diumenge, 15 de març de 2015

Comercios, viviendas, colegios, institutos, edificios de uso público en el Madrid de hoy, eran hace 75 años las fábricas de muerte de la dictadura franquista: La Memoria al servicio de la Justicia.

http://todoslosrostros.blogspot.com.es/2015/03/comercios-viviendas-colegios-institutos.html?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed:+TodosLosRostros+(TODOS+LOS+ROSTROS)


En el último año de los 30 y durante toda la década de los 40 era Madrid una inmensa prisión. Decenas de centros de detención, interrogatorio y tortura; 10 campos de concentración; más de 35 juntas de clasificación y depuración; 15 comisarías de distrito; 10 cuarteles de la Guardia Civil; 10 delegaciones de distrito de Falange; muchos tribunales y juzgados; cementerios... Y cárceles, más de 20 cárceles. Decenas y decenas de miles de  mujeres y hombres pasaron por alguno estos sitios, muchos para ser asesinados en su interior y otros muchos para ser maltratados y recluidos en ellos durante meses y años. 75 años después, en estos aciagos tiempos de olvido y desmemoria, los modernos urbanitas de la capital vuelven la espalda a aquel criminal pasado e ignoran que el injusto presente del que abominan es su directo heredero. Pero bueno es refrescarles la memoria y dar las pistas necesarias para geolocalizar estos lugares de muerte. Quizás a partir de hoy y cuando caminen con prisas por las calles de su ciudad, los madrileños aparquen durante un instante la aceleración vital que suele caracterizarles, despeguen la vista de su dispositivo móvil, miren a su alrededor y cuando encuentren que se hallan ante uno de estos altares en los que la Libertad y sus defensores fueron sacrificados, musiten una plegaria o mascullen un verso en homenaje a los allí secuestrados y caídos. Pueden entonces hacerlo cuando estén en...

Calle Marqués de Mondéjar, números del 16 al 22. Allí estaba la Prisión Central de Madres Lactantes de Ventas, instalada entre 1945 y 1960 en un pequeño rincón del ala sudoeste de la cárcel de mujeres de Ventas.

Ronda de Atocha, número 27. Fue antes y después de ser Prisión de Atocha el Colegio de los Salesianos de la Ronda de Atocha.

Calle del Barco, 24. Allí estaba la Prisión de Barco, en el edificio que antes habían ocupado los estudios de Discos Columbia y que en la actualidad tienen uso residencial, con locales cerrados en planta baja.

Paseo de Eduardo Dato, antes calle o paseo del Cisne, número 2, Chamberí. En lo que antes era el Colegio de las Damas Negras y ahora el Colegio Blanca de Castilla y edificios residenciales, allí estaba la Prisión de Cisne.

Calle de Claudio Coello, 112. Allí, en el antiguo y actual Convento de Santo Domingo el Real y local de varios comercios, estaba la Prisión de mujeres de Claudio Coello.

Plaza de las Comendadoras. Lugar donde se ubicaba el Convento de las Comendadoras de Santiago, transformado en Prisión de las Comendadoras.

Plaza del Conde de Toreno, número 2. En lo que fue Prisión de Conde de Torenohay en la actualidad un edificio de viviendas.

Calle del Duque de Sesto, número 9. Allí estuvo ubicada la Prisión del Duque de Sesto, en el viejo convento de los franciscanos, que ahora está ocupado por la Parroquia de San Antonio del Retiro y por dependencias parroquiales.

Manzana definida por las calles General Díaz Porlier, 58, Padilla, Conde de Peñalver y Ortega y Gasset. Tras la guerra se convirtió en la terrible Prisión Provincial de Hombres número 1, conocida como Prisión de Porlier. Con el tiempo volvió a convertirse en el Colegio Calasancio y en el Colegio Universitario Cardenal Cisneros, con unos pocos locales comerciales en alguno de sus bajos.

Carabanchel. Finca de Vista Alegre. En el antiguo reformatorio se ubicó la  Prisión de Príncipe o Príncipe de Asturias, en la actualidad Instituto de Enseñanzas Medias Puerta Bonita.

Calle Quiñónes, número 2. En el antiguo convento de Montserrat ubicaron los franquistas la Prisión de Quiñónes, como clínica psiquiátrica penitenciaria para mujeres. Actualmente es el Priorato de Santo Domingo de Silos.

Manzana definida por las calles Hortaleza, Santa Brígida y Farmacia. Donde se encontraba el antiguo colegio de San Antón, tras la victoria franquista se ubicó laPrisión de San Antón, luego colegio de los escolapios

Calle de San Lorenzo, número 20. Un antiguo colegio religioso se convirtió en laPrisión de San Lorenzo. Hoy es la Residencia Universitaria Patrocinio de San José, adscrita a la Congregación Siervas de San José.

Calle de Santa Engracia, número 142, Chamberí. Antes y después de ser la Prisión de Santa Engracia, era y sigue siendo el colegio Divina Pastora.

Carabanchel. Calle Eugenia de Montijo, número 53. En las instalaciones de un antiguo reformatorio se ubicó la Prisión de Santa Rita, más tarde Prisión Central de Trabajadores.

Conde de Peñalver, número 53, barrio de Salamanca. El antiguo convento de monjas que allí estaba se habilitó como Prisión de Torrijos. En la actualidad, el edificio es utilizado como residencia de mayores por la Fundación Dª Fausta Elorz. En su fachada hay una lápida recordando que allí escribió Miguel Hernández su “Nana de la cebolla”.

Calle Marqués de Mondéjar, números 16 y 18. Allí se localizó el terrible matadero conocido como Prisión de Ventas, muchos años después Hospital Penitenciario de mujeres y Centro Penitenciario de Maternología y Puericultura. En la actualidad hay un complejo de viviendas.

Manzana definida por las calles Juan de Vera, del Plomo y Batalla de Belchite, del barrio de las Delicias. Allí estaba la Prisión de Yeserías. Hoy es el Centro de Inserción Social “Victoria Kent”.

Carrera de San Isidro, número 5, junto al Puente de Segovia. Allí estuvo la Prisión Maternal de San Isidro. Hoy, es un edificio de viviendas en el inicio del Paseo de la Ermita del Santo.

Calle Serrano, 127. En lo que era el antiguo Instituto Escuela de Madrid se estableció la Prisión Maternal Instituto-Escuela. Luego fue ocupado por lo que hoy es Instituto Ramiro de Maeztu

Avenida de los Poblados, Carabanchel. En su solar abandonado se construyó laPrisión Provincial de Carabanchel. Cayo en desuso en épocas  juancarlistas. Tras 55 años fue derribado, para construir viviendas, oficinas y zonas verdes. 
 

En resumen, comercios, viviendas, colegios, institutos, edificios de uso público... Todos en uso y sus usuarios, casi todos desmemoriados, habiendo olvidado que su plácido presente se fundamenta en un dolorosísimo pasado. Por eso y al modo latino elevo esta vieja y milenaria jaculatoria en homenaje a los muertos: “Te rogo, praeteriens, dicas sit tibi terra levis”.

Imagen propagandística franquista de un grupo de mujeres republicanas presas en una cárcel de Madrid. Fuente: memoriaguadalajara.wordpress.com