dimarts, 1 de desembre de 2015

EL XL ANIVERSARIO DE LA MUERTE DE FRANCO. Ángel Viñas.


http://www.angelvinas.es/?p=536


3 NOVIEMBRE, 2015 AT 8:30 AM


Los aniversarios redondos tienen la virtud de despertar una atención particular, sobre todo si acaban en cero. Este mes de noviembre se cumple el XL del fallecimiento de Franco. No es de extrañar que ya en el curso del año hayan aparecido libros sobre él y su dictadura. También quien esto escribe ha participado. Mi propósito, en concordancia con el lema que inspira este blog, ha consistido en someter a contrastación documental, en todo lo posible, algunos mitos que derivan de la “plastilinización” del pasado inscrita en el canon impulsado por Franco.
Prensa Franco muertoYa está colgado en este blog y en la red (http://e-revistas.uc3m.es/index.php/HISPNOV/index) el trabajo que un grupo de historiadores hemos preparado a lo largo de los últimos meses para someter a análisis una biografía de Franco que se adelantó todo un año al XL aniversario. Lo refleja un número extraordinario de la revista académica digital HISPANIA NOVA de la Universidad Carlos III de Madrid.
Tiene tres propósitos. El primero estriba en revelar las líneas de blanqueamiento a las que la figura histórica de quien solía ser calificado como Su Excelencia el Jefe del Estado (SEJE) ha sido sometida en la biografía conjunta escrita por el ilustre profesor Stanley G. Payne y por el periodista, y antiguo miembro del CEDADE, Jesús Palacios.
El segundo consiste en invitar a aquellos historiadores de buena fe a que, si lo consideran conveniente, disputen los hechos en los que hemos fundamentado nuestras críticas. Todos nosotros consideramos que, en plan profesional, las ideologías o posturas de los historiadores como meros seres humanos han de ser disciplinadas por el respeto a los hechos, las fuentes y los métodos comúnmente aceptados de la metodología histórica.
El tercero pretende incitar a que, si las circunstancias institucionales lo permiten, se lleve a cabo una edición española de la querella de los historiadores que años atrás tuvo lugar en Alemania sobre el nacionalsocialismo.
En este sentido la más que previsible pérdida de la mayoría parlamentaria absoluta por parte del PP, la probable formación de un gobierno de coalición o por lo menos apoyado desde el Parlamento por alguna otra fuerza política y, no en último término, la verosímil salida del futuro Gobierno de algunos de los ministros más perjudiciales para la investigación sobre la guerra civil y el franquismo (estoy pensando en el de Defensa) deberían impedir la continuación de la política de cierre de los archivos de Defensa que el Sr. Morenés ha defendido con argumentos espurios cuando se ha dignado pronunciarse al respecto.
Por no hablar de la aparición de otro clima político en el que la mal denominada Ley de Memoria Histórica, que el PP no se ha atrevido a derogar (aunque sí a vaciar de sustancia), pueda volver a ponerse en práctica activamente. Esto no es algo que solo interesa a los historiadores. Tiene una gran resonancia social y en su momento reflejó la respuesta, en mi opinión imperfecta e insuficiente, a las demandas de los descendientes de las víctimas de la represión multimodal, permanente y agresiva, de la dictadura franquista, un hito en la historia de la infamia española por mucho que Payne/Palacios -y otros- hayan intentado maquillarlo.
El número ya colgado en la red pretende proporcionar elementos de juicio y de reflexión para que los españoles de buena voluntad, que probablemente somos la mayoría, puedan continuar ejerciendo presión a través de las organizaciones de la sociedad civil, de los partidos políticos y de su representación parlamentaria con el fin de inducir al futuro Gobierno a adoptar una actitud concordante con los estándares habituales de los países occidentales de la Unión Europea. Quizá no se logre que España se ponga en cabeza del ranking de respeto a los derechos humanos pero, por lo menos, debería dejar de estar situada a la cola y solo por delante de Cambodia en ciertos aspectos.
Nuestro trabajo tiene huecos. No hemos querido entrar a analizar las posibles razones por las cuales un historiador extranjero, otrora prestigiado, se ha visto inducido a hacer equipo con un periodista de peculiares antecedentes. ¿Es que entre los historiadores españoles de derechas, que los hay y buenos, no encontró mejor compañero el profesor Payne?
Tampoco hemos indagado en que tal asociación no solo se ha orientado a producir dos libros escasamente presentables. Si no mienten las informaciones sobre ellos existentes en la red, Payne y Palacios son también socios en una empresita que publica un boletín digital de ensayos sobre temas españoles e internacionales. Sin duda aprovechando las economías de escala, dicha empresa también se ocupó el año pasado de producir e introducir entrevistas en medios digitales para hacer publicidad de su magna obra.
Naturalmente ambos socios están en su buen derecho y no hay, ni por asomo, nada ilegal en ello pero lo traigo a colación como muestra de que la transparencia que debe exigirse a todo historiador (en particular si aborda temas controvertibles y controvertidos) no es un rasgo que caracterice a tan connotados autores.
Hemos lamentado la ausencia en este número de HISPANIA NOVA del profesor Paul Preston. Razones de trabajo le impidieron participar en él. Sin embargo, me es muy grato anunciar que el autor de la gran biografía de Franco, al lado de la cual la de Payne/Palacios es una mera mala sombra, ha acometido la tarea de ponerla al día, en la medida de lo posible, y que estará en la calle antes del 20N. Los lectores españoles tendrán, pues, la posibilidad de comparar ambas y extraer sus propias conclusiones.
Una reflexión última: para cualquier historiador profesional normalito es motivo de asombro leer comentarios en los medios digitales en relación con sus obras porque simplemente no concuerdan con los a priori de los comentaristas. Amparados en el anonimato despotrican sin el menor pudor, y generalmente sin haberlas leído, aunque siempre con autoridad, desparpajo y desprecio. Sin ahorrar insultos. Los hechos no cuentan. Hay que ir a la descalificación personal. No en vano se ha dicho que los comentarios digitales anónimos se han convertido en el equivalente posmoderno de losgraffiti de los urinarios públicos.
Es sabido que el argumento ad hominem es el argumento de quienes que no tienen otros argumentos. Quien esto escribe ha sido tachado de comunista y masón (pecados nefandos para quienes en la mejor tradición franquista profieren tales acusaciones pero que no figuran entre los que practico) como si por ello mis análisis perdieran cualquier valor que pudiesen tener. Eso sí, Ricardo de la Cierva y Luis Suárez Fernández, máximos hagiógrafos de Franco, deben de ser para ellos glorias nacionales. Que el Señor les conserve larga vida para escribir muchas más obras.
___________________________