divendres, 23 de novembre de 2012

SUSPENSIÓN DEL ACTO DE EXALTACIÓN FRANQUISTA EN MADRID: EXIGIMOS RESPONSABILIDADES A LOS CÓMPLICES Y ENCUBRIDORES. Grup Recuperació Memòria.


  

          Enteramos de rondón de la cesión de locales públicos como el Palacio de Congresos de Madrid para un acto de exaltación franquista, quedamos estupefactos por los argumentos para justificar la colaboración “pasiva” de los poderes públicos en un homenaje anacrónico al último dictador europeo, pero hemos de decir que nos preocupa aún más el argumentarlo aducido para justificarse tras la marcha atrás en este asunto.

          Ayer emitimos un comunicado denunciando el acto previsto de exaltación franquista previsto para el próximo 2 de diciembre; hoy, tras conocer su anulación, tenemos que salir de nuevo alertando a la opinión pública de la escandalosa inhibición del Gobierno, intentando dar la imagen de que todo queda entre particulares que contratan un salón que, según “los mercados” está a disposición de todos. Nos preocupa que en vez de defender los valores que juran para acceder a sus cargos, las autoridades públicas actuales lo que hacen en realidad es camuflar iniciativas claramente anticonstitucionales e intentar engañar a los españoles.

          No es verdad que no conocieran lo que realmente se estaba contratando; la misma persona (el Sr Gaspart) y la misma empresa ya consiguieron realizar otro acto con toda clase de parafernalia franquista claramente visible en el mismo Palacio de Congresos el pasado 18 de julio donde intervinieron dirigentes ultraderechistas e incluso llegaron a subastar el bastón de mando de Franco. Este claro antecedente hubiera bastado para que alguien de Turespaña, o del Ministerio, interviniese para impedir la repetición de lo que es claramente un homenaje a personas y principios totalmente contrarios a la Constitución y sus valores que todos dicen haber jurado. Mas nos preocupa saber los antecedentes falangistas de algún alto cargo del organismo (Turespaña) del que depende la decisión de autorizar o no, y que nadie se haya preocupado de supervisarlo, máxime teniendo en cuenta el precedente del pasado 18 de julio.

          Rechazamos de plano los argumentos autoexculpatorios y equidistantes por parte de las autoridades que están obligadas a “guardar y hacer guardar la Constitución”; pedimos explicaciones oficiales urgentes y la asunción de responsabilidades políticas y de toda índole que eviten en lo sucesivo tanto la repetición de este tipo de actos en instalaciones públicas como las actitudes cómplices de quienes desde dentro de ellas no hacen sino de enlaces facilitadores de los mismos.


Matías Alonso Blasco
Coordinador del Grupo para la Recuperación de la Memoria Histórica
(Fundació Societat i Progrés)

660 470 405