dimarts, 20 de desembre de 2016

Cazarabet conversa con... Antonio César Moreno Cantano, autor “Tiempo de mentiras. El control de la prensa extranjera en España durante el primer franquismo (1936-1945)” (Muñoz Moya).

http://www.cazarabet.com/conversacon/fichas/fichas1/tiempomentiras.htm


La Librería de El Sueño Igualitario

9788480102827 (1).jpg


Otro excelente ensayo  de Antonio César Moreno Cantano.
El escritor vuelve a mostrarnos cómo debemos documentarnos, investigar y realizar un estudio concienzudo de todo lo reunido para dar con un resultado final excelente.
Llega a nosotros gracias a la editorial, afincada en el corazón de Teruel, más concretamente en Sarrión, Editorial Muñoz Moya.
Lo que nos dice la editorial Muñoz Moya de este libro:
La presente obra se centra en la regularización y supervisión de la Prensa y Propaganda extranjera dentro de España entre 1936 y 1945, es decir, desde el principio de la Guerra Civil hasta el final de la contienda mundial. Nos aproximamos al concepto de propaganda de guerra y a las particularidades del lenguaje empleado por la maquinaria de prensa rebelde: seguidamente, se presenta un retrato general de todos los organismos encargados del control de la Prensa y Propaganda en los órganos de poder que se fueron erigiendo hasta 1945; en tercer lugar se analiza el papel de las diferentes fuerzas e instituciones del bando sublevado tuvieron en materia de Prensa extranjera(Falangistas, carlistas, miembros de la Liga Catalana, militares, diplomáticos) , sin olvidar la contribución de los socios germanos e italianos: finalmente se analiza el período de la Segunda Guerra Mundial, poniendo el acento en la germanofilia que se adueñó de la prensa estatal, guida por la sección de Prensa Extranjera de la VSEP , auténtica espada de Damocles frente a los múltiples intentos impulsados por el Ministerio de Exteriores para rebajar el discurso antiAliado de los medios del país, que ocasionó no pocos problemas ante los embajadores angloamericanos establecidos en España.
El autor Antonio César Moreno Cantano:
Doctor en Historia Contemporánea por la Universidad de Alcalá de Henares (2008). Miembro del grupo de investigación CEFID (Centre d´Estudis sobre les Èpoques Franquista iDemocràtica) y GREF (Grup de Recerca sobre l´Època Franquista), adscritos a la Universidad Autónoma de Barcelona; del grupo de investigación Catolicismo y laicismo en la España del siglo XX, vinculado a la Universidad de Alcalá, y al grupo Estudios del Tiempo Presente, dirigido por el catedrático Rafael Quirosa, de la Universidad de Almería. En la actualidad trabaja como Profesor de Secundaria en el Colegio Madrigal (Loranca –Fuenlabrada-, Madrid). Ha participado en diferentes congresos nacionales e internacionales sobre la dictadura franquista y ha publicado numerosos artículos sobre la propaganda interior y exterior de la España franquista durante la Guerra Civil y la Segunda Guerra Mundial en diferentes revistas especializadas. Ha coordinado en la editorial Trea una trilogía sobre las culturas bélicas y la propaganda extranjera en España entre 1936 y 1945. Su última publicación ha sido la obra colectiva (donde es uno de los coordinadores) Otra Iglesia. Clero disidente durante la Segunda República y la Guerra Civil. En la actualidad está realizando una investigación –junto al profesor Misael Arturo López- sobre las exposiciones anticomunistas en la Europa del Eje.
Muñoz Moya es una de nuestras editoriales amigas:
Tuvimos una muy amena conversación con Juan Ignacio Jiménez -Velasco :
Sobre el libro Anticlericalismo y crítica social: el sacerdote republicano Hugo Moreno López/ Juan García Morales:
Sobre el libro Cinco derribos sin gloria:
Sobre el libro Del FRAP a Podemos. Años 60.Tomo I:
Sobre el libro El hijo del guarda:
Sobre el libro La piel de toro como trofeo:
Sobre el libro Nicasio Álvarez de Sotomayor:


