divendres, 24 d’abril de 2015

Daniel Arasa: "La estrella radiofónica de la Guerra Civil mandó matar a mucha gente"


http://www.lavanguardia.com/vida/20150422/54430092859/entrevista-daniel-arasa-radio-guerra-civil.html


ENTREVISTA A DANIEL ARASA
    El profesor ha sido enviado especial en varios países y colabora con La Vanguardia


    El escritor y periodista explica en su nuevo libro por qué la radio fue una verdadera arma de guerra durante este conflicto bélico

    Vida | 22/04/2015 - 00:03h | Última actualización: 22/04/2015 - 14:35h
    Daniel Arasa:
    Daniel Arasa es doctor en Humanidades y Ciencias Sociales y ha sido profesor de Periodismo en las universidades Pompeu Fabra y Abat Oliba CEU LVD
    Raquel Quelart
    RAQUEL QUELART | Sigue a este autor en Twitter Google +
    Daniel Arasa Favà (Tortosa, 1944) es uno de los máximos exponentes en investigación histórica de laGuerra Civil. Un período al que ha dedicado la mayor parte de los libros que ha escrito –más de una veintena- centrándose en diferentes aspectos de aquel conflicto. En esta ocasión en su nuevo trabajo, La batalla de las ondas en la Guerra Civil española(Editorial Gregal), analiza el papel protagonista que tuvo la radio en España entre julio de 1936 y abril de 1939, ya que fue el primer conflicto bélico en el que este medio de comunicación se utilizó como una verdadera arma de guerra.
    - ¿Por qué la radio fue un medio de comunicación tan destacado durante la Guerra Civil?
    - En comparación con los medios que había en aquel momento, la radio fue el que tuvo un mayor impacto mediático. La diferencia más importante con la prensa es que la radio llegaba a los dos bandos. En una Guerra Civil, donde el país se fragmenta en dos partes, a través de las emisiones radiofónicas se pueden enviar consignas, dar moral a la tropa para que continúe resistiendo o contradecir al adversario. Hoy en día esto no nos impacta, pero en aquel momento había muy pocos aparatos de radio proporcionalmente.
    - ¿Pero cómo es que la radio fue tan importante a pesar de que solo había 300.000 receptores para 24 millones de habitantes?
    - Aparte de particulares, bares, restaurantes y casinos, partidos políticos y sindicatos ponían receptores y altavoces, por lo que la radio llegaba a mucha más gente. Además, se establecieron normas para que la población que tuviera radio la pusiera en la ventana a todo volumen. Y otro aspecto más importante que el anterior fue la rumorología: los ciudadanos que habían escuchado estas transmisiones comentaban lo que habían oído con otros ciudadanos, con las deformaciones que se producen con el boca a boca.  Esto hacía que los mensajes que se emitían desde la radio tuvieran una difusión importante en un momento en que había pocas fuentes y manipuladas, sobre todo en territorio republicano, donde se escuchaban más las radios nacionales.  
    - Eso a pesar de que se prohibió seguir a las emisoras enemigas.  
    - Exacto, pero la gente lo hacía igualmente, sobre todo en la zona de Barcelona, donde mucha gente escuchaba al general Gonzalo Queipo de Llano, del bando nacional, o escuchaba Radio Verdad –Ràdio Veritat-, la única emisora en catalán del bando franquista, porque manipulaba y decía que emitía desde Salamanca y, en verdad, lo hacía desde Italia.La financiaba Francesc Cambó, líder dela Lliga Regionalista, catalanista que apoyaba a Franco. Sí, estaba prohibido, pero se continuaban escuchando y comentando las emisoras enemigas, incluso alguna emisora extranjera. Esto llevó gente a la cárcel.
    - ¿Qué les motivaba a escuchar las emisoras del bando enemigo?
    - La gente sabía poco de lo que estaba pasando, pero se daba cuenta hacia donde ibala guerra. Notenía los datos exactos, pero sentía al bando republicano hablar de victoria cuando estaba retrocediendo en todos los sitios. Al final la verdad de los hechos se acababa imponiendo.  
    - ¿Y qué bando mintió más?
    Los dos, aunque la radio del bando nacional adquirió más credibilidad que la del bando republicano, quizá porque el bando nacional ganaba.
    - Usted comenta en el libro que las emisoras republicanas daban a menudo informaciones confusas.
    - Exacto. En el bando nacional todas las emisoras iban en la misma línea. De forma que, por ejemplo, casi nunca intervenían políticos del bando nacional ni militares. Los únicos que lo hacían eran los cronistas o, de vez en cuando, el propio Franco. Y toda la política iba orientada a exaltar el Caudillo. Por tanto, era muy unívoca, no habían diferencias importantes de unas emisoras a otras.
    - ¿Qué ocurría al otro lado en este sentido?
    - En el bando republicano, cuyas emisoras habían sido incautadas por partidos y sindicatos, en muchas más ocasiones iban cada uno por su cuenta. Esto hizo que la radio del bando republicano fuera mucho menos eficaz que la del nacional, a pesar de que los republicanos tenían las de ganar en este aspecto.
