dissabte, 11 de febrer de 2017

HUÍA O DESBANDÁ. Francisco Pimentel.



MEMORIA / HUÍA O DESBANDÁ

(Publicado en Ronda Semanal el Sábado 11.02.2017)

Este año no he podido ir a ninguna de las convocatorias que ha habido para rememorar
la trágica huida del pueblo por la carretera de Málaga hacia Almería. Me excuso porque 
no me encontraba bien pero sobre todo porque me disgusta la división que mantienen 
los partidos de la izquierda sobre esta conmemoración y el consiguiente homenaje a nuestras 
miles de víctimas, y me disgusta ver como el franquismo planea sobre la misma para 
desvirtuar el genocidio que cometió  sobre la inmensa masa de gente que huía del terror
fascista.

Uno de los elementos de desvirtuación es la palabra “desbandá” que fue empleada 
por los franquistas desde un principio en contra de la palabra “huía” que fue la 
 empleada por el pueblo.

Trataron los franquistas de denigrar a nuestra gente dando a entender que 
huyeron precipitadamente, de cualquier forma y en cualquier dirección 
de forma enloquecida.

Vuelvo a consultar el diccionario una vez más para reproducir exactamente y con detalle 
de su origen lo que dice sobre estas dos palabras:

HUIDA: Es la acción de huir, verbo proveniente del latín que significa alejarse deprisa, 
por miedo o por otro motivo, de personas, animales o cosas, para evitar daño, disgusto
 o molestia,… apartarse de algo malo o perjudicial.

DESBANDADA: Acción y efecto de desbandarse, verbo proveniente del franco-gótico 
que significa desparramarse, huir en desorden, apartarse de la compañía de otros, 
desertar.

Estaba claro que la forma de expresarse de nuestra gente que huía del terror que producía 
la agresión del fascismo nazi-franquista es la correcta puesto que una vez que habían 
hecho todo lo posible por defender a Ronda y su territorio y no habían podido pues tuvieron que huir.

Pero esa huida no fue tirando las pocas armas que tenían y corriendo como locos en cualquier dirección, 
sino que fue una huida ordenada hacia San Pedro Alcántara para refugiarse en la espera 
de que la situación revertiera y poder volver.

Tampoco fue una huida total porque los milicianos, comandados en muchos casos por los carabineros y otras 
por los mandos naturales surgidos del pueblo, hacían frente a las tropas 
franquistas, moros y legionarios para frenar su avance, con luchas 
en la sierra y pueblo por pueblo que en muchos casos caían en manos 
de los fascistas y volvían a ser reconquistados por los republicanos, 
 una y otra vez.

Fue una huida ordenada y amparada por las fuerzas populares que contuvieron 
al ejército de Franco desde Septiembre 1936 a Enero 1937 hasta que los 10.000 
camisas negras de Mussolini desembarcaron en Cádiz y nuestra gente, sin la 
ayuda del gobierno republicano, tuvieron que ponerse de nuevo en marcha, 
alejándose hacia Málaga para evitar que los mataran.

Como no hay más espacio, seguiré la semana que viene con la HUIDA de 
Málaga a Almería, porque tenemos que desmontar el uso de esa bárbara 
palabra compuesta DES-BANDADA que el fascismo utilizó para denigrar 
la resistencia, la fortaleza y la valentía del pueblo y los partidos republicanos 
unidos en su defensa. 

Francisco Pimentel 
Facebook: Memoria Histórica de Ronda