Cazarabet conversa con Antonio César Moreno Cantano:
image004.jpg-La propaganda y el control de la prensa es una arma de guerra más, ¿no?
-Sin lugar a dudas. En cualquier confrontación bélica, en especial desde la Primera Guerra Mundial, las potencias en lucha han creado organismos encargados de supervisar toda información que entraba y salía de sus fronteras. Es un potente altavoz desde el que ganar voluntades y crear una imagen distorsionada del enemigo, capaz de generar miedo y odio.
-Y en período de dictadura también, ¿no?
-Por supuesto. La propaganda es un instrumento de legitimación, capaz de reescribir la historia al antojo de un régimen político en particular, justificando su subida al poder y reafirmando su supuesta legalidad mediante la prensa, literatura, arte, exposiciones…
-¿Qué período del franquismo estuvo más sometido o cercado por la represión, la censura…?
-La represión fue especialmente dura durante los años de la Guerra Civil y hasta el final de la Segunda Guerra Mundial. No se tuvo el menor reparo en llevar a cabo fusilamientos masivos, como los que tuvieron lugar en las tapias del Cementerio del Este (La Almudena), desde 1939. Fueron comunes en todo el mapa peninsular y no se tuvo el menor reparo, incluso, de incluir a religiosos (casos relevantes como el del Padre Revilla –Eloy Gallego Escribano-, o los curas vascos, entre otros muchos). La censura tuvo cabida hasta los últimos compases del franquismo, si bien varió su intensidad –como es lógico-, siendo más fuerte en los tiempos de guerra interna y externa.
-Si cogemos al primer período de la dictadura franquista: ¿qué período de los tres de los que hablas, entre 1936 y 1939, fue en el que más se manipuló a la prensa extranjera?
Los crímenes franquistas de Badajoz y el bombardeo de Guernica en 1937 supusieron un punto de inflexión, ya que muchos corresponsales extranjeros pudieron narrar al mundo –escapando de la censura de la zona rebelde- lo que allí sucedió, causando una gran conmoción a nivel internacional. Sobre este apasionante tema recomiendo, sin lugar a dudas, la reedición de la obra de Herbert R. Southworth con prólogo del profesor Ángel Viñas.
-¿Desde las posiciones franquistas cuándo se ve claro que hay que ir a por la prensa extranjera, viéndose en ello un beneficio..?
-Aunque desde un primer momento los organismos de poder franquistas reservaron un espacio para el control de la prensa y la propaganda, tanto nacional como extranjera, a partir de 1937 se intensificaron los esfuerzos por acallar, o al menos intentar aminorar, las críticas que a nivel mundial suscitaron muchas de sus acciones en la guerra. El tener como aliados a Hitler y Mussolini era un bagaje propagandístico que lastró mucho entre las opiniones de las sociedades democráticas.
-¿Cómo los controlaban porque supongo que siguiendo a los alzados ya iban los medios extranjeros más afines…, de entrada eso lo tenía de cara, pero después qué hacían?
-Todo corresponsal que quería entrar en territorio insurgente tenía que solicitar, generalmente a través de su agencia informativa, un permiso oficial. Después era controlado muy cerca por los Oficiales de Prensa (como por ejemplo el capitán Gonzalo de Aguilera, estudiado magistralmente por Luis Arias), que eran quiénes determinaban por dónde se podían mover y qué tipo de noticias querían mandar al extranjero.
15135805_10206685517806195_5994891918731832341_n.jpg-¿Qué papel jugaba el Ministerio de Asuntos exteriores?
-Siempre se tuvo mucha más consideración con los periodistas alemanes e italianos, a los que desde Exteriores no se les puso ninguna traba. Sin embargo, la expulsión de periodistas de otras nacionalidades, menos acordes con sus principios, fue una práctica habitual. Incluso algunos de ellos fueron detenidos.
-Y de  la propaganda: ¿qué heredaron de las escenografías y enseñanzas de países como Italia con la estética o la incisiva perversión nazi?
-Hubo un claro deseo –como expuso la historiadora Miriam M. Basilio- de “ocupar” el espacio público, en especial a través de exposiciones. Calles, plazas, museos… se llenaron de carteles y dibujos que ensalzaba sus principios y defenestraba la de sus enemigos. Podemos citar, con clara influencia nazi, la exposición ¡Así eran los rojos! (1943), muy inspirada en la germana Das Sowjetparadies (El Paraíso Soviético). La nota común fue el recurso al miedo y al odio, como elemento justificador y cohesionador de la sociedad.
-Todos los países se amoldaron a las pretensiones de los alzados en la guerra y en la Dictadura, ¿no?
-Ni mucho menos. Las democracias occidentales (en especial Francia y Reino Unido), por cuestiones de política interna y geopolítica –temor a iniciar una nueva contienda mundial-, claudicaron a las pretensiones de la coalición golpista, en especial mediante el Comité de No-Intervención; sin embargo, no ocurrió lo mismo con la opinión pública de sus ciudadanos, volcados mayoritariamente con la España republicana. Durante la Segunda Guerra Mundial, los Aliados fueron muy “activos” en sus pretensiones de lograr una prensa y propaganda “neutral” en los medios informativos franquistas, de tono marcadamente germanófilo. Sus partes de guerra nunca se publicaban y las victorias del Eje eran aplaudidas vehementemente en los diarios españoles. Solo el final de la contienda, con el progresivo avance inglés y norteamericano, cambió la situación, sobre todo en 1945, cuando existía el peligro real de quedarse aislado en el panorama político internacional. A partir de ese momento, el discurso anticomunista del franquismo –alejado de cualquier tentación o pasado nazi- se iba a convertir en su tabla de salvación.
image008.jpg-No creo que ni las mentiras de los partes ni las propagandas engañasen o enseñasen algo de nuevo a los países que no intervinieron en la guerra; pero sí a la opinión pública ¿no?
.Tienes toda la razón. Estamos en una época en la que no existe la televisión ni mucho menos internet. Los ciudadanos extranjeros se enteraban de lo que ocurría en España a través de la prensa y la radio, la cual se nutría en muchos casos de lo que las autoridades franquistas les interesaba contar, aunque –como es lógico- existió desde el principio el punto de vista republicano.
-Así con las masas sumisas, engañadas…se dejan pasar muchas decisiones de los países que dejaron que la Dictadura desangrase a toda una sociedad, ¿lo ves así?
-La propaganda es un instrumento eficaz en cualquier guerra y régimen de naturaleza totalitaria, pero sin la fuerza de las armas y la violencia no sirve para nada. Por ejemplo, las potencias “amigas” del bando insurgente en la Guerra Civil no reconocieron al régimen de Franco hasta que la victoria sobre los ejércitos republicanos fue prácticamente una realidad.
-Y así el mundo anglosajón, la Europa al otro lado del muro de Berlín tuvo y retuvo un portaviones en España. Es como un juego de geopolítica, simple y llanamente geopolítica…
-Sí, simple y llanamente. En la contienda mundial España era atacada diplomáticamente por Churchill y Roosevelt y después, con la derrota de Alemania, se convirtió en un país de gran valor estratégico en su “lucha” contra la URSS debido a su posición en el Mediterráneo. Esta situación se concretó en los Pactos firmados en 1953.




