diumenge, 16 d’agost de 2015

MEMORIA/SÍMBOLOS. Francisco Pimentel.

https://www.facebook.com/groups/368557283171702/permalink/1104401682920588/




La Voz de Ronda 15.08.2015
MEMORIA/SÍMBOLOS
Ronda, Blas Infante y la recuperación de la dignidad de Andalucía son inseparables. Cuando en 1918 los primeros andalucistas decidieron hacer aquí la Asamblea fue porque Ronda era el corazón de Andalucía, el centro del latir apagado de Al Andalus, de la Bética, de Tartessos, del Jardín de las Hespérides, de la Atlántida.
No es casualidad que los primeros andalucistas eligieran Ronda ni tampoco que fuera el sitio donde cuajaron los símbolos de Andalucía: la bandera y el escudo, también el himno. Andalucía ha sido una gran creadora de mitos y símbolos universales basados en la representación de una brillante realidad interpretada por su gente que irradia luz.
Cuando yo era muy joven y mi padre empezaba a contarme retazos de sus vivencias, recuerdo que una de las primeras fue sobre la Asamblea de Ronda, que aunque él tenía 4 años cuando se celebró y el que estuvo en ella fue mi abuelo, me contaba lo que allí pasó en primera persona, como si lo hubiera vivido directamente, tal fue la fuerza que aquel acto infundió en el pueblo. Contaba como el Teatro Espinel estaba a rebozar, que estaba tan lleno que no cabía ni una persona más y había miles de rondeños y andaluces venidos de todas partes que llenaban también la explanada que había delante. La euforia fue desbordante, con vítores, aplausos, cantes y banderas que después de terminado el acto recorrieron las calles de Ronda con gran júbilo y celebración en las casas como una gran fiesta.
Se trató de la primera asamblea regionalista andaluza cuyos antecedentes fueron la fundación en 1916 del primer Centro Andaluz en Sevilla y la revista Andalucía. En la asamblea se debatieron temas como centralismo, caciquismo, hambre y pan, y se reclamó la autonomía de la Patria Andaluza ante la Sociedad de Naciones. En ella se llama a Andalucía país y nacionalidad. Cuando leemos y recorremos nuestra historia desde muy antiguo nos damos cuenta del gran trabajo de investigación e intuición, llámese así, que Blas Infante hizo para concretar el diseño de los tres símbolos principales de nuestra iconografía: la bandera, el escudo y el himno. Pero hay otros que son los creados por el pueblo como referencias: el círculo de artistas, el teatro Espinel y Ronda.
De la importancia de todos ellos para los andaluces tenemos las pruebas de como el fascismo los va haciendo desaparecer: Ronda destruida y marginada desde hace 79 por ser de izquierda, republicana y andalucista. El círculo de artistas ocupado y convertido en casino por el caciquismo. El teatro Espinel, maravillosa obra de arte de Santiago Sanguinetti, abandonado y derruido para borrar la referencia y el recuerdo de aquella asamblea. El escudo convertido en un triangulito y dos rayas verdes anodinas y sin ningún significado para que perdamos la referencia a nuestros orígenes reales, mitológicos y simbólicos. El himno relegado a una música que se toca el día de Andalucía, que también nos lo cambiaron para que se pierda la memoria de aquel gran día de conciencia y reivindicación andaluza que fue el 4 de Diciembre del 1977. Ese día dos millones de andaluces salieron a las calles desmoronando el mito fascista de que en Andalucía no existía un sentimiento de diferenciación ni voluntad de reivindicar el autogobierno. Ese día se recordaba, además, el 4 de diciembre de 1868, cuando el pueblo de Cádiz se alzó en armas para reivindicar la República Federal. El 4D también conmemora el asesinato del trabajador José Manuel García Caparrós durante la manifestación autonomista de Málaga.
Hay quienes comentan que algunos habían pensado en poner el día de Andalucía el 29 de Febrero para que solamente pudiéramos celebrarlo cada cuatro años… y que al final lo dejaron el 28 porque al fin y al cabo es el día peor señalado del año, porque ni es primero ni fin de mes ni es nada. Con el asesinato y desaparición de Blas Infante se inicia el proceso de destrucción de toda su obra y el encarcelamiento físico e ideológico de nuestro pueblo que llega hasta nuestros días a pesar de las apariencias. Nuestros héroes-mártires republicanos andalucistas, socialistas, anarquistas, comunistas, masones necesitan ser recuperados del olvido y dignificados con la verdad, la justicia y la reparación porque nosotros los andaluces de hoy lo necesitamos.
Francisco Pimentel
Asociación Memoria Histórica de Ronda