diumenge, 21 de febrer de 2016

Teófilo Alcorisa siempre estuvo allí.

http://cadenaser.com/emisora/2016/02/21/radio_valencia/1456049366_029156.html



El ADN ha confirmado que los restos óseos exhumados del cementerio de Valencia son de Teófilo Alcorisa, represaliado durante el franquismo. Desde el Foro por la Recuperación de la Memoria Histórica aseguran que esta noticia supone "un enorme descanso" para la familia

CADENA SER
El ADN ha confirmado que los restos óseos exhumados en el cementerio general de Valencia son de Teófilo Alcorisa, represaliado por la dictadura franquista. El ADN tanto del cráneo como del fémur se han comparado con el ADN de los hijos de Alcorisa, y los resultados coinciden en un 99'99%, lo que significa que existe parentesco entre ellos.
Este era el indicador necesario para concluir que los restos óseos, exhumados de una fosa del cementerio a instancias del ayuntamiento de Valencia y en cumplimiento de la Ley de Memoria Hiistórica, son de Teófilo Alcorisa. Según Matías Alonso, del Foro por la Recuperación de la Memoria Histórica, asegura que esta noticia supone un "enorme descanso para la familia", tras seis años de lucha constante con el ayuntamiento por la recuperación del cuerpo de Teófilo Alcorisa.
Alonso recuerda que, precisamente como decía la familia, "Teófilo siempre estuvo allí". Pero ha sido necesaria la mediación de la ONU, del juez Baltasar Garzón y, finalmente, un cambio en el equipo de gobierno local, para que la familia pudiera recuperar esos huesos.
Publicidad
Alonso: "La familia tenía razón"     
Matías Alonso confía en que el de Alcorisa se convierta en un ejemplo a seguir por parte de las administraciones y la ciudadanía, en el reconocimiento de un derecho humano como es el derecho a la memoria que muchos todavía niegan. De hecho, según Alonso, lasderechas en España no se han "desnazificado".
Alonso: "Las derechas en España no se han desnazificado" 
Con la confirmación genética de que esos restos óseos pertenecen a Teófilo Alcorisa, según Matías Alonso, comienza el descanso de la familia, una merecida paz, y acaba, por fin, la hostilidad con la que los Alcorisa han tenido que luchar para recuperar el cuerpo de su padre.