9788480102827 (1).jpg24233 Tiempo de mentiras. El control de la prensa extranjera en España durante el primer franquismo (1936-1945). Antonio César Moreno Cantano
500 páginas
20,00 euros
Muñoz Moya



La presente obra se centra en la regularización y supervisión de la Prensa y Propaganda extranjera dentro de España entre 1936 y 1945, es decir, desde el principio de la Guerra Civil hasta el final de la contienda mundial. Nos aproximamos al concepto de propaganda de guerra y a las particularidades del lenguaje empleado por la maquinaria de prensa rebelde: seguidamente, se presenta un retrato general de todos los organismos encargados del control de la Prensa y Propaganda en los órganos de poder que se fueron erigiendo hasta 1945; en tercer lugar se analiza el papel de las diferentes fuerzas e instituciones del bando sublevado tuvieron en materia de Prensa extranjera(Falangistas, carlistas, miembros de la Liga Catalana, militares, diplomáticos) , sin olvidar la contribución de los socios germanos e italianos: finalmente se analiza el período de la Segunda Guerra Mundial, poniendo el acento en la germanofilia que se adueñó de la prensa estatal, guida por la sección de Prensa Extranjera de la VSEP , auténtica espada de Damocles frente a los múltiples intentos impulsados por el Ministerio de Exteriores para rebajar el discurso antiAliado de los medios del país, que ocasionó no pocos problemas ante los embajadores angloamericanos


Antonio César Moreno Cantano:
Doctor en Historia Contemporánea por la Universidad de Alcalá de Henares (2008). Miembro del grupo de investigación CEFID (Centre d´Estudis sobre les Èpoques Franquista i Democràtica) y GREF (Grup de Recerca sobre l´Època Franquista), adscritos a la Universidad Autónoma de Barcelona; del grupo de investigación Catolicismo y laicismo en la España del siglo XX, vinculado a la Universidad de Alcalá, y al grupo Estudios del Tiempo Presente, dirigido por el catedrático Rafael Quirosa, de la Universidad de Almería. En la actualidad trabaja como Profesor de Secundaria en el Colegio Madrigal (Loranca –Fuenlabrada-, Madrid). Ha participado en diferentes congresos nacionales e internacionales sobre la dictadura franquista y ha publicado numerosos artículos sobre la propaganda interior y exterior de la España franquista durante la Guerra Civil y la Segunda Guerra Mundial en diferentes revistas especializadas. Ha coordinado en la editorial Trea una trilogía sobre las culturas bélicas y la propaganda extranjera en España entre 1936 y 1945. Su última publicación ha sido la obra colectiva (donde es uno de los coordinadores) Otra Iglesia. Clero disidente durante la Segunda República y la Guerra Civil. En la actualidad está realizando una investigación –junto al profesor Misael Arturo López- sobre las exposiciones anticomunistas en la Europa del Eje.


_____________________________________________________________________
Cazarabet
c/ Santa Lucía, 53
44564 - Mas de las Matas (Teruel)
Tlfs. 978849970 - 686110069