    - ¿Por qué?
    - Cuando después de las primeras semanas de conflicto el país quedó dividido, en España había 67 emisoras de radio, de las cuales 51 quedaron en el bando republicano y solo 16 en el bando nacional. Además, entre las que tenía el bando republicano, estaban todas las grandes: Madrid, Barcelona, Valencia, Bilbao…
    - ¿Y qué hizo el bando nacional ante la supremacía radiofónica republicana?
    - Por un lado, las semanas posteriores al inicio de la guerra tuvieron una cierta ayuda por parte de los portugueses. Y, después, Alemania e Italia los ayudaron. Más tarde, a pesar de ser militares que sabían poco de propaganda, crearon Radio Nacional de España (RNE), que se convertiría en la principal emisora durante la guerra y el principal órgano de propaganda. A través de esta radio difundían la información –el parte de guerra y las crónicas- que la prensa reproducía al día siguiente. Todo estaba perfectamente unificado. El resultado fue más efectivo.
    - ¿Cuáles fueron las emisoras más destacadas?
    Del bando nacional, indiscutiblemente, RNE. Anteriormente, la más destacada fue Radio Sevilla porque al principio de la guerra fue la primera emisora de cierta importancia de los nacionales. Se convirtió en una emisora muy importante por el general Queipo de Llano, que era un animal, era brutal, mandó matar a mucha gente, pero al mismo tiempo fue un comunicador extraordinario.
    - ¿Fue la primera estrella radiofónica en España?
    - Probablemente, al menos del ámbito militar. Sin duda, fue la primera y muy destacada estrella radiofónica, a pesar de que por antena lanzaba mensajes como: “¡Mujeres de Puerto Llano: preparad vuestros mantones de luto porque mañana entraremos y mataremos a todos vuestros hombres!”, o amenazaba de que los legionarios o marroquíes violarían a las mujeres; creaba miedo.
    - También se permitía el lujo de referirse a Franco con un apodo.
    - Le llamaba Paca la Culona. Era muy grosero. Exageraba las muertes. Hablaba por la emisora y decía: “Hoy hemos fusilado a 500 rojos, ¿500?”, preguntaba girándose hacia sus jefes que estaban detrás suyo-, y le respondían: “No, general, 50”. Este tipo de mensajes iban creando psicosis y tenían un impacto enorme sobre los demás. Aunque llegó el momento en que los mismos franquistas se dieron cuenta de que las emisiones de Queipo de Llano si bien servían para amedrantar a la gente, luego salían en los periódicos internacionales.
    -Y Franco quería ganarse las simpatías de los países occidentales.
    - Exacto, sobre todo de Inglaterra y Francia. Y Queipo de Llano no ayudaba. Entonces, a través de Ramón Serrano Suñer, le prohibió a partir de febrero del 38 que continuara emitiendo.
    - ¿Qué emisoras fueron las más destacas por la parte republicana?
    - La más importante fue Unión Radio Madrid, donde hablaban básicamente los políticos. Y en Catalunya, Radio Barcelona y Radio Associació de Catalunya, que actualmente es RAC1, aunque con otros propietarios y una línea diferente, es la heredera de aquella emisora, que estaba en la Rambla y la única que quedaba en Barcelona cuando entraron los nacionales.
    - ¿Hubo alguna estrella radiofónica destacada en el bando republicano?
    - Unas cuantas, pero yo destacaría un catalán, que fue colaborador de La Vanguardia y un genio de la comunicación, Jaume Miravitlles. Era el comisario de propaganda dela Generalitat. Creótoda una estructura de propaganda extraordinaria en todos los campos: radio, cine, teatro y fotografía. Trataba muy bien a los corresponsales y visitantes extranjeros, lo cual hacía que después hablaran de manera muy positiva del bando republicano a los diarios europeos.
    - ¿Cómo recibía Miravitlles a este tipo de visitantes?
    - En Barcelona, como la gente pasaba hambre, los alojaba en el Majestic, que entonces, junto con el Ritz, era el mejor hotel de Barcelona. Por ejemplo, cuando venía un escritor importante, ponía a su disposición un coche con chófer, así como la gasolina que necesitara.
    - ¿Qué otras cosas hizo?
    - Creó la Agencia España, que distribuía  información del bando republicano a los diarios europeos. Cuando hubo los bombardeos de Barcelona u otras ciudades, se desplazaba con fotógrafos al lugar de los hechos para tomar imágenes de mujeres y niños muertos, que tienen un mayor impacto que si fueran soldados. También creó una productora de cine que se llamaba Laya Films, que realizaba documentales sobre la guerra y Catalunya. Algunos lo consideran el gran agente de propaganda, junto con La Pasionaria, del bando republicano.   
    - ¿Por qué asegura en su trabajo que la propaganda de la Guerra Civil fue poco sofisticada?
