agradecidos y reconfortados. No hay que olvidar que la dictadura franquista no sólo los llevó a la cárcel, también les injurió, les difamó, trató de quitarles la dignidad, les presentó  como delincuentes y durante años ellos y sus descendientes soportaron este peso de deshonra en silencio. Son estas personas las que  deben de estar en los callejeros, ellos son  nuestros referentes democráticos, víctimas inocentes y sus historias deben de explicarse en las escuelas si queremos consolidar la democracia y ampliar los Derechos Humanos.  Por eso son tan importantes los actos públicos de rehabilitación, de resarcirles moral y socialmente, de reparar en lo posible una injusticia.




71YvyGjpsrL.jpg24066 Robledo de Chavela, 1931-1945. Desaparecidos, asesinados, detenidos y depurados. Carmen Martínez Brugera
292 páginas
15,00 euros
El Garaje



El 17 de julio de 1936 la vida cotidiana de los españoles se vio interrumpida bruscamente. Durante tres meses Robledo siguió en manos del ayuntamiento republicano; la Guardia Civil no estaba y el golpe no triunfó en el pueblo. Siguiendo las órdenes del gobernador civil de Madrid se formó un comité que se encargó de vigilar las entradas del pueblo y de asegurar el abastecimiento de la población; se repartieron escopetas de caza y se arrestó a los propietarios de derechas más importantes: treinta vecinos que no fueron vejados ni maltratados, según sus propias confesiones y que, más tarde formarían la Comisión informadora encargada de declarar en los consejos de guerra de los vencidos.

Carrión, García-Prieto, Bernaldo de QuirósHerranz, Alberquilla, León, Sánchez, Sevilla, Quijada, Villeta o Ventosinos, son algunos de los ciento diecinueve robledanos de izquierdas que serían perseguidos, procesados y encarcelados; doce morirían en la cárcel, en el paredón o en las cunetas por el único "delito" de haber votado al Frente Popular. La lectura de este libro nos permitirá confirmar que la represión que se ejerció en Robledo no fue la respuesta a ninguna violencia republicana sino el mismo plan de exterminio que se siguió en todo el país con un único fin: acabar con las bases.





_____________________________________________________________________
Cazarabet
c/ Santa Lucía, 53
44564 - Mas de las Matas (Teruel)
Tlfs. 978849970 - 686110069