dijous, 8 de gener de 2015

La ARMH salva su actividad y el laboratorio de Ponferrada gracias a los 100.000 dólares de un galardón internacional


http://www.elbierzonoticias.com/frontend/bierzo/La-ARMH-Salva-Su-Actividad-Y-El-Laboratorio-De-Ponferrada-Gr-vn24142-vst199

Es galardonada con el Premio ALBA/Puffin al Activismo en Pro de los Derechos Humanos / Marco González reconoce que llega "en el mejor momento"
V. Silván       08/01/2015
Trabajos durante la exhumación de Claudio Macías, enterrado en la bodega de su casa en Villalibre. (Foto: Quinito)
Trabajos durante la exhumación de Claudio Macías, enterrado en la bodega de su casa en Villalibre. (Foto: Quinito)
La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) comienza bien el año de su 15 aniversario con un importante galardón internacional dotado con 100.000 dólares y que servirá para “salvar” la actividad de la asociación y su laboratorio de Ponferrada, en peligro de desaparición por la falta de ayudas públicas. Los Archivos de la Brigada Abraham Lincoln (ALBA) le entregarán el 9 de mayo el Premio ALBA/Puffin al Activismo en Pro de los Derechos Humanos en una ceremonia que tendrá lugar en Nueva York.
“Llega en el momento justo para salvar el laboratorio y su actividad”, señaló el vicepresidente de la ARMH, Marco González, que reconoce que estaban pensando en cerrar y dejar aparcado el trabajo por la falta de medios. “Ha llegado en el mejor momento dada la gravedad de la situación que estaba atravesando la asociación”, añadió el vicepresidente, que recalcó que no solo reconoce la actividad de la asociación sino también a todas las víctimas del franquismo, que han sido olvidadas desde hace más de 40 años.
“Demuestra que hay interés por los derechos humanos y por las víctimas del franquismo, que queda patente con este reconocimiento de un grupo de asociaciones y fundaciones, muy importante en Estados Unidos”, valoró González, que explicó que fue el escritor gallego Manuel Rivas quién propuso a la ARMH para optar a ese premio. “Él siempre ha apoyado la trayectoria de la asociación, participó en los actos del décimo aniversario de la ARMH en el teatro Bergidum y has escrito libros sobre memoria histórica y la dureza del franquismo en Galicia, muy vinculado a movimientos sociales”, explicó.
Así, en su nominación, Rivas señaló que “la ARMH ha restaurado 114.000 nombres sin rostro” y que “promoviendo la verdad, la justicia y la reparación de las víctimas fascistas, la ARMH ha conseguido perpetuar el legado antifascista y de justicia social de la Brigada Lincoln”, mientras que el juez Baltasar Garzón -uno de los primeros reconocidos por este premio- también destacó que “gracias al trabajo de la ARMH, en España se ha conseguido derribar el muro de olvido que existía en torno a las víctimas de aquel nefasto periodo”.

Nuria Maqueda, René Pacheco (D), y Marco Antonio González (I), en el laboratorio de Ponferrada. (Foto: César Sánchez)
El premio ALBA/Puffin da apoyo a causas activistas actuales y fue creado por el filántropo y visionario Perry Rosenstein, presidente de la Fundación Puffin, que en 2010 estableció un fondo dotado para este premio. Así, este galardón es uno de los mayores premios de derechos humanos en el mundo, otorgado anualmente por ALBA y patrocinado por la generosidad de la Fundación Puffin, con el objetivo de honrar a las Brigadas Internacionales y conectar su legado inspirador con causas contemporáneas.
La justificación
Más de 114.000 cuerpos yacen, sin identificación, enterrados en fosas comunes, víctimas de la represión durante la Guerra Civil Española (1936-1939) y la posterior dictadura franquista (1939-1975). Desde el retorno de la democracia en 1978, decenas de miles de españoles han anhelado localizar y exhumar los restos de sus seres queridos para honrar su memoria y darles un entierro digno.
Sin embargo, desde hace casi cuatro décadas, el Estado español prácticamente ha ignorado los derechos de las víctimas del fascismo español. La ARMH surgió a raíz de la lucha del periodista Emilio Silva para exhumar los restos de su abuelo de una fosa común en el noroeste de España, donde fue ejecutado por un grupo de pistoleros falangistas en octubre de 1936.
En el año 2000, con la ayuda de un equipo de voluntarios, Emilio Silva desenterró el cuerpo de su abuelo junto con los de otros doce republicanos. La exhumación fue ampliamente difundida y muchos otros españoles se dirigieron posteriormente a Silva con el deseo de recuperar a sus propios familiares.
Silva fundó la ARMH en el año 2000 y, en sus 15 años de existencia, la ARMH ha llevado a cabo más de 150 exhumaciones de fosas comunes por todo el territorio nacional y recuperado los restos de más de 1.300 víctimas del régimen de Franco, aproximadamente un 8% de los desparecidos.
La Asociación ha hecho este trabajo con casi ningún apoyo estatal, olvidada por un gobierno que desde el año 2011 ha suprimido todas las ayudas destinadas a actividades relacionadas con las víctimas de la Guerra Civil y el franquismo.
La ARMH trabaja con expertos forenses exhumando e identificando víctimas para establecer una base de datos de ADN y ha trabajado para poner los derechos de las víctimas y la justicia transicional en la agenda política española. A través de su labor de promoción a nivel nacional e internacional, el Grupo de Trabajo de Naciones Unidas sobre Desapariciones Forzadas comenzó a incluir a España en sus informes a partir de 2003.