    - Hubo mucha propaganda en todos los campos, pero hubo muy poca propaganda negra –aquella que es promovida por un bando, pero se hace pasar por el bando contrario-. La propaganda fue muy directa, poco sutil. Mientras que en la radio los nacionales pasaron por delante, los republicanos tuvieron mejor cartelería y mejor prensa: era muy claro qué defendían y lo que querían decir. Creo que este aspecto se desarrolló mucho enla Segunda GuerraMundialporque hubo varias emisoras, sobre todo inglesas, que se hacían pasar por emisoras alemanas, cuando en realidad las hacían los ingleses.
    - ¿Qué papel jugó la radio en el frente?
    - Normalmente, los soldados no escuchaban la radio en aquella época, no tenían. Lo que pasa es que poco a poco las difamaciones les llegaban. La rumorología siempre ha existido y se activa más cuando hay poca información. A veces un camión con un gran altavoz situado a un quilómetro del frente emitía por la noche, bien directamente o bien conectado a alguna emisora, para que se oyera a cinco o seis kilómetros en territorio enemigo.
    - Antes de escribir el libro sobre la radio en la Gurra Civil española, usted empezó a investigar el rol que este medio de comunicación tuvo en la batalla del Ebro.
    - Para hacer este libro he podido utilizar muy pocas grabaciones porque la mayoría se han perdido (…) No hay cintas porque en aquella época España era un país muy pobre en que este material se reutilizaba. Pero en la batalla del Ebro he tenido la suerte que RNE emitía las crónicas de corresponsales que estaban cerca del frente o relativamente cerca y que se reproducían al día siguiente enla prensa. Yesto ha permitido que pudiera recuperar las crónicas de todos los días del conflicto. Por este motivo la parte nacional se haya podido explicar muy bien, mientras que no ha pasado lo mismo con el bando republicano. Reconozco que es un aspecto que queda cojo, pero es que no hay datos.
    - ¿Las locuciones de cada bando eran muy diferentes?
    - Esto iba en función dela persona. Porejemplo, Fernando Fernández de Córdoba había sido actor y tenía una gran capacidad: él declamaba; leía un parte de guerra o crónica y tenía ampulosidad, capacidad de penetración, una voz muy buena, radiofónica. Los republicanos también tuvieron locutores con una gran capacidad de llegar a la gente, aunque no declamasen de la misma manera que Fernández de Córdoba; participaban muchos poetas: Pedro Garfias, Rafael Alberti, Miguel Hernández… Efectivamente, salieron una serie de radiofonistas muy buenos.
    - ¿Hasta qué punto la radio contribuyó a la victoria o a la derrota de uno y otro bando?
    - No es cuantificable. Es un intangible. Sin duda, sabes que ha contribuido y te das cuenta de que ha tenido una importancia muy grande, ¿pero hubieran ganado la guerra si la radio no hubiera tenido tanta importancia? Pues posiblemente también.
    - ¿Qué opina sobre la necesidad de recuperar la memoria histórica?
    - Soy muy partidario de la recuperación de la historia, pero hay que ir con mucho cuidado sobre cómo se hace. Primero, la memoria histórica no puede ser solo de un bando, sino de todos; segundo, más que memoria, porque esta palabra hace alusión a los recuerdos que la gente tiene y que se deforman enormemente con el paso del tiempo –he conocido gente que ha estado en cuatro batallas simultáneas-, soy más partidario de la investigación histórica seria, que las familias que quieran recuperen a sus seres queridos de las tumbas, pero de ninguna manera que la recuperación de la memoria histórica sea un motivo de provocar enfrentamiento.
    - Por tanto...
    - Toda recuperación tiene que ir de la mano de la reconciliación y el perdón, porque si lo que queremos hacer es 'guerracivilismo' estamos perdidos. He procurado que los libros que he escrito sobrela Guerra Civil no fueran un elemento que reavivara el conflicto. Valoremos a las personas, a las víctimas, sean de un lado o de otro.
    - Así pues, ¿cree que la Ley de Memoria Histórica ha sido errática en este sentido?
    - Creo que tal como se concibió, al menos en su primera fase, fue un grave error porque reabrió heridas que estaban ya prácticamente cerradas.
    - ¿Y qué hay de exhumar los cadáveres de las fosas comunes?
    - ¿Las familias tienen derecho a intentar recuperar a su familiar muerto? Fantástico si lo piden y saben dónde está enterrado. Ahora hay la política de fosas, quieren abrir todas las fosas. Esto vale una fortuna inmensa porque existen miles y quiere decir ir hueso por hueso, hacer estudios de ADN. Buscar las fosas y dignificarlas, sí, por ejemplo, poniendo algún monolito o una cruz, lo que se quiera, para recordar a esas personas.



    Leer más: http://www.lavanguardia.com/vida/20150422/54430092859/entrevista-daniel-arasa-radio-guerra-civil.html#ixzz3YFujleRh
    Síguenos en: https://twitter.com/@LaVanguardia | http://facebook.com/LaVanguardia