divendres, 10 d’abril de 2015

Daría y Mercedes Buxadé Adroher de México, enfermeras de Cruz Roja internacional, que fueron violadas, torturadas y asesinadas por los fascistas en Manacor el 30 de agosto de 1936.


https://www.facebook.com/125144497556582/photos/a.132448026826229.27260.125144497556582/857260197678338/?type=1&theater


"Los cementerios acabarían por hablar, si yo o cualquier otro no lo hiciéramos".
"En Bellver se mata en nombre de Cristo Rey, y contra esta profanación yo, cristiano, me rebelo".
"Yo he visto allá, en Mallorca, pasar sobre la Rambla camiones cargados de hombres que las razzias de cada noche apresaban en las aldeas perdidas, a la hora en que volvían del campo. Partían para el último viaje, con la camisa pegada a las espaldas por el sudor, los brazos todavía llenos del trabajo de la jornada, dejando la sopa puesta en la mesa y a una mujer que, sin aliento, llegaba demasiado tarde al portal, con el atadillo de ropa envuelto en una toalla nueva".
'Los grandes cementerios bajo la luna', Georges Bernanos. 1938.
El escritor francés era un hombre de extrema derecha y radicalmente católico;al producirse el golpe de estado vivía en Mallorca y aunque en un principio lo vivió con simpatía, hasta su propio hijo Yves, afiliado a la Falange, participaba en los combates de la isla y en Madrid, la comprobación de la implicación activa de la iglesia en la represión lo escandalizó, y se vio obligado a denunciar aquella verdad tan horrorosa.
Foto de Daría y Mercedes Buxadé Adroher de México, enfermeras de Cruz Roja internacional, que fueron violadas, torturadas y asesinadas por los fascistas en Manacor el 30 de agosto de